Una mujer exige justicia a casi cuatro años del brutal asesinato de su hijo

Señor director:

El próximo viernes 18 de diciembre se cumplirán cuatro años del salvaje asesinato de mi hijo Lautaro Piva, a manos de una patota de la ciudad de Villa María a la salida del exboliche “Bugarú”, en la localidad de Arroyo Algodón, de donde era oriunda la joven víctima.

Han sido innumerables los pedidos de justicia que le hice al fiscal (Gustavo) Atienza, pero siempre hizo oídos sordos.

¡Cómo no ser escéptica de la Justicia de Villa María, si sabemos que el asesino principal, Ezequiel Destéfanis, goza de permiso para salir a trabajar los días hábiles, regresando a prisión con privilegios sólo los fines de semana!

De tal manera que es para sospechar que haya habido medios económicos para que esto pueda ser posible; de otra manera, no podría ocurrir.

¿Qué es lo que tengo que hacer para que el fiscal haga justicia con este criminal? ¿Acaso ofrecerle un millón de pesos? ¿De esa manera haría justicia?

Parece que para Atienza, como para muchos jueces en este país, la vida de las personas de condición humilde no tiene ningún valor.

No haciendo justicia -como en este caso con Destéfanis- dejan librado a la buena de Dios a ciudadanos que puedan ser asesinados. Dejando en libertad a estos asesinos, ponen en alto riesgo la integridad física y la vida de todas las personas de buena fe.

Pensar que este criminal puede estar gozando de absoluta libertad, es inadmisible, repudiable e indignante.

¡Exijo justicia para mi hijo!

Susana Correa

DNI 20.937.135

 

Nota de la Redacción: Lautaro Andrés Piva, apodado “Piquí”, iba a cumplir 20 años al día siguiente de ser asesinado a golpes por una patota que lo atacó a las 5.30 de la madrugada del domingo 18 de diciembre de 2011 a las puertas de “Bugarú”.

El local bailable funcionó hasta esa noche en Rivadavia 230, frente de la plaza algodonense, ya que su dueño lo cerró a raíz del hecho.

Poco después del crimen, la Policía detuvo a seis jóvenes: tres de 15 años, uno de 17 y dos mayores de 18 y 19. Luego de la intervención judicial, sólo fue procesado el de 17, quien actualmente tiene 21 años.

Print Friendly, PDF & Email