«Un niño sobreestimulado pierde el asombro, motor de su aprendizaje», dice una experta

La investigadora y divulgadora de temas educativos Catherine L’Ecuyer sostiene que un niño estimulado en exceso, “se embota, anda en un estado entre el aburrimiento y la ansiedad, es más impulsivo, sufre inatención y puede pasar a depender de una fuente de estímulos externos”.

“Hay que respetar el ritmo de los niños, las etapas de la infancia, la sed de silencio, de misterio, de belleza”, dice la entrevistada, residente en Barcelona, que en septiembre visitará Santa Fe.

Catherine L’Ecuyer es canadiense afincada en Barcelona y madre de cuatro hijos. Ejerció como abogada pero se propuso investigar sobre educación y escribió el libro “Educar en el asombro”, que se convirtió en un bestseller con 14 ediciones. Desde entonces, se dedica a investigar y dictar conferencias, y ya publicó su segunda obra, “Educar en la realidad”, sobre el uso de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia.

En 2014, la revista suiza Frontiers in Human Neuroscience, presentó sus reflexiones como una “nueva hipótesis” o “teoría de aprendizaje”. Catherine L’Ecuyer vendrá a la ciudad de Santa Fe para hablar sobre sus dos libros en el VII Congreso Internacional de Educación, que se realizará del 3 al 5 de septiembre en la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica de Santa Fe, en paralelo con las I Jornadas Internacionales de Comunicación.

Print Friendly, PDF & Email