«Alguien me tiene que escuchar»

Silvia en la escalinata de los Tribunales villamarienses exige “una investigación seria”

Volvió a Tribunales por una restricción para acercarse a su nieta, “a la que no puedo acercarme hace 10 meses”, dijo la mujer

Silvia en la escalinata de los Tribunales villamarienses exige “una investigación seria”
Silvia en la escalinata de los Tribunales villamarienses exige “una investigación seria”

“Hace cuatro meses que Matías está en la cárcel”, se quejó Silvia Testa, la madre de Matías Leandro Alarcón, quien se encuentra detenido desde el 27 de abril en la cárcel local, la Unidad Nº5 del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC), acusado de “abuso sexual sin acceso carnal” en contra de su propia hija (de 8 años), “agravado por el vínculo”.

La mujer estuvo nuevamente ayer en el edificio de los Tribunales villamarienses “golpeando puertas”, porque sostiene: “Alguien me tiene que escuchar”. “Mi exnuera, ella le saca fotos a mi nieta acostada con su nueva pareja. Sin embargo se pasan informes, ella hace declaraciones y dice que él (la nueva pareja de su exnuera) le cuenta a ella que la veía rara y lo detienen a mi hijo porque estaría manoseada. Sería incapaz”, narró Silvia Testa.

La madre de Alarcón marcó que “la doctora (fiscal de Primer Turno, Silvia) Maldonado lo mandó a detener”. Pero subrayó que “hay testigos profesionales de la localidad que no fueron escuchados, tenidos en cuenta”.

“Y mi nieta tiene fotos hasta con armas (recientes), que he presentado en una fiscalía y debo llevarla a otra… Y mi hijo sigue detenido y mi nieta sigue en esa familia, que no sabemos adónde la puede llevar…”, resaltó. También denunció: “A mi hija menor de 14 años, la pareja concubina de mi exnuera le tiró el auto encima. El hermano la amenazó en una heladería, nosotros estamos amenazados vía Facebook (la red social de Internet). ¿Y la Justicia dónde está?”.

Respecto a las respuestas recibidas, Testa sintetizó que “recién ahora van a tomar medidas”.

 

Idas y vueltas

“El secretario de un fiscal me hizo una cara, como si estuviéramos molestando, pero es mi hijo es el que está preso y es mi nieta la que está acostada con un tipo ajeno”, agregó.

Además se mostró molesta porque “el lunes aplicaron una restricción para ver a mi nieta. ¡Hace diez meses que no puedo verla y me llegó una restricción! Desde que Matías tiene esta denuncia (octubre de 2015) que no la vemos”.

“No sabemos más a quién dirigirnos, alguien me tiene que escuchar. Mi hijo está detenido mal. Por favor, que me escuchen”, clamó la mujer instalada en la mañana de ayer en el acceso al edificio de Tribunales.

Testa recordó que “el pueblo de Las Perdices, que lo conoce bien a Matías, hizo una marcha en la que participaron una exnovia de Matías y la novia actual, que es madre de una preadolescente y un niño de ocho años, y sus padres. Ellos apoyan y en las redes sociales apoyan a mi hijo, pero acá (los fiscales) nadie se enteró”.

“Yo estoy haciendo ahora lo que no hace la Justicia, investigando: la actual pareja de mi exnuera tiene una denuncia por psicopatear a una novia anterior. Eso fue en 2011. De mayo a diciembre de 2011. Nadie investigó. El papá tiene armas y está vinculado en una causa por una muerte en un campo. Y mi nieta convive con ellos. Pero es mi hijo el que está en la cárcel”, contó la indignada vecina.

Mencionó además que fue citada ayer desde el Juzgado de Niñez, Adolescencia y Violencia Familiar.

“Me citaron a raíz de que mi exnuera denunció y me restringen a ver a mi nieta, a quien no veo hace diez meses”, concluyó a la espera de “ver qué medidas toman”.

 

Print Friendly, PDF & Email