Todo indica que el oficialismo no dará luz verde a la auditoría

Accastello junto a Carignano, el año pasado

 

El presidente del Concejo da el mismo argumento que utiliza la oposición para pedirla: la revisación hecha por los tribunos

Accastello junto a Carignano, el año pasado
Accastello junto a Carignano, el año pasado

El martes próximo Martín Gill abrirá el período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante y se lanzará así una primera etapa legislativa que estará marcada por el pedido de auditoría externa a las cuentas municipales de la gestión accastellista realizado por la oposición.

Todo indica que los ediles del justicialismo no acompañarán la iniciativa del bloque Juntos por Villa María.

La llegada de Gill a la casona de calle Mitre encuentra al oficialismo golpeado por las revelaciones que dejan mal parado a su exjefe máximo Eduardo Accastello y también a la actual concejala del bloque kirchnerista Verónica Navarro.

Lo que se fue conociendo en el marco de la causa CBI acrecentó la sospecha sobre los manejos de los fondos públicos realizados por el exintendente, que tiene a su pareja sentada en el actual Legislativo, en una posición incómoda que causó mucho recelo en el ambiente político.

A esto se suma la avanzada de la oposición para lograr que se auditen las cuentas municipales del período pasado, a caballito de irregularidades detectadas por los extribunos José Naselli y Andrea Musa.

“Seguramente será tratado en comisión, pero siempre hemos dicho que la gestión ha estado auditada permanentemente en virtud de que el Tribunal de Cuentas estuvo conformado en la mayoría por miembros de la oposición, por lo tanto han visto, han revisado, han controlado, han visado todas las operaciones contables y financieras del municipio y si han tenido alguna cuestión que dudar, han tenido la posibilidad de ir a la Justicia”, dijo el presidente del Deliberante, José Carignano, abordado por EL DIARIO.

Cuando este cronista le indicó que precisamente son esas revisaciones efectuadas por los tribunos de la oposición el fundamento de la necesidad de una auditoría, Carignano expresó: “Vamos a tratar de estar analizando en sesiones ordinarias con los concejales de ambos bloques y a partir de allí tomar una decisión. No quiero avanzar porque creo que tenemos que consensuarlo con todos los concejales, lo que sí le digo es que la gestión ya ha sido auditada durante toda la gestión”, insistió aunque paradójicamente con el fundamento que dio pie a la oposición para pedirla.

“No lo hemos hablado. Sí aprobamos los proyectos que envió el intendente Gill en diciembre referidos a exponer públicamente las cuestiones que tienen que ver con la gestión, creemos que eso es suficiente”, dijo Verónica Vivó a EL DIARIO ante la consulta.

Print Friendly, PDF & Email