Ante la amenaza de un paro, volverán a negociar por aumentos

Desde el gremio confirmaron que se firmó un acta acuerdo para retomar la negociación con los empresarios, mientras manifestaron la preocupación por suspensiones ante la faltante de leche

Pedro Fernández consideró que tardará unos seis meses en recuperarse la producción tras los problemas en los campos
Pedro Fernández consideró que tardará unos seis meses en
recuperarse la producción tras los problemas en los campos

Luego de haber generado asambleas en las distintas fábricas y de analizar una medida de fuerza más intensa, desde la Asociación de Trabajadores de las Industrias Lecheras de la República Argentina (Atilra) informaron que lograron llegar a un acuerdo con los empresarios para volver a sentarse a dialogar en torno a la recomposición salarial que pretenden desde el gremio.

El secretario general de la seccional Villa María, Pedro Fernández, confirmó que se firmó un acta y recordó cómo nació el conflicto: “Habíamos establecido asambleas en todas las fábricas porque tuvimos un par de reuniones en abril donde estaban Apymel y Sancor, nunca participaron las juntas intercooperativas, y en esas reuniones quedamos en que queríamos hacer un acuerdo por seis meses y después volvernos a acercar. Pasaron cuatro semanas, cuando terminaba el mes, y nos dicen que no se podía seguir negociando, por la situación climática, económica, entonces quedamos en un plenario en que íbamos a hacer asambleas fábrica por fábrica para ir preparando a la gente para una medida de fuerza en el caso de que las empresas no se acercaran nuevamente a negociar y lográramos un acuerdo que inicia a partir de ahora, para poder recomponer los salarios por los índices inflacionarios que hay”.

A raíz de esto es que el pasado martes se volvieron a reunir con las empresas y lograron firmar un acta acuerdo con algunos puntos indispensables, a consideración de Atilra, para poder continuar la negociación.

Uno de los puntos dice que “las partes deciden de común acuerdo que desde el martes 10 de mayo continuarán las negociaciones salariales, que también las partes asumen la obligación de negociar de buena fe sin producir suspensiones ni violaciones unilaterales”, remarcó Fernández.

Además, se estableció que “la idea es atender el mantenimiento del poder adquisitivo del trabajador de la industria, en función del proceso inflacionario habido en el último semestre, y otro punto que es importante dice que las partes acuerdan que se prevé alcanzar un acuerdo en un breve lapso de negociaciones”.

También hicieron hincapié en que “las negociaciones salariales serán en el marco bilateral que implica cámaras y empresarios por una parte y sindicatos por la otra, absteniéndose a alentar de cualquier modo la intromisión del estado, salvo la lógica que le corresponde al Ministerio de Trabajo”. Esto es porque “aparentemente las empresas habían tocado al Gobierno diciendo que nuestro salario era muy importante y que estábamos generando conflicto”, confió Fernández.

 

Preocupa faltante de leche

“Realmente estamos preocupados, muchos lugares han dado vacaciones para no generar suspensiones, la preocupación es grande porque ha caído un 50% el volumen de leche en prácticamente toda la cuenca de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos”, expresó Fernández en relación a la situación que se vive actualmente en las industrias por las dificultades de sacar la leche de los tambos.

A su vez, indicó que “en los últimos años la cantidad de afiliados pasó de 900 a 1.700 y hoy mantenemos ese número estable”, pero se están dando situaciones dispares en las compañías, ya que “tenemos una empresa que en el medio de esta situación como es Noal, que hace 20 días ocupó a 20 trabajadores; o tenemos Molfino, que tiene 450 trabajadores y que tenía 19 contratos eventuales y ahí sí se suspendieron por el término de 45 días”.

“Esperemos que las empresas no toquen sus planteles por estos tres o cuatro meses, que es el tiempo que va a demorar en recuperarse la producción”, auguró.

Print Friendly, PDF & Email