Alumni se sigue complicando

El cabezazo de Francucci fue lo más claro del primer tiempo, pero la pelota salió apenas alta

Escribe: Juan Manuel Gorno

De noche o de mediodía, afuera o adentro, contra uno u otro, sigue sonando en el Federal B la vieja frase “Alumni se complica solo”. Es casi como un sello indeleble, tanto como preocupante.

Ayer se escuchó de nuevo en Plaza Ocampo, donde había que alejarse o seguir en ventaja con respecto a su rival (Argentino Peñarol) en la lucha por la permanencia y, sin embargo, le pasó al revés: perdió 1-0 en casa y volvió a quedar pendiente de un hilo para ver si cae o se sostiene en la categoría.

En tiempos difíciles (prácticamente en todo sentido), Alumni no pudo abstraerse de sus inconvenientes y no solo que careció de ideas y precisión para ganarlo, sino que además lo perdió tras un error propio en la salida. Y para agregarle más dramatismo al partido negativo el árbitro riotercerense, Gastón Monsón Brizuela, obvió un claro penal a favor del Fortinero que hubiese cambiado la historia.

 

Cerrados

Era un duelo de “hacha y tiza”, crucial, y ambos equipos intentaron afrontarlo desde el arranque con sus mejores armas, aunque sin tranquilidad para encarar los últimos metros con eficacia, entonces el juego se hizo bueno solo hasta tres cuartos de cancha, de uno y otro bando.

A pesar de las pruebas entresemana, Alumni no cambió su estructura y salió prácticamente con su misma fórmula, que muchas veces redundó en el éxito como local, pero ayer estuvo apagada.

Es que Argentino Peñarol, totalmente renovado desde la llegada de Rubén Naon a la dirección técnica, supo neutralizar la sociedad Flordelmundo-Flores, en el primer tiempo, y no dejó soltar a Franco Gozzerino por el otro sector. Todo dependía entonces de la inspiración de Giuliano Bardín y el tándem ofensivo, pero el 10 sólo estuvo preciso en los centros en jugadas con pelota detenida, mientras tampoco acompañó bien Emanuel Ercoli y los delanteros quedaron aislados, más allá de que la pelota era poseída por Alumni en grandes pasajes.

Peñarol tampoco pudo contrarrestar esa situación y cuando avanzó, extrañó a rabiar a su goleador y capitán, Damián Solferino, ausente por suspensión.

Recién a los 29 minutos llegó la primera ocasión algo clara, cuando Marcos Azcurra, de lo mejor del visitante, habilitó a Ramón Tello, que picó por derecha y le pegó afuera.

Un minuto después fue el arquero Jonathan Scalzo quien salvó a Alumni ante un cabezazo de Fernando Orellano, tras otro centro de Azcurra.

Sin embargo, Alumni también tuvo una chance muy nítida, cuando el tiro libre de Bardín fue conectado de cabeza por Matías Francucci, que la tiró apenas arriba, solo y en el área chica.

Después llegó la polémica y el penal que el árbitro se “comió”, marcando un punto de inflexión en el partido, ya que Delsole cayó en el área tras una falta de Ezequiel Lezcano, el central de Peñarol, que estaba amonestado. Era penal para Alumni y expulsión para el defensor visitante, pero para Monsón Brizuela no fue nada.

 

Te lo devoraste

Después de unas escaramuzas entre los jugadores de ambos equipos en el final del primer tiempo, Alumni arrancó el complemento tratando de sorprender con un par de avances interesantes, pero en poco más de 15 minutos se perdió dos goles increíbles: a los 13’, tras un contragolpe que nació de Gozzerino y siguió Flordelmundo, Flores apareció solo por izquierda y la tiró por arriba del travesaño. Y a los 17’, Ercoli entró perfilado por la derecha y también falló con un remate alto.

Nada volvió a ser igual minutos después: A los 20’, Gozzerino perdió la pelota en la salida y el pase cruzado derivó en el ingresado Guantay, que fue bajado en el área por Flores. ¿Conclusión? Penal para Peñarol y segunda amarilla para el lateral, que dejó Alumni con uno menos.

Azcurra, un flaco de buen manejo, inteligente y polifuncional, coronó su mediodía brillante con la definición desde los doce pasos y el visitante pasó a ganar 1 a 0 un partido “de seis puntos”.

