Cinco años de prisión para dos de los tres autores de cuantioso robo

Rafael Nieto (izquierda) y Claudio “Cuano” Heredia escuchan a su defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz

Se trata de Rafael Nieto y del multirreincidente Claudio “Cuano” Heredia. Junto al prófugo Arnaldo “Pinky” Farinone, le sustrajeron dinero y joyas de oro a Verónica Volpe, hija de Nora Abelleira, condenada a prisión perpetua por el “caso Espósito”

Rafael Nieto (izquierda) y Claudio “Cuano” Heredia escuchan a su defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz
Rafael Nieto (izquierda) y Claudio “Cuano” Heredia escuchan a su defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz

La jueza Silvia Saslavsky de Camandone condenó ayer a dos individuos que, hace exactamente 23 meses, asaltaron a una familia domiciliada en barrio Palermo de esta ciudad, de donde se llevaron un paño con numerosas joyas de oro, dinero y otros objetos de valor durante un violento episodio.

Claudio Roberto Heredia (32), alias “Cuano”, y Rafael Nieto (28) recibieron penas de cinco años de prisión de cumplimiento efectivo tras ser declarados coautores de “robo calificado por uso de arma, cuya operatividad no se pudo acreditar”.

El asalto tuvo como víctimas a Verónica Volpe, su pareja y la pequeña hija de ambos, quienes fueron sorprendidos por tres sujetos armados alrededor de las 21.30 del sábado 21 de septiembre de 2013 en la vivienda que por entonces ocupaban en Liniers 270.

 

Golpes y amenazas

Bajo amenazas de muerte y luego de golpear al concubino de la mujer y de colocarle el arma en la cabeza a la menor, los delincuentes se apoderaron de una importante suma de dinero en efectivo, tres teléfonos celulares, una filmadora, una cámara digital y un paño que contenía numerosas alhajas de oro, el principal botín que estaban buscando.

Por este hecho también se encuentra acusado el convicto Arnaldo Andrés Farinone, más conocido como “Pinky”, quien está prófugo de la Justicia desde entonces.

 

Un sonado caso

Cabe señalar que Volpe es la hija mayor de Nora Lilián Abelleira (57), la mujer que a mediados de junio fue condenada a prisión perpetua luego de ser hallada culpable de haber contratado a un sicario para matar a su esposo, el comerciante villanovense Enrique “Kike” Espósito, asesinado de dos balazos la noche del 17 de junio de 2011 en barrio Costa de Oro de la vecina ciudad.

Las valiosas joyas sustraídas habían sido adquiridas por Abelleira en la ciudad de Rosario pocas semanas después del homicidio de Espósito, aunque estaban en poder de Volpe, ya que para entonces (septiembre de 2013) su madre se hallaba detenida.

Según se ventiló en el juicio por el “caso Espósito”, la banda integrada por Farinone, Heredia y Nieto organizó el “golpe” a sabiendas de que la hija de Abelleira guardaba las alhajas de oro.

Pocas horas después del violento atraco, la Policía detuvo en barrio La Floresta de Villa Nueva a cuatro sujetos, entre los que se encontraban Heredia y Nieto, y secuestró diversos elementos de prueba que los incriminaban.

Posteriormente, en una rueda de presos dispuesta por el fiscal que instruyó la causa, Volpe reconoció a los dos sospechosos y por fotografías al tercero, el prófugo Farinone, quien es cuñado de Nieto ya que está en pareja con su hermana.

El hecho llegó a juicio luego de casi dos años y terminó con un veredicto condenatorio, aunque hasta el momento “Pinky” logró eludir la acción de la Justicia, ya que se desconoce su paradero.

 

Multirreincidente

Con respecto a Claudio Heredia, hay que destacar que la de ayer fue su quinta condena penal en seis juicios, motivo por el cual se lo declaró reincidente y no podrá acceder al beneficio de la “libertad condicional”.

En efecto, “Cuano” fue juzgado por primera vez el 4 de diciembre de 2001 (tenía 18 años) por un hecho de “robo simple”, oportunidad en la que se le impuso una pena de seis meses de prisión en suspenso.

A principios de agosto de 2004 volvió a sentarse en el banquillo de los acusados, pero en esa ocasión por un hecho de “robo calificado por uso de arma” que había cometido cuando era menor de edad. Y si bien fue declarado coautor de dicho ilícito, no se le impuso condena por esa circunstancia.

El 19 de octubre de ese mismo año la Justicia lo condenó a ocho meses de cárcel por otro episodio de “robo”, pero como debió unificarse esa condena con la aplicada en 2001, se le impuso una única sanción de un año de cárcel de cumplimiento efectivo.

En tanto, el 22 de noviembre de 2005 recibió la sentencia más importante: seis años y medio de prisión por un “robo calificado” y permaneció en el Establecimiento Penitenciario Nº 5 hasta mediados de 2011.

El 30 de mayo de 2013, la Cámara del Crimen local volvió a condenarlo por una serie de hechos delictivos que tuvieron como víctima a quien era su pareja. Fue declarado autor responsable de “violación de domicilio”, “daño”, “amenazas” y “lesiones leves” y se le impuso un castigo de 10 meses de prisión de cumplimiento efectivo.

Como se encontraba en la cárcel desde fines de octubre de 2012, Heredia pudo recuperar la libertad a fines de agosto de ese mismo año. Y apenas tres semanas después fue nuevamente detenido por el asalto a Volpe.

La situación de Rafael Nieto es distinta, ya que no registra antecedentes penales computables, motivo por el cual podría recuperar la libertad cuando complete las dos terceras partes de la condena impuesta en la víspera, es decir, tres años y cuatro meses (fines de enero de 2017), siempre y cuando observe buena conducta y una pericia psicológica indique que está en condiciones de reinsertarse socialmente.

 

Primera audiencia

Además de la camarista Saslavsky de Camandone, intervinieron en este proceso penal el fiscal Francisco Márquez, la asesora letrada Silvina Muñoz (ejerció la Defensa de ambos condenados) y la secretaria Gabriela Sanz.

El juicio había comenzado el jueves, oportunidad en la que comparecieron tres testigos y luego las partes pronunciaron sus respectivos alegatos. En esa instancia, el acusador público solicitó cinco años de prisión tanto para Heredia como para Nieto, mientras que la defensora oficial coincidió con el pedido del fiscal en el caso de “Cuano” (quien había reconocido su participación en el asalto), pero reclamó la absolución de Nieto por considerar que no intervino en el hecho.

La “última palabra” y la sentencia quedaron para la jornada de ayer.

Print Friendly, PDF & Email