Brindaron homenaje a Roberto Bergero, denominando un espacio con su nombre

El decano Pablo Rosso junto a los familiares del ingeniero Roberto Bergero durante el acto donde se dio apertura formal a la sala en la que sesionará el Consejo Directivo de la Facultad Regional

La Sala del Consejo Directivo de la Facultad Regional es el lugar elegido en recuerdo del ingeniero que fuera docente, director de departamento, miembro del Consejo Directivo y vicedecano, además de trabajar profesionalmente en empresas estatales y cooperativas

El decano Pablo Rosso junto a los familiares del ingeniero Roberto Bergero durante el acto donde se dio apertura formal a la sala en la que sesionará el Consejo Directivo de la Facultad Regional
El decano Pablo Rosso junto a los familiares del ingeniero Roberto Bergero durante el acto donde se dio apertura formal a la sala en la que sesionará el Consejo Directivo de la Facultad Regional

Impusieron el nombre del ingeniero Roberto Bernardo Bergero a la sala de sesiones del Consejo Directivo de la Facultad Regional.

La ceremonia la presidió el decano y vicerrector de la UTN, ingeniero Pablo Rosso, miembros de todos los claustros y familiares de quien fuera vicedecano de la casa de altos estudios del barrio San Juan Bautista.

La sala de sesiones fue remodelada y dotada de equipamiento técnico en audio y video.

Vale recordar que Roberto Bergero falleció el 12 de diciembre de 2013, cuando se desempeñaba como vicedecano, y había integrado la primera promoción de ingenieros de la actual Facultad Regional, en 1970.

Desde entonces, siempre estuvo ligado a la Universidad desempeñándose como docente, director del Departamento de Enseñanza de Materias Básicas y miembro del Consejo Directivo, además de trabajar profesionalmente en empresas estatales y cooperativas.

Mediante la Resolución del Consejo Directivo 351/2014, se le puso a la sala de sesiones de dicho cuerpo el nombre del extinto educador.

Al hacer uso de la palabra, en la ocasión, el decano Pablo Rosso destacó valores de Bergero que hacían a su persona, a quien se lo apodaba cariñosamente “Beto”.

“El (en referencia a Bergero) hacía del dialogo un culto para superar las diferencias. Un hombre participativo que buscaba que en la definición de un proyecto participaran todos los involucrados, a quienes escuchaba atentamente haciendo de la tolerancia un culto y del consenso su principal método”, apuntó Rosso.

Previamente a las palabras del decano, éste junto a familiares de Bergero descubrieron la placa (de grandes dimensiones) por la que se impone el nombre de “Ingeniero Roberto Bergero” a la sala de sesiones del Consejo Directivo, la que estrenó, además, en la remodelación, nueva iluminación, cielorraso, pintura, mobiliario y diseño arquitectónico moderno, lo que demandó varios meses de obra y la inversión realizada fue hecha con producidos de la propia Facultad Regional alcanzando los 90 mil pesos.

 

Invitan a jubilados y pensionados

Bajo el título “Nunca es tarde para aprender”, la Escuela de Oficios de la UTN Villa María y el PAMI (Instituto Nacional de Jubilados y Pensionados) convocaron a jubilados y pensionados nacionales a participar de capacitaciones gratuitas.

Se trata de cuatro propuestas. Informática 1 y 2, Fotografía y Primeros Auxilios.

Los cursos se dictarán en el Campus Universitario del barrio San Juan Bautista y los pasivos interesados en participar deben inscribirse en la Secretaría de Extensión de la casa de altos estudios, avenida Universidad 450 o bien llamar al 4537500, interno 124.

En agosto del año pasado la UTN Villa María suscribió un acuerdo de cooperación con PAMI que ya posibilitó que más de un centenar de adultos mayores se capaciten no sólo en informática, sino en la correcta utilización de los cajeros automáticos.

Para esta oportunidad, se amplió la oferta con Fotografía y Primeros Auxilios, que resulta importante porque se les enseñará a los jubilados cómo actuar ante casos de emergencia.

El trabajo con adultos mayores no es nuevo para los claustros universitarios. Hace más de una década se viene trabajando con ellos en la enseñanza de informática para que a través de esta herramienta no sólo puedan acceder a mayor información, sino a la comunicación, a través del uso de redes sociales con sus familiares y amigos.

Según precisaron desde la Tecnológica, “la política de inclusión social que lleva adelante el Decanato no sólo posibilita acceder a la universidad a vecinos que nunca lo hubieran hecho (como el caso de los jubilados), sino, además, a trabajadores a quienes les permite transformarse en mano de obra calificada a través de distintas propuestas de oficios”.

Print Friendly, PDF & Email