Agua: si continúa con el servicio, la Cooperativa prometió otra depuradora

Costa, presidente de la Cooperativa, manifestó nuevamente la intención de la entidad de continuar el servicio

Presentaron el programa rumbo al año 2030

Directivos de la entidad también hablaron sobre el arsénico y aseguraron que está entre los límites permitidos por la Provincia. Volvieron a recordar que su idea es “continuar con la concesión” del servicio en la ciudad

La Cooperativa de Agua 15 de Mayo, entidad que sigue prestando el servicio con la concesión vencida mientras trabaja la comisión interventora, presentó ayer la planificación “2030”, que apunta a definir la infraestructura de la red de agua y cloacas para ese año.

También aprovecharon para aclarar que el nivel de arsénico que presenta el agua que tomamos los villamarienses “nos encuadra perfectamente en lo que la normativa dice”, luego que se conociera un estudio que calificaba como “tóxica” al agua de las dos Villas.

En el acto estuvieron presentes el presidente de la Cooperativa, Jorge Costa, el técnico Javier Bono y el director técnico de calidad del agua, Jorge Rolando.

Costa anunció que el ambicioso proyecto se da en un contexto de querer “continuar con la concesión”, a pocos días de que la comisión interventora defina cuál es la figura con la que seguirá operando Aguas de Villa María (nueva denominación que tomó en este período de transición).

Bono fue el encargado de resumir brevemente la iniciativa con la que la 15 de Mayo mira hacia 2030. Esto prevé una mayor densificación de la zona céntrica y una mayor urbanización del periurbano. Creen que habrá más de 103.000 habitantes cuando se llegue a ese año.

Este plan que estará a disposición de la comisión interventora plantea tres grandes ejes que implican la creación de dos acueductos, la construcción de una nueva planta depuradora (y ampliación de la actual) y la implementación de sistemas de acondicionamiento.

El plan incluye una posible zonificación de la ciudad para los próximos años, de la que surgió la necesidad de crear dos nuevos acueductos, uno para el norte y otro para el sur de la ciudad.

“Es un cambio en la estrategia de trabajo”, explicó Bono, encargado de exponer el proyecto donde también intervinieron el arquitecto Carlos Azocar y el licenciado Iván Antón.

Print Friendly, PDF & Email