Alivio, al menos por un año

El acuerdo alcanza a los trabajadores contratados de las cinco fábricas militares del país. En total, son 700

Dirigentes de ATE  lograron que la Dirección de Fabricaciones Militares dejara por un año a los trabajadores contratados del Polvorín

El acuerdo alcanza a los trabajadores contratados de las cinco fábricas militares del país. En total, son 700
El acuerdo alcanza a los trabajadores contratados de las cinco fábricas militares del país. En total, son 700

Con suma preocupación vivieron desde la Asociación  Trabajadores del Estado (ATE) la decisión del Gobierno nacional reflejada en el Decreto 254/15 en la que se disponía renovar los contratatos de los empleados estatales por tres meses y no por un año, como venía sucediendo. El objetivo de la medida era revisar las labores que realizaba cada dependiente de la Nación.

Frente a ese panorama, Fernando Mercado, titular de ATE Villa María, junto a los dirigentes Jorge Heredia y Alberto Córdoba, se reunieron en Buenos Aires con las autoridades de la Dirección de Fabricaciones Militares, para plantearle la preocupación por los contratados, que representan más de la mitad de los empleados de la Fábrica Militar de Villa María.

Regresaron de la capital del país con una noticia que alivió a los 176 trabajadores contratados del Polvorín: pese al decreto de Macri, los contratados de la Fábrica Militar local tendrán sus puestos de trabajo durante todo el año 2016.

El acuerdo también alcanza a los contratados del resto de las fábricas militares ubicadas en Río Tercero, Azul, Fray Luis Beltrán y la última en inaugurarse en la sanjuanina localidad de Jachal.

Cabe señalar que ATE viene reclamando desde hace años el pase a planta permanente de los contratados, para evitar la problemática que significa no contar con estabilidad laboral.

Por esa razón, el gremio insistió en que más allá del alivio que representa el acuerdo firmado el martes, ellos seguirán pidiendo por el pase a planta de todos los trabajadores.

Por otra parte, Mercado y Heredia también informaron que no sólo abordaron la problemática laboral, sino que abrieron un diálogo sobre las necesidades del polvorín para ampliar la producción y volver a convertir a la Fábrica en un polo de desarrollo productivo como fue en el pasado.

En ese punto, indicaron que reclamaron inversiones para abrir nuevas líneas de producción.

 

Print Friendly, PDF & Email