Una tarde para el “Diablo”

Yrigoyen venció 1 a 0 a Alumni con el gol de Matías Bendazzi. Los locales merecieron ganar por más diferencia, pero no pudieron estirarla y la serie quedó abierta

El “Diablo” Bendazzi festeja su gol, el que le dio el triunfo al actual campeón en casa, que después desperdició muchas chances
El “Diablo” Bendazzi festeja su gol, el que le dio el triunfo al actual campeón en casa, que después desperdició muchas chances

Escribe: Pablo Luna Broggi

Por la importancia de los equipos que se enfrentaban (los últimos campeones de la Liga local) el partido se tomaba como una final anticipada, tanto por los protagonistas como por los espectadores. El duro Hipólito Yrigoyen de Vicario se medía ante el juvenil Alumni de Sánchez, ambos con la intención de comenzar a definir su pase a la final. La intensidad y la táctica de uno contrastaban contra la técnica y velocidad del otro. Sin subestimar a los demás equipos de la Liga, la frase que más se escuchaba en la tarde era: “De acá sale el campeón”.

Ante un buen marco de público, el que tomo la iniciativa del encuentro fue el local a través de un centro de Andrés Ferrero, que cabeceó Juan Bianchi y el juvenil arquero Díaz despejó hacia el córner. Posteriormente, el uno debió esforzarse nuevamente para impedir que el balón ingresara tras el córner ejecutado por Lucas Morre.

Las primeras ocasiones mostraban a un “Rojo” metido en el partido, muy compenetrado en su juego y con la idea clara de abrir el marcador cuanto antes. Alumni estaba dormido y el avasallamiento de su rival no le permitía jugar con tranquilidad. El tándem Manzanares-Ferrero le hacía la vida imposible al juvenil Pochettino, que no podía neutralizarlos. La constante presión de los tiopujienses asfixiaba a un “Fortinero” que sufría más de lo que jugaba.

Paradójicamente en la primera llegada de peligro para los villamarienses llegó la apertura del marcador por parte del local. Un tiro libre mal ejecutado por Daniel Ramírez derivó en una contra letal comenzada por Maximiliano Theiler. El lateral izquierdo tocó para José Fernández, quien envió un centro rasante para el medio del área, que Nievas dejó pasar voluntariamente, para que Matías Bendazzi sin piedad remate cruzado desde afuera del área y venciera la resistencia de Díaz. Inteligencia, velocidad, practicidad y precisión en una sola jugada para un golazo “made in Tío Pujio”.

Si el partido se le hacía “cuesta arriba” a Alumni, mucho más se le complicó el panorama con el gol del experimentado atacante “rojo”. Un golpe de nocaut que dejó al “Fortinero” tirado en la lona sin poder reaccionar. Yrigoyen siguió insistiendo en la búsqueda de un nuevo gol, pero no pudo materializar en el tanteador la superioridad futbolística que demostraba dentro del campo de juego. Tanto Nievas como Carranza contaron con opciones claras para marcar el 2 a 0, pero el destino estuvo a favor del visitante y el entretiempo encontró a Yrigoyen ganando por la mínima diferencia.

El “Diablo de ruta 9” salió al complemento dispuesto a terminar con el partido y con la serie si podía. Al minuto, un slalom de Carranza concluyó con una fallida definición de Nievas. Luego Díaz, con una soberbia atajada, le ahogó el grito de gol a Joel Manzanares y posteriormente el ex-Alumni marró una nueva chance al rematar débil desde una posición beneficiosa.

Sin embargo, el “Fortinero” pudo igualar el resultado tras un centro del “Sapito” Del Sole que el capitán Daniel Ramírez de cabeza convirtió en gol, pero el árbitro Alexis Carranza, a instancias de su primer asistente, anuló la conquista por posición adelantada.

Luego, los ingresos de Matías Barbuio y Facundo Ñáñez emparejaron la posesión de la pelota y posibilitaron que el visitante ganara unos metros en el campo de juego, sin embargo, no les alcanzó para derrotar al David Pauletti, que se mostró seguro y sereno durante todo el encuentro.

Yrigoyen ganó y fue superior a su rival, pero la sensación que quedó en la “Caldera del Diablo” no fue la mejor. La exigua diferencia conseguida plantea más dudas que las certezas generadas por el juego colectivo del local. Sin embargo, el campeón vigente está acostumbrado a estos duros cruces y parecería ser que tiene todo a favor para pasar nuevamente a la final.

La figura: ALVARO NIEVAS: La inclaudicable intensidad del “10” del “Rojo” fue fundamental para la victoria del local.

El árbitro: ALEXIS CARRANZA: Bien. Dirigió con solvencia. Se le recriminó el gol anulado a Alumni, pero acertó en la decisión.

Print Friendly, PDF & Email