Una costanera repleta le dio el visto bueno al nuevo certamen

El espectáculo fue extraordinario y seguido con máxima atención por todos quienes se dieron cita en inmediaciones del Balneario. Si bien hubo una multitud, puede que el número de asistentes haya sido algo menor que en las últimas ediciones. Algunos señalaron en tal sentido que “ya hay gente que se fue de vacaciones”

Con algo menos de estruendo que en años anteriores, se llevó a cabo en los primeros instantes de hoy el certamen anual de fuegos artificiales. Decenas de miles de personas se reunieron en la costanera para asistir a la renovada edición del show

El espectáculo fue extraordinario y seguido con máxima atención por todos quienes se dieron cita en  inmediaciones del Balneario. Si bien hubo una multitud, puede que el número de asistentes haya sido algo menor que en las últimas ediciones. Algunos señalaron en tal sentido que “ya hay gente que se fue de vacaciones”
El espectáculo fue extraordinario y seguido con máxima atención por todos quienes se dieron cita en
inmediaciones del Balneario. Si bien hubo una multitud, puede que el número de asistentes haya sido algo menor que en las últimas ediciones. Algunos señalaron en tal sentido que “ya hay gente que se fue de vacaciones”

Los espectadores llegaron durante el transcurso de la tarde, con sus reposeras, banquetas, con una lonita para tirar en el suelo, algunos con el equipo del mate o una bandeja repleta de sándwiches. En las inmediaciones, se veían cientos de personas caminar hacia la zona de la costanera, con el objetivo de encontrar un buen lugar que les permitiera disfrutar de una edición del show de fuegos artificiales. Esta, bien podría haber sido una postal del pasado 30 de diciembre. Pero no, fue de ayer viernes, ya entrado el Año Nuevo.

A partir de la decisión del municipio de trasladar la clásica fecha en la que se realizaba este espectáculo y, más aún, del acuerdo para disminuir la potencia de las explosiones, este certamen generó mucha expectativa.

A las 21, comenzaron los shows musicales en el escenario Rubén Vanzetti. Primero, «Palito» Sánchez se encargó de ponerle ritmo de cuarteto a la noche, y varios se congregaron delante del escenario para bailar, solos o en pareja. Después, llegó el Dúo Cabal, compuesto por un estudiante de la Licenciatura en Composición Musical de la Universidad Nacional de Villa María, oriundo de La Pampa, que trajo a su padre, también músico, para ofrecer la cuota folclórica al espectáculo. Finalmente, el Ensamble de la UNVM brindó un tributo a Queen, casi llegando a horas de la medianoche, momento en el que tuvo comienzo el certamen de fuegos de artificio.

Para entonces, ya casi todos los espacios estaban ocupados. La gente que seguía llegando se iba acomodando como podía. Y cuando se iluminó el cielo, comenzaron las exclamaciones de admiración. Fue un gran espectáculos (en nuestra edición de mañana daremos los resultados del certamen en sí). Lo cierto es que el espectáculo comunitario, gratuito, pasó la prueba y contó con la aprobación de la gran mayoría.

 

El Ensamble de la UNVM deleitó a todo el público presente. Los que estaban cerca del escenario pudieron verlos y oírlos. Los más alejados contaban con sistemas de sonidos para disfrutar de los shows musicales
El Ensamble de la UNVM deleitó a todo el público presente. Los que estaban cerca del escenario pudieron verlos y oírlos. Los más alejados contaban con sistemas de sonidos para disfrutar de los shows musicales

Los de acá

El certamen fue polémico cada año y éste no fue la excepción. Pero la nueva gestión municipal supo interpretar muchas de las opiniones e ideó una modalidad nueva que -promete- “se irá haciendo cada año más amigable con los ciudadanos, con los animales y con el ambiente”.

Habrá que ver si esas premisas se cumplen en el futuro. Sí hay una certeza: el show de fuegos atrajo a decenas de miles de personas, como cada año. María Teresa, vecina de barrio Güemes, dijo que «este año se ha generado mucha expectativa, porque estábamos acostumbrados a un show similar todos los años. Pero la decisión me parece bien, porque han oído lo que la gente pedía, el debate que se armó».

Asimismo, ella resaltó: «Este no es un espectáculo sólo para los villamarienses, vienen de muchos pueblos y ciudades vecinas». En cuanto a la fecha, comentó que «si se hubiese hecho el 30, como siempre, quizás se aprovechaba más el ambiente festivo, ahora hay muchos que están de vacaciones».

Rosa, que llegó junto a su familia a las 19 desde barrio San Martín, dijo que «le encanta la propuesta» y que ya han ido en varias ocasiones durante las pasadas ediciones.


De todas partes

Muchos llegaron desde los pueblos vecinos, pero otros vinieron desde unos cuantos kilómetros más lejos para ver el show. Juan Carlos es de Las Varillas y arribaron a la costanera a las 21.30, pero el horario no fue un impedimento para que pudieran encontrar un buen lugar en las inmediaciones del escenario Vanzetti. «Es un tema muy discutido, pero la propuesta creo que es correcta», dijo él, consultado sobre esta nueva versión del certamen. «Quizá con ruido es más lindo, pero si no se puede, lo disfrutamos igual». Él, con su familia, vino por primera vez, luego de que, hace varios años, quiso asistir, pero un accidente de tránsito lo dejó con las ganas, y a mitad de la ruta.

Había quienes estaban en la costanera desde temprano. Otros, llegaron pasadas las 21 horas, pero se lanzaron a la tarea de buscar un buen lugar desde donde apreciar las luces de la pirotecnia
Había quienes estaban en la costanera desde temprano. Otros, llegaron pasadas las 21 horas, pero se lanzaron a la tarea de buscar un buen lugar desde donde apreciar las luces de la pirotecnia

Por otra parte, Jorge y Sonia, con su pequeña hija, instalaron sus reposeras y una mesa de plástico a las 16, muy cerquita de la orilla del río. Son de Mendoza y llegaron a Villa María el jueves por la tarde, luego de pasar varios días en Buenos Aires y Rosario, donde se enteraron del show de fuegos. Ellos comentaron: «En todos lados hay debates sobre el uso de la pirotecnia, por la gran contaminación sonora que genera. Creo que esto es una propuesta acorde para que lo puedan disfrutar todos».

Espectadores de Santa Fe también hubo. Lorena, de Armstrong, dijo que ya vino años anteriores y llegaron exclusivamente a la ciudad para ver el show. Ella contó la experiencia en su ciudad, que ya fue declarada «libre de pirotecnia»: «Allá, si se tiran, cobran multas. Y a mí me parece bien».

Telma y Daniel arribaron desde Bell Ville, alrededor de las 21, y se ubicaron cerca del puente Juan Domingo Perón. Comentaron que estaban al tanto del debate sobre el certamen y Telma comentó: «Hay debates también en nuestra ciudad pero hasta el momento no se ha tomado ninguna medida oficial sobre el uso de pirotecnia. Pero sí notamos que hay disminución del uso, por ejemplo, durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo».

 

Para todos

En el predio cercano al Anfiteatro Municipal se instaló un espacio especial en el que alrededor de 30 personas que padecen ante el ruido de la pirotecnia pudieron ver el espectáculo a través de una pantalla gigante, sin escuchar las explosiones.

Así, como cada año, el certamen no sólo congregó a miles de personas, sino que continúa con el debate, y gana cada vez más adeptos. Jorge y Sonia, los mendocinos, ya lo aseguraron anoche: «Si nos gusta, volvemos el año que viene».

Fotos: EL DIARIO y Prensa de la Municipalidad de Villa María

 

Print Friendly, PDF & Email