«A rodar la vida…»

Buenas rutas. Verónica, Fernando y Pachi junto a Desideria, su furgón viajero lleno de sueños

Verónica y Fernando iniciaron en 2014 el sueño real de salir a recorrer el continente con su furgón y junto a su perro. Fueron parte de la convocatoria que reunió este fin de semana en la ciudad a más de 60 vehículos “viajeros” y de exhibición

Buenas rutas. Verónica, Fernando y Pachi junto a Desideria, su furgón viajero lleno de sueños
Buenas rutas. Verónica, Fernando y Pachi junto a Desideria, su furgón viajero lleno de sueños

Este fin de semana largo se realizó el primer encuentro de kombis y escarabajos en Villa María, con la presencia de varias máquinas ruteras (más de 60).

En la jornada de ayer, EL DIARIO visitó el Centro de Empleados de Comercio (CEC) antes de que continuaran viaje o retornaran a sus pagos. Lo cierto es que si bien hay muchos escarabajos de diferentes diseño, colores y modelos, hay una atracción muy singular que es inevitable: ese furgón cargado de sueños con ganas de conocer lo que hay más allá.

Ese fue el caso de Verónica (34), oriunda de Santa Rosa de Río Primero, y de Fernando (40), nacido en Metán, Salta. Ellos son pareja desde hace 11 años y el 21 de junio tomaron la decisión de “dejar todo” y salir de viaje, junto a Pachi, su perro de 10 años.

En el furgón, llamado Desideria (todos los “combinautas” le ponen nombre a su vehículo), tienen la cama, una cocina, una mesita, un ropero, anexos de toldos para ampliar el espacio y un montón de historias para contar que no cabrían en esta página. “De lo único que tenemos que ocuparnos es del combustible y de la comida, el resto del viaje viene solo”, contó Verónica.

La pareja inició el recorrido en el norte del país y luego cruzó a Bolivia, siendo ese el primer destino internacional a bordo de Desideria. Más tarde prosiguieron por Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil (cinco días en una balsa en el Amazonas con la kombi) y finalmente retornaron a Misiones.

Desde allí vienen bajando, nuevamente pasaron por Metán y llegaron al encuentro en Villa María, donde la pasión pareció multiplicarse debido a la gran convocatoria de personas y vehículos de todo el país.

“Todo parte de una decisión. No es fácil decir ‘me voy y dejo todo’ (amigos, familia, trabajo, proyectos, casa), pero a medida que vas explorando sobre el viajar, conocer gente que te abre los brazos y su casa, que te den un plato de comida o simplemente sean amables con vos, brinda muchísima satisfacción personal. Lo hacemos con mucho amor. Viajamos junto a nuestro perro y verdaderamente tanto el furgón como el perro abren puertas (se ríe). Te vas con poco y volvés con más”.

En cuanto a la edad en la que tomaron la decisión de partir, Verónica dijo que “por ahí la edad parecía ser un condicionante, ya que creíamos que estamos grandes, tenemos trabajo independiente que nos costó mucho alcanzar, pero no sabíamos todas las experiencias fabulosas que nos esperaba vivir”.

Por su parte, Fernando reflejó sus sensaciones y expresó: “Al principio hay muchos miedos, e incluso durante el período de viaje también, y son necesarios porque te preparan para afrontar lo que venga. Y después te das cuenta de lo liberador que es para una persona hacer real la decisión de viajar. Además, no pasa nada, el mundo sigue funcionando y no hay cosas que se modifiquen tan sustancialmente porque uno deje lo que se supone no debería dejar, como la estabilidad o seguridad. Todo se supera, a todo te acomodás, y cada una de las situaciones que se suceden en un viaje terminan siendo una anécdota”.

Finalmente, agregó: “Vivir viajando es muy instructivo para el desarrollo de nuestras vidas. No somos predicadores del viaje, pero nos aferramos a nuestra experiencia, y al que le guste viajar se la compartimos con mucho cariño. Tenemos amigos que crían a sus hijos mientras viajan y reciben una educación más sensitiva y experimental, algo que indudablemente es muy enriquecedor. Para nosotros es hermoso poder hacer lo que hacemos porque lo elegimos”.

Ellos (los tres) ya pusieron primera, dejaron Villa María, se van a Córdoba de visita y, seguramente, seguirán el viaje.

 

Print Friendly, PDF & Email