Alumni tiene poco tiempo para caer en lamentos

Maldonado quedó preocupado por la derrota en San Jorge (foto gentileza de Alexis Hervaz)

Tras la pobre imagen del martes, el plantel volvió a practicar ayer porque el domingo, a las 18, visitará a Sarmiento de Leones, un rival directo. Salir de la ciclotimia es la misión del equipo villamariense

Maldonado quedó preocupado por la derrota en San Jorge (foto gentileza de Alexis Hervaz)
Maldonado quedó preocupado por la derrota en San Jorge (foto gentileza de Alexis Hervaz)

Entre las viejas frases de futbolistas asoma una muy recurrente: “Ni antes fuimos unos fenómenos ni ahora unos desastres”, suelen remarcar tras una derrota -o, viceversa, después de una victoria- en busca de un equilibrio en cada declaración.

En el caso de Alumni, el martes por la noche, tras la caída (1-0) en San Jorge, nadie pudo esquivar la autocrítica y no reconocer, palabras más o menos, que el equipo realmente fue desastre. Y esa imagen pálida contrastó bastante con lo que fue un partido anterior, ya que venía de ganarle muy bien al puntero Estudiantes de Río Cuarto.

Esa llamativa ciclotimia del equipo se acentuó en las últimas fechas y dejó un manto enorme de preocupación justo en el final de la primera ronda de la Zona 12 del Federal B. De hecho, antes del partido con Estudiantes Alumni había defeccionado ante Tiro Federal, en Morteros, siendo también una muestra cabal de flaqueza en muchos aspectos.

El problema es que, esta vez, en San Jorge, el rival no fue una tromba ni mucho menos. Apenas tuvo ganas, orden, se movió buscando espacios, mientras la formación fortinera estuvo allí, casi siendo un partenaire, pensando si atacar o defender, sin hacer nada bien.

“La verdad que hicimos todo mal, no tuvimos la pelota, la perdimos rápido y ahora tendremos que seguir trabajando porque así no podemos volver a jugar”, remarcó el volante Cristian Garraza.

En la misma sintonía habló Raúl Maldonado, el técnico, quien hasta dejó en claro que la actuación de su equipo fue, precisamente, para desestabilizar su función.

“Pareció un partido para que se vaya el técnico”, tiró el “Bocha”, molesto, anticipando lo que iba a hacer ayer, continuando el diálogo con sus jugadores al regreso de la práctica.

Después de todo, no quedaba otra que “darle para adelante” porque el plantel no tiene tanto tiempo para lamentos.

El próximo domingo, a las 18, Alumni volverá a ser visitante, en lo que será un doble desafío porque habrá que mejorar y sumar.

Su rival será Sarmiento de Leones, que derrotó al “Fortinero” en el arranque del torneo, en Plaza Ocampo, y lo superó en la tabla de posiciones durante la última fecha.

Curiosidad o no, en ese partido el equipo villamariense tendrá que respaldarse a sí mismo y respaldar al propio “Bocha”, cuyo lugar de laburo -que defendió con seriedad, honestidad y perfil bajo- puede ser desplazado, según barajan los dirigentes que el martes, en San Jorge, no podían creer lo que estaban viendo.

El caso es que Maldonado no tiene mucho margen para preparar el encuentro que se viene y, al mismo tiempo, quedan algunas incógnitas como la recuperación del arquero Leonel Luciani (lesionado y sustituido en el primer tiempo) y del volante Maximiliano Villa, quien aportaba una versatilidad por afuera de la línea de volantes que le está faltando al equipo.

La otra misión es hacer al equipo menos predecible, ya que San Jorge, sin ser una muestra de buen juego, le tomó el pulso al equipo rápidamente como lo hizo también Tiro, en Morteros. Entonces Alumni hizo la más fácil: regaló la pelota desde cualquier parte, una y otra vez, y perdió por decantación.

En Leones, un reducto sumamente complicado para cualquiera en esta categoría, Alumni tendrá que barajar y dar de nuevo.

 

El árbitro

El árbitro del partido que Alumni afrontará el domingo, contra Sarmiento, será Matías Romero, de Deán Funes. Romero será asistido por Matías Roca y Fernando Cabana, también oriundos de su misma Liga.

Print Friendly, PDF & Email