“El 90% de los profesores de acá tenemos alguna actividad artística”

Según el docente, la UNVM tiene “muchísima” proyección nacional e internacional en su materia

Claudio Vittore fue reelecto como coordinador de la Licenciatura en Composición Musical  de la UNVM. El compositor y docente reflexionó sobre las claves pedagógicas de una carrera que, desde el interior del país, cada año gana mayor proyección internacional

Según el docente, la UNVM tiene “muchísima” proyección nacional e internacional en su materia
Según el docente, la UNVM tiene “muchísima” proyección nacional e internacional en su materia

Escribe: Iván Wielikosielek
Especial UNVM

No se trata solamente de alumnos venidos de otros países a estudiar música en la UNVM. Tampoco de los referentes internacionales que pasaron por el Campus dando clínicas, tocando o dirigiendo, como Hermeto Pascoal, Juan Falú, Mathiew George, el “Chango” Spasiuk, Néstor Marconi, Darío Sotelo o el “Negro” Rada. “Si somos lo que somos -al decir de Claudio Vittore- es porque nos animamos a salir de las estructuras que tuvo la universidad pública en los últimos cien años. Lo fabuloso fue que, luego de nuestro cambio, empezaron a seguirnos otras universidades y centros musicales del país que se dijeron: “Epa, ¿qué está pasando en Villa María?”.

-¿Y qué está pasando?

-Algo que justifica largamente el eslogan que alguna vez le sugerí al anterior intendente: “Villa María Ciudad de la Música”. Y no lo digo sólo por esta carrera, sino que esto viene de mucho más atrás. Desde la cantidad y calidad de tremendos músicos que salieron de esta ciudad hasta el Conservatorio Felipe Boero y las grandes orquestas que hubo, como la que fundó el alemán Herbert Diehl en el colegio Rivadavia, la Estable del Festival de Peñas o el Ensamble de Luis Nani…

-Y ahora la Sinfónica…

– Sí, claro, porque la Sinfónica fue consecuencia del trabajo maravilloso que llevó a cabo Luis a lo largo de 15 años, armando una orquesta para tocar las obras de los alumnos de la Universidad que creció hasta niveles insospechados. Pero si se pudo plasmar una sinfónica en la ciudad no fue sólo por la Universidad, sino por la apertura y decisión del actual intendente. Yo dirigí orquestas en Villa María durante el mandato de Cabezas y Veglia y sé muy bien cuando a una Intendencia estas cosas no le interesan. Sin gestores como Martín Gill o Luis Negretti, el proyecto de la Sinfónica aún estaría en un cajón.

 

Del Campus a la “Rolling Stone”

-Hace poco te entrevistó la “Rolling Stone” por la realidad musical que vive la ciudad…

-Sí. Y la pregunta que me hicieron fue “¿Por qué Villa María se ha convertido en un polo de creación musical en la Argentina?” Fue muy grosso… Primero porque la pregunta es una afirmación real, y después porque destacaron como referente a nuestra Universidad, que a pesar de ser muy chiquita tiene muchísima proyección nacional e internacional.

-¿Por ejemplo?

-Mirá, yo laburo con la orquesta del Teatro San Martín de Córdoba y muchos de sus músicos se han formado acá. A Cristian Yufra, un egresado nuestro, le acaban de imprimir su música en Estados Unidos. En cierto modo, estamos formando recurso humano para el país y también para otros países.

-¿Cuál es la clave para que una universidad del interior sea referente creativa?

-Porque tenemos muchísimas aperturas que antes estaban bajo cerrojo y nos animamos a cambiar. El sábado pasado, por ejemplo, la sinfónica interpretó diez composiciones de alumnos y egresados nuestros. Y ese no es un detalle menor. La otra clave radica en que el 90% de los profes de acá tenemos alguna actividad artística, como el “Queen” Nani que anda dirigiendo por Estados Unidos; mi esposa “Coqui” Dutto que es referente nacional en música infantil; Horacio Sosa que es un ícono de la canción cordobesa; Luis Lewin que es una bestia absoluta del jazz; Hernán Conen en la parte de sonido… Yo mismo que, modestamente, vengo de terminar la música para una película… Si a eso le sumás al “Zurdo” Roqué en percusión y a Mauro Ciavattini en vientos, ves que el cuerpo docente no para de generar cosas. Y es asombroso ver que en muy poco tiempo hemos instalado una manera nueva de ver la creación y la profesión del músico en el país.

-Y esa manera tiene que ver directamente con profesores-hacedores ¿no es así?

-Totalmente. Porque eso, además, es un modo de transmitir la música de forma directa. Si vos entrás un día a una clase de Luis Lewin, les ves los ojos a los alumnos y te das cuenta que están fascinados, que todos están pensando “cuando me reciba yo quiero tocar y ser como este tipo”.

Print Friendly, PDF & Email