Bombero salvó la vida de bebé de 2 meses, que se recupera

Cuando Nicolás agarró al bebé no lloraba. Las técnicas empleadas lo reanimaron. Ayer recibió con timidez a EL DIARIO en el cuartel al que concurre desde que tenía 14 años

Es un nenito que se ahogó mientras su mamá lo amamantaba, en barrio Florida. Nicolás reaccionó con premura al ver el cuadro en el que la gente estaba “desesperada”. El niño está en observación

Cuando Nicolás agarró al bebé no lloraba. Las técnicas empleadas lo reanimaron. Ayer recibió con timidez a EL DIARIO en el cuartel al que concurre desde que tenía 14 años
Cuando Nicolás agarró al bebé no lloraba. Las técnicas empleadas lo reanimaron. Ayer recibió con timidez a EL DIARIO en el cuartel al que concurre desde que tenía 14 años

“Estaba en la casa de un amigo cuando comenzamos a escuchar los gritos de los vecinos. Cuando nos asomamos por la ventana que da al patio vimos que la mamá corría con su criatura en brazos”.

Así se desencadenaba un momento límite para esa familia y para Nicolás Boaglio, un bombero de 28 años que reaccionó con premura para salvarle la vida al pequeño que se estaba muriendo.

La casa de sus amigos da a un pasillo en el que residen varias familias. Precisamente de allí salieron los gritos que interrumpieron la calma nocturna de Boaglio y sus amistades, en la noche del lunes. Cuando observó el panorama, el servidor público conoció que el nene se había ahogado mientras su progenitora lo amamantaba.

“No lloraba, nada, pero no sé precisar cuál era su cuadro clínico”, dijo ayer Nicolás al recibir a EL DIARIO en Bomberos de Villa Nueva, cuartel al que concurre desde que tenía 14 años y del cual es bombero desde 2009.

Ante la crítica situación le realizó técnicas de primeros auxilios hasta que el niño, Alvaro Gamba, comenzó a llorar, habiendo superado un momento crucial.

Luego lo taparon con mantas y lo trasladaron en automóvil desde la calle Libertad al 400 (en barrio Florida), donde se registró el episodio, hasta el Hospital Villa Nueva.

Posteriormente, según indicó el héroe voluntario ayer, fue derivado al Hospital Regional Pasteur de Villa María, donde se encuentra en observación.

Una fuente del nosocomio indicó que el pequeño Alvaro se encontraba en buen estado de salud.

Boaglio recordó que cuando se produjo el cuadro había un tumulto de gente “desesperada” y confesó que fue la primera vez que le tocó atravesar una circunstancia de esta naturaleza.

El caso fue difundido por Facebook por el también bombero voluntario y enfermero Gabriel Giménez. “Se llama Nicolás Boaglio y le salvó la vida a un bebé de 2 meses que se estaba asfixiando. Escucharlo contar lo que vivió y cómo reaccionó ante esta situación me hace sentir orgulloso de ser su amigo. Sos un grande Nico, héroe anónimo de Villa Nueva, bombero de alma y corazón”, escribió el profesional de la salud.

Lo de héroe no necesita explicación. Lo de anónimo, basta contar que vivió con humildad e incomodidad la requisitoria periodística.

Print Friendly, PDF & Email