Sin techo y con un bebé

Los vecinos trabajan en la vivienda donde Claudia y Alejandra entraron a buscar un lugar donde vivir. Los menores fueron trasladados a otro espacio, para que se encuentren más resguardados

Encontraron una vivienda que tiene sólo las paredes levantadas. Los vecinos las ayudan con comida y trabajo para acondicionar la casa, pero tienen pocas pertenencias y, entre otras cosas, necesitan muebles

Los vecinos trabajan en la vivienda donde Claudia y Alejandra entraron a buscar un lugar donde vivir. Los menores fueron trasladados a otro espacio, para que se encuentren más resguardados
Los vecinos trabajan en la vivienda donde Claudia y Alejandra entraron a buscar un lugar donde vivir. Los menores fueron trasladados a otro espacio, para que se encuentren más resguardados

Hasta el jueves pasado, Alejandra Arias y Claudia Sosa vivían en un colectivo ubicado en medio de un campo, pero reconocieron que “no era un lugar apropiado” para habitar, más aún teniendo en cuenta que entre ellas hay un bebé de apenas 4 meses.

Se fueron de ahí, pero el problema se enfocó en otra cuestión: adónde ir.

Así, recibieron la ayuda de amigos y conocidos, quienes les dijeron que en barrio Florida había una vivienda deshabitada, a mitad de construir. Sin techo, puertas o ventanas.

Alejandra y Claudia llegaron hasta el lugar junto a otras dos jóvenes que vivían con ellas, ambas de 19 años, una es madre de un bebé de 4 meses y la otra, de un pequeñito de 1 año y medio. Además, Claudia tiene otros dos hijos varones, de 6 y 13 años.

“Pasamos la noche acá”, dice la mujer, señalando la construcción en la que, desde horas tempranas de la mañana de ayer, los vecinos comenzaron a trabajar para acondicionarla y que el espacio resulte más confortable para las mujeres y los niños.

Entre otras cosas, empezaron por desmalezar el lugar, agregaron unos palos en medio de los espacios que utilizan como dormitorios y cocina, para sostener lonas y proteger el interior de la vivienda de lluvias, vientos y demás.

En la mañana del viernes también llegó parte del equipo del servicio social del municipio, tal como contó Alejandra, y “llevaron a las chicas y a los bebés a otro lugar, para resguardarlos”.

Los vecinos aseguraron que “la casa está deshabitada. Conocemos a quién fue adjudicada la vivienda, que es del plan de Cáritas, pero la chica lo dio de baja y esto está así desde hace más de 10 años”. Así, con las paredes levantadas, pero no mucho más que eso.

Claudia y Alejandra se mostraron optimistas porque “el lunes tenemos que ir a la Municipalidad para que podamos encontrar una solución”.

Sin embargo, más allá del esfuerzo y el trabajo de los vecinos y el hecho de haber encontrado un espacio donde vivir, no tienen pertenencias. Necesitan de todo: desde ropa y alimentos, hasta muebles y cualquier otro objeto que pueda ser útil para la vida cotidiana de una familia.

Quienes puedan colaborar, deben dirigirse a la vivienda que se encuentra en cortada Tucumán 21.

Print Friendly, PDF & Email