Biotecnología para mejorar los rodeos

Gabriel Bó, investigador
Gabriel Bó, investigador

El programa “Aplicación de biotecnologías reproductivas para mejorar la fertilidad del ganado bovino de carne y leche”, perteneciente al grupo de Reproducción Animal de la carrera de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) lleva adelante tres proyectos. Uno de ellos está orientado a la inseminación artificial y está dirigido por Gabriel Bó, quien estudia nuevos protocolos de una técnica llamada Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF).

Se trata de una técnica que, a través de una secuencia de tratamientos hormonales, permite inseminar un alto número de animales en un período corto de tiempo.

En un día se pueden inseminar unas 250 vacas de un rodeo de carne. Desde hace 20 años que Bó se especializa en la temática. La IATF es una técnica muy utilizada en Argentina. Casi 3 millones de vacas son inseminadas de esta manera. “Nosotros seguimos trabajando en mejorar los resultados. La ventaja de estos protocolos es que se deja de depender del celo de la vaca. Se insemina alrededor de 12 horas antes de la ovulación”, describió.

 

Las líneas del proyecto

“Una de las cosas que queríamos hacer era sincronizar el momento de la ovulación. Para hacerlo se acortaron algunos tiempos del ciclo estral de la vaca -cuando vuelve a repetir los celos-. Se ha visto que si se puede prolongar el período desde que sacamos el dispositivo con progesterona y el momento de la ovulación, vamos a tener una fase de ciclo llamada proestro que será más parecida a la que ocurre cuando la vaca tiene un celo natural. Hay más de 5 mil animales involucrados en el estudio de estos protocolos”, detalló.

Según explicó el investigador, actualmente se están haciendo estudios básicos para explicar “por qué tenemos esta mejora en la fertilidad”. La hipótesis que sostienen es que lograron tener un proestro más fisiológico.

Además, el proyecto se propone comenzar a trabajar con otro grupo de animales. En los primeros años utilizaron vaquillonas de carne y leche, ahora están muestreando con vacas de carne con cría al pie y vacas lecheras en lactancia. Otro objetivo que se busca es que estos protocolos se traduzcan en una mejor tasa de fertilidad utilizando semen sexado: “En el mercado hay una nueva tecnología que es semen con sexo determinado. Desde hace años los productores lo están usando, especialmente los tamberos que quieren contar con más hembras para aumentar la producción de leche. Se está tratando de adaptar los protocolos de IATF al semen sexado que no es lo mismo que el semen convencional. Se realizaron dos experimentos con más de 500 vaquillonas en total”, comentó Bó.

Es tal la relevancia de esta investigación que estos desarrollos son apoyados por productores, veterinarios y empresas privadas para optimizar los resultados y recursos. Los últimos experimentos se hicieron en el sur de Córdoba.

 

Print Friendly, PDF & Email