En ese momento, la desesperación se apropió de Alumni, que se acordó de ir al frente con más ímpetu, quedó expuesto (no lo supo liquidar Peñarol de contra y salvó Scalzo un par de veces) y generó un gol de Francucci, pero anulado por posición adelantada.

Peñarol, que había movido su línea media, pero sin cambiar su esencia de equipo aguerrido, terminó defendiéndose con orden y se quedó con un triunfo algo exagerado, lo que no quiere decir injusto.

Quizás la injusticia hubiese pasado por el fallo arbitral que cambió un partido.

Quizás injusto sea que los jugadores tengan que seguir remando en una realidad incierta, donde Alumni no contagia tranquilidad desde su cúpula y eso desconcierta a más de uno.

Quizás no sea cuestión de Justicia, sino de otros factores, esos que todo Alumni deberá revisar en los próximos días para salir a flote.

 

Los jugadores se fueron fastidiosos. Alumni dejó pasar una buena chance para empezar a salvarse del descenso

Marcha de la bronca

Bronca fue la palabra más utilizada por los jugadores de Alumni tras la derrota en la Placita.

La forma en la que se perdió un partido que era vital para ganar desató esa sensación que va acoplada a un fuerte cimbronazo, que vuelve a poner en desafío a este equipo para los dos partidos que vienen.

“Da bronca, la pelota no quiso entrar en el otro arco y después pasa esto”, afirmó Gozzerino.

“Está difícil la situación, pero vamos a trabajar en la semana porque tenemos con qué salir de esto”, añadió.

Otro defensor que habló fue Nicolás Roca, quien dijo que el equipo no debió haber perdido.

“Por momentos jugamos muy bien, por eso nos vamos con mucha bronca”, afirmó el central, que añadió: “No estuvimos finos en los últimos metros y nos faltaron ideas; merecimos ganar, pero para eso hay que meterla”.

Mientras, el otro central, Matías Francucci, dijo estar “muy amargado. Si ganábamos, estábamos tranquilos, pero siempre pasa lo mismo… Perdimos ante un rival que no hace nada para llevarse un triunfo”.

“Hay que hacerse fuerte de local porque así no se puede; creo que falta confianza porque no estuvimos finos en los últimos metros y nos costó crear jugadas de gol”, explicó luego el central, que pidió “sacarse esto lo más rápido posible y poner la cabeza en ganar en la cancha de Brown, que no será fácil”.

Alumni está a dos fechas de quedarse o descender, que es la palabra que menos quieren escuchar sus pocos hinchas que siguen yendo a la cancha, algunos de los cuales ya ni cantan por la “bronca” que genera la situación en el club.

 

El árbitro

Gastón Monsón Brizuela

El riotercerense influyó en el resultado final por una ocasión clara: no cobró un penal a Delsole que hubiese significado también la expulsión del infractor, Lezcano, quien estaba amonestado. Esa situación fue nítida y empañó por completo la actuación del juez.

 

La figura

Marcos Azcurra

El volante de Argentino Peñarol no solo hizo el gol de penal, sino que manejó los hilos de su equipo y hasta colaboró bastante en la recuperación de la pelota.

 

 

 

Empate milagroso de Banda Norte

Con un gol de José Abril, en tiempo de descuento, Banda Norte logró un empate milagroso (1-1) ante Atenas en un clásico de Río Cuarto y quedó a dos puntos de Alumni en el fondo de la tabla de posiciones de la Zona Centro, Zona B, del Federal B.

Atenas se puso en ventaja mediante Facundo Quiroga, a los 26 minutos del segundo tiempo, y se perdió un par de chances para liquidarlo hasta que sufrió el empate en la agonía del partido.

De esta manera, Banda Norte, que venía de perder ante Alumni, acortó ahora un punto con respecto al equipo villamariense.

Los resultados de la fecha fueron los siguientes: El viernes: Racing 1 (Maximiliano Villa)-Sarmiento 0; Alumni 0-Argentino Peñarol 1 (Marcos Azcurra, de penal); Brown de Malagueño 2 (Esteban Pizarro y Alexis Perezotti)-Juventud Unida 2 (Gastón González y Germán Gigena) y Las Palmas 0-Tiro Federal de Morteros 1 (Sergio Farías).

Alumni deberá enfrentar el próximo fin de semana a Brown de Malagueño, como visitante, y finalmente recibirá a Juventud Unida.

Print Friendly, PDF & Email