Inicio Policiales Tres años de prisión efectiva por asaltar dos heladerías en la Villa

Tres años de prisión efectiva por asaltar dos heladerías en la Villa

0
Tres años de prisión efectiva por asaltar dos heladerías en la Villa
Javier Santacruz fue detenido en su casa de Mariano Moreno 128, cinco días después del segundo asalto

Se trata de Javier Santacruz, quien confesó los hechos ocurridos el 28 de abril y el 2 de mayo pasados en las sucursales que la firma Grido tiene en la costanera y sobre bulevar Sarmiento. Se lo declaró reincidente porque registra otras tres condenas

Javier Santacruz fue detenido en su casa de Mariano Moreno 128, cinco días después del segundo asalto
Javier Santacruz fue detenido en su casa de Mariano Moreno 128, cinco días después del segundo asalto (foto de archivo, gentileza de la Policía de Villa María)

Un villamariense fue condenado a tres años de prisión por dos asaltos perpetrados en sendas heladerías de la ciudad, de las cuales se llevó 1.100 pesos en efectivo y un teléfono celular.

La pena recayó en Javier José Santacruz, de 36 años (6 de octubre de 1979), quien fue declarado autor penalmente responsable de “robo calificado por uso de arma de fuego cuya operatividad no se pudo acreditar” y “robo simple”, ocurridos el 28 de abril y el 2 de mayo pasados, respectivamente.

Los asaltos tuvieron como escenario las sucursales que la cadena de heladerías Grido posee en avenida del Libertador 535 y en la esquina de bulevar Sarmiento y Lamadrid, a las cuales Santacruz ingresó con la cabeza cubierta por un casco para evitar ser reconocido.

Sin embargo, las cámaras de seguridad de uno de los locales aportó datos sustanciales respecto de la moto en que se conducía el delincuente, además de detectar un par de tatuajes que presenta en sus manos.

Con esos elementos de prueba, la Policía logró dar con el sospechoso el 7 de mayo y lo detuvo en su domicilio de Mariano Moreno 128, donde además secuestró elementos relacionados con los hechos.

Como Santacruz admitió su culpabilidad en ambos asaltos, el juicio se realizó bajo la modalidad de trámite abreviado, es decir omitiéndose la recepción de testimonios en la sala que la Cámara del Crimen local posee en el quinto piso de Tribunales.

 

“Cuesta creerte”

Pocos minutos antes que comenzara la audiencia de debate se produjo un breve diálogo entre el fiscal Francisco Márquez y el acusado. “¿Otra vez vos acá?, preguntó el acusador público”, a lo que Santacruz le respondió: “Le juro que es la última”. Y tras cartón, Márquez replicó: “Ojala que sí, pero cuesta creerte”.

Poco después, ya durante el desarrollo del juicio y en momentos en que declaraba sobre sus condiciones personales, el presidiario reincidente reconoció su adicción a las drogas y expresamente dijo que esta adicción es la que lo llevó a robar en tantas oportunidades.

En efecto, Santacruz fue condenado otras tres veces, siempre por delitos contra la propiedad: en dos oportunidades, por hechos de “hurto simple”, y la más grave, por un “robo calificado por uso de arma de fuego”, hecho por el que le impusieron una pena de seis años de prisión.

Curiosamente, el convicto local había cumplido íntegramente aquella condena, es decir un tiempo antes que asaltara la heladería de avenida del Libertador.

 

Los dos últimos

El martes 28 de abril de 2015, alrededor de las 15, en ocasión de que una empleada salió a limpiar la vereda de la heladería Grido de la costanera, se hizo presente Santacruz y, amenazándola con un arma, le advirtió: “Metete adentro y dame el teléfono”.

De inmediato introdujo en el buzo el arma de fuego que portaba y le apuntó, exigiéndole el dinero y el celular, tras lo cual la encerró en el baño. El asaltante se apoderó de 800 pesos que había en la caja registradora y dejó el celular de la empleada arriba de una heladera antes de huir.

En tanto, el sábado 2 de mayo, también a las 15, Santacruz ingresó en la sucursal de Sarmiento y Lamadrid, donde se encontraban dos empleadas y una clienta que estaba con su pequeña hija.

Con el casco en la cabeza, introdujo su mano en el bolsillo del buzo que vestía y, como si portara un arma de fuego, ordenó a las presentes que se metieran en el baño. Segundos después sustrajo los 300 pesos que había en la caja y el celular de una de las empleadas y se dio a la fuga.

 

Juez y partes

Además del fiscal Márquez, intervinieron en el debate la camarista Silvia Saslavsky de Camandone, asistida por la secretaria Marcela Mattalía, mientras que el abogado Eduardo Luis Rodríguez ejerció la Defensa de Santacruz.

Print Friendly, PDF & Email