“Acá hasta jugué roto, pero a veces ese mensaje no alcanza”

En el anuncio de su despedida de Alem, el histórico capitán se lamentó porque la generación que viene todavía no continuó la mística del “León”. “Hay chicos que ante la mínima molestia, no tienen compromiso”, recalcó 

El experimentado defensor de Alem jugará el domingo su último encuentro con la camiseta “tricolor” y anticipó que lo hará “con todo el dolor”
El experimentado defensor de Alem jugará el domingo su último encuentro con la camiseta “tricolor” y anticipó que lo hará “con todo el dolor”

Dicen que nunca son buenas las despedidas porque la emoción se mezcla con el dolor de ya no ser, sobre todo en aquellos que fueron mucho, con una luz demasiado brillante como para encandilar todo.

El caso de Cristian Agosto puede ser uno de estos.

Capitán, símbolo, ídolo y multicampeón en Alem de Villa Nueva, el defensor marcó una época y dignificó, desde su lugar, la relevancia del fútbol doméstico. Sin embargo, en el momento de su despedida real del club que tanto lo acunó, parece que se va dolorido, con signos de preocupación.

Así trató de manifestarlo el miércoles, cuando anunció que jugará el domingo, ante San Lorenzo de Las Playas, su último partido con la casaca “tricolor”.

Sus palabras sonaron con la desazón de quien realmente siente la camiseta, pero también con la bronca de haber perdido un partido clave, ante Universitario, jugando lejos de lo que alguna vez soñó tanto él como todo el hincha de Alem.

“Acá no hay nada para esconder ni para lamentarse. Esto se empezó mal y se terminó mal. Duele decirlo, el dolor es grande”, indicó Agosto, tras el 1-2 ante la “U” que dejó sin chances de clasificación al “León” villanovense.

“Uno eligió quedarse para apoyar a los pibes, pero bueno, por ahí uno se siente con ese dolor porque todo lo que aprendió se lo quiere inculcar a los pibes, sin embargo, hay gente que no le interesa o quizás uno no tiene esa picardía para llegarle al chico, y hablo desde lo personal”, añadió el defensor.

En ese marco, anunció lo que ayer quedó anticipado en EL DIARIO, tras el partido del feriado de 25 de Mayo: “Voy a tratar de disfrutar el último partido con Alem e irme del club, ya que nos quedamos con Pablo (Suárez, el técnico) para ver qué pasaba y estos seis meses fueron tirados al vicio”.

 

“Falló el grupo”

La anunciada despedida de Agosto de Alem sería el corolario de una etapa de transición que atraviesa el club, en medio de cambios que se esperaban en lo institucional y deportivo.

El cambio, claro está, es también generacional, ya que cada vez más jugadores jóvenes asomaron en la primera del club, apostando por seguir los pasos de Agosto y compañía.

Para ello también llegó un joven entrenador como Pablo Suárez, quien es del riñón del club y se apoyó en los jugadores de experiencia como para sacar adelante el barco, pero nada alcanzó.

Agosto dijo que “lo que falló fue el grupo. Se falló mucho, queda claro por qué Alem no vuelve a clasificar”.

“Acá no hay que echarle la culpa al técnico, esto es todo culpa de los jugadores; se falló y hay que hacerse cargo y ser responsable; en la cancha se ven los resultados de lo que fuimos”, añadió el defensor.

En ese sentido, el histórico capitán sintetizó lo que fue Alem en el partido ante Universitario.

“Quedó reflejado un Alem sin ideas; yo hacía mucho que no veía un Alem así, jugando al pelotazo, sin ideas. Y me duele porque hace casi 20 años que estoy en el club y ver un partido de estos, con el equipo eliminado, te toca en lo más íntimo”, remarcó el capitán.

Es por todo ello que reiteró: “El próximo partido es el último mío con esta camiseta y después veré si sigo jugando en otro lado; ya lo decidí esta semana”.

Por lo pronto, el hincha de Alem estará agradecido con el defensor por todo lo que aportó a lo largo de su carrera. De hecho, ayer un exjugador que también fue importante para el club, como Antonio “Mono” Mazzini, subió una foto a su cuenta de Facebook en la que se ven los rostros del equipo campeón de hace cuatro años, el último Alem que se coronó.

Mazzini dirigió a ese plantel, en el cual Agosto terminó jugando la final con una tremenda lesión, con el dolor físico, pero la satisfacción personal de otro título en su haber.

“El día de mañana nadie me puede reclamar nada; acá hasta jugué roto, pero a veces ese mensaje no alcanza”, se lamentó Agosto. Y amplió: “Hay chicos que ante la mínima molestia, no tienen compromiso con el club, nada. Duele decirlo porque uno ha sido compañero, pero se ve que el mensaje no llega y cuando es así, hay que dar un paso al costado”, finalizó el defensor.

Print Friendly, PDF & Email