Ameghino ganó, pero otra vez sufriendo

De película. Joaquín Baeza (en el fondo de la imagen) tira de tres y empieza a festejar. Uno de los jueces marca los tres puntos con su brazo en alto, y el resto son espectadores de lujo observando el triple

El León volvió al triunfo, con su cuarta victoria de local. Esta vez le ganó a Echagüe de Paraná en un final dramático. El visitante tuvo la última bola y falló su lanzamiento. Pareciera que no sirve ganar sin sufrir

De película. Joaquín Baeza (en el fondo de la imagen) tira de tres y empieza a festejar. Uno de los jueces marca los tres puntos con su brazo en alto, y el resto son espectadores de lujo observando el triple

Escribe: Gustavo Ferradans

Parece que no puede ganar si no es sufriendo. Ameghino sumó su cuarto triunfo de local, condición en la que mantiene su invicto, pero nuevamente con un final repleto de dramatismo.

Los Leones se impusieron a Echagüe de Paraná por 83 a 82, en un cierre con muchos errores defensivos, y ante un rival que tuvo disponible la última bola para desequilibrar, aunque “la suerte cayó”, otra vez, del lado de los locales.

Como una película que repite su argumento y que copia hasta el epílogo, Ameghino volvió a tener un mal cierre que casi le cuesta la victoria, casi idéntico a lo que ya le había pasado con Tiro Federal de Morteros y con Unión de Santa Fe, pero más por errores propios que por méritos del rival.

Otro tanto sucedió anoche, cuando ganando por 10 a falta de 2 minutos para el cierre, tres errores seguidos defensivos, con pérdida de pelota, le significó que su rival se pusiera a 1 punto, faltando casi 50 segundos por jugar. El tiro del final de la visita no quiso entrar, y el triunfo quedó para Ameghino.

 

Brown, fue el goleador de Ameghino. El norteamericano fue uno de los mejores del partido

Con altibajos

Ameghino tuvo un gran inicio, con un encendido Matías Cuello que metió 5 seguidos y adelantó a su equipo por 7-0, con el aporte de un doble Brown. Pero la visita (que venía de perder con Barrio Parque 96 a 66, apenas 24 horas antes), reaccionó y redujo la ventaja con un parcial 6-0.

Dos bombas de Iglesias y Baeza, le dieron nuevamente ventaja al local de 15-10, pero no por mucho tiempo, ya que la intensidad del juego del rival le permitió igualar el juego en 19 y pasar adelante por 21 a 19, con un doble de Barroso, para quedarse con el primer cuarto sobre el cierre.

 

Mejor la visita

En el inicio del segundo cuarto, Ameghino se mantuvo cerca en el marcador, a través de las bombas del Guante Tamburini, pero el equipo entrerriano ya comenzaba a demostrar que su presión incomodaba al local que jugaba con muchos errores en sus pases y con varias pérdidas de balón.

El partido se hizo palo por palo, con mucha intensidad, pero con muchos errores en ambos lados. Con 5 puntos seguidos de “Ty” Brown, El León pasó al frente por 29-28, y tuvo un buen parcial donde estiró la diferencia con dobles de Cuello y Abeiro; pero con un Coleman y un Ruiz Moreno intratable, la visita se recuperó y terminó aprovechando casi 3 minutos de sequía del equipo villamariense, para irse al descanso largo con ventaja de 45-40.

 

Lo mejor

En el regreso, se vio lo mejor de Ameghino en todo el juego, pese a que Barroso anotó en el inicio para estirar a 7 la ventaja del visitante. Un triple de Iglesias y 4 puntos seguidos de Brown (dos tiros libres y un doble), dejaron empatado el juego en 49. La figura del estadounidense de Ameghino, empezó a crecer en las dos zonas pintadas. Tyrrell es un verdadero obrero debajo de los tableros. Sin intención de lucimientos personales, defiende, tapa, captura rebotes y aporta puntos. Y encima tiene un socio de lujo, como Juan Baeza. Ameghino logró sacar diferencias como en este tercer cuarto, donde terminó ganando 27-17, y se fue al último descanso arriba por 67 a 62.

 

La historia se repite

En el último cuarto, parecía un partido que estaba bajo control. Si bien Gaynor y Ruiz Moreno siguieron inquietando con los puntos que sumaban, Ameghino se mantenía arriba en el tablero y aumentó a 10 puntos la diferencia con un batallador como Abel Aristimuño, faltando casi 6 minutos. El visitante achicó a 3 la diferencia, pero el local volvió a sacar diferencias de 8.

Nada parecía inquietar la victoria del León; pero una serie de errores defensivos y pérdidas increíbles, le dieron aire a la visita que se puso a 1 punto, a falta de 50 segundos, cuando Ameghino ganaba por 83-82 y tenía que aprovechar la posesión.

El final volvió a ser para el infarto. Tamburini tuvo dos lanzamientos de tres que no quisieron entrar y la última bola quedó para la visita. Otra vez la tuvo Ruiz Moreno, pero esta vez el entrerriano falló, y el triunfo quedó en casa, sufriendo y con el festejo casi atragantado.

Print Friendly, PDF & Email