Apostillas

P56 F3 SILLA DE RUEDASAmistad en la tribuna: a las 18.50 llegó el colectivo de la “Banda de Peteco”, la hinchada de Hipólito Yrigoyen junto a la del “Loro”, Defensores de James Craik, que se sumó para hacerle el aguante al “Rojo”. Indudablemente asistimos a otros tiempos, donde la rivalidad que alguna vez tuvo Tío Pujio con su pueblo vecino James Craik ya es historia.

¿Cuántas finales van…?: los cancheros Claudio Mazzini y Raúl Verea trabajan desde hace casi 25 años en Plaza Ocampo y siguen acumulando finales. Dos leyendas vivientes del fútbol local que ven pasar rostros, camisetas, jugadores, entrenadores, trofeos, periodistas. Ellos siempre están. El Dato: Mazzini también se dio el gusto en este mismo escenario de salir campeón como DT de Alem de Villa Nueva en la final con Rivadavia de Arroyo Cabral en 2012

Con cariño, el “Chocho” Llop: el entrenador Germán Vicario recibió un video con el saludo del “Chocho” Llop, quien le deseaba suerte a su equipo en la final de la Liga. El cuñado de Germán se encontró al ex-DT de Godoy Cruz en Rosario y le pidió un mensaje para el elenco de Tío Pujio.

Operativo de seguridad: la segunda final de la Liga Villamariense contó con el accionar de 46 efectivos de Policía de Córdoba distribuidos en los sectores internos y externos de Plaza Ocampo. Afortunadamente no tuvieron que actuar.

P56 F2Piedra libre…: ¿quién es este señor? Hincha de Unión Central, del fútbol y del alambrado. El “Zurdo” Miguel Angel López estuvo presente en Plaza Ocampo y fue un simpatizante más. Repartió saludos y abrazos y se sumó a esta nueva patriada histórica de Unión.

¿Qué hacés nene?: mientras Leonardo Morales (arquero de Unión) realizaba los movimientos precompetitivos, “Petete” de la Iglesia (cronista radial) le preguntaba por el partido hasta que apareció Marcelo Araya e intervino “¿qué hacés nene?”, le decía al “1” para que no se desconcentre…. “Petete” y “Cucha”, dos fenómenos.

Las torres de luz, casi completas: durante mucho tiempo Plaza Ocampo siempre tuvo problemas con los reflectores de iluminación. Esta vez de los 6 reflectores que tienen cada torre sólo uno no funcionaba. De 24 estaban OK 23.

Un abrazo eterno : después del gol de Solís la euforia se desató en la Plaza. Lágrimas, llantos, abrazos y momentos que sólo el fútbol puede explicar. El esfuerzo que realizan a diario los muchachos de Unión, tuvo su premio.

Siempre “Peteco”…: el pibe no falta nunca y es el emblema de Yrigoyen. Peteco es el nombre que lleva el trapo de la banda del club. Siempre al lado de los jugadores y su amor, el “Diablo”.

Print Friendly, PDF & Email