Alerta por dos casos de Síndrome Urémico Hemolítico en la ciudad

La carne molida es uno de los alimentos de mayor riesgo para contraer el síndrome, que generalmente afecta a los más chicos

Desde Epidemiología del Hospital Pasteur brindaron consejos preventivos. Por su parte, Inspección General del municipio intensificó los controles en comercios donde se vende carne

La carne molida es uno de los alimentos de mayor riesgo para contraer el síndrome, que generalmente afecta a los más chicos
La carne molida es uno de los alimentos de mayor riesgo para contraer el síndrome, que generalmente afecta a los más chicos

Los recientes casos de Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), que afectaron a dos pequeños niños de la ciudad, generaron un estado de alerta en diferentes sectores de la sociedad villamariense.

Tal es así que desde el Hospital Regional Pasteur se emitieron recomendaciones para evitar contraer dicha afección y desde la Municipalidad de Villa María, además de brindar también consejos al respecto, se intensificaron los controles de rutina que se realizan en los comercios que se dedican a la venta de carne.

En primer lugar, el doctor Jorge Di Giovambattista, responsable del área de Epidemiología del nosocomio local, dijo a EL DIARIO que “los dos casos que fueron detectados en la ciudad afectaron a pequeños niños. Uno de ellos se encuentra internado en Córdoba y el restante, que estuvo internado en una clínica privada, ya ha recibido el alta médica”.

“Afortunadamente hacía mucho tiempo que no se registraban casos en Villa María. Transcurrieron alrededor de tres años sin afectados hasta que ahora lamentablemente se registraron en estos dos pequeños”, señaló.

Seguidamente indicó que “el verano es la época más frecuente para contraer el síndrome y siempre está bastante relacionado a la ingesta de alimentos”.

“En ese sentido, siempre la mayor sospecha viene por el lado de la carne molida y en menor medida en la leche”, detalló.

Sobre los pequeños afectados en la ciudad, manifestó que “en ninguno de los dos casos está confirmado cual fue el alimento que generó la afección en los pequeños. Sólo se tienen algunas sospechas”.

A continuación sostuvo que para evitar contraer el Síndrome Urémico Hemolítico las recomendaciones son las habituales que tienen que ver con el tratamiento de las comidas. En ese aspecto señaló que “hay que higienizar bien los alimentos, no mezclar los crudos con aquellos que están cocidos, cambiar o lavar las tablas en las que se manipula carne cruda, limpiarse las manos y llevar adelante todas las buenas prácticas de manufactura para la producción de alimentos, ya sea en el hogar o en el ámbito comercial”.

 

“Informar con rapidez”

Por su parte, Valeria Suárez, subsecretaria de la Inspección General del municipio local, expresó que “respecto a los casos de SUH que se registraron en la ciudad, hemos tomado conocimiento debido a lo comunicado por el área de Epidemiología del Hospital Pasteur”.

“En el primero de los dos que se detectaron, tomamos conocimiento de la situación cuando el niño ya se encontraba internado en Córdoba”, aclaró.

A raíz de esa situación, comentó que “igualmente mantuvimos una entrevista con la familia del pequeño. Allí nos indicaron tres lugares donde habían comprado carne cruda y ellos habían realizado la manipulación de la misma en el hogar”.

“Con esos datos acudimos a esos comercios para verificar las condiciones de los mismos. De todos modos, al enterarnos tantos días después sobre el caso, es imposible que esa inspección vaya a garantizar que se analice la misma tanda de alimentos que la que supuestamente habría ingerido el paciente”, declaró.

También indicó que “la bacteria que genera el Síndrome Urémico Hemolítico suele estar presente, muy frecuentemente, en las carnes”.

“La única manera de eliminarla y de tener garantías de que esa bacteria no esté en la comida es la cocción correcta del alimento en su totalidad”, destacó.

Volviendo al caso puntual del niño afectado, comentó que “desde Bromatología verificamos el estado de los tres comercios donde la familia de uno de los niños indicó que compraron carne, más allá de que tenemos un sistema de rutina de control en carnicerías y puestos de ventas de carnes y derivados”.

“En esas inspecciones se verifican las condiciones de higiene y la procedencia de la carne, que tiene que ser de faena oficial y contar con la verificación de un veterinario”.

Finalmente, a modo de conclusión y en forma de consejo, remarcó que “cuando los padres llevan al hospital a un niño con los síntomas del síndrome, siempre es muy importante que puedan informar con rapidez qué es lo que su hijo ha consumido en el último tiempo”.

Print Friendly, PDF & Email