Volvió el fantasma de los desalojos

Frente a la casa desalojada, los vecinos se solidarizaron con los damnificados y quedaron en estado de alerta. Prometieron luchar para que no se repita aquel nefasto episodio sucedido hace 14 años

Ayer una familia del sector fue despojada de su vivienda. Vecinos se solidarizaron con los afectados y prometieron luchar para que no se repita aquella triste historia de mayo de 2001

Frente a la casa desalojada, los vecinos se solidarizaron con los damnificados y quedaron en estado de alerta. Prometieron luchar para que no se repita aquel nefasto episodio sucedido hace 14 años
Frente a la casa desalojada, los vecinos se solidarizaron con los damnificados y quedaron en estado de alerta. Prometieron luchar para que no se repita aquel nefasto episodio sucedido hace 14 años

La tranquilidad del barrio Solares de la Villa se vio irrumpida en horas del mediodía de ayer cuando la Justicia hizo efectiva una orden de desalojo sobre una vivienda ubicada en la cuadra de Las Heras al 2200, donde residía un joven matrimonio junto a su pequeña hija de tan sólo dos años.

Así se despertó, 14 años después, aquel fantasma de mayo de 2001 cuando los vecinos del sector, en una insuperable muestra de solidaridad, se encadenaron frente a la vivienda de la familia Caula para impedir que sea desalojada, en una lucha mancomunada que se extendió durante varios días y que finalmente llegó a un final feliz. En su momento todo se generó por un negocio «turbio» de un tal Jorge Eduardo Suárez, que en aquel momento se había ensañado con dejar trunco el sueño de la vivienda propia de cientos de familias que habían abonado importantes sumas de dinero para cumplir con ese tan preciado anhelo.

Lamentablemente, otra vez teniendo como nefasto protagonista a Suárez, ayer la historia se repitió y los fantasmas del pasado emergieron entre las familias del barrio que, ni bien enterados de lo que estaba sucediendo, no dudaron en dirigirse hacia la morada del matrimonio compuesto por Nahuel Guzmán y Nazarena Sánchez.

Pero era tarde, la orden ya se había hecho efectiva y la familia se había quedado sin su techo.

La tapa de EL DIARIO del 18 de mayo de 2001 reflejó el momento más intenso de la lucha que los vecinos mantuvieron en defensa de sus viviendas
La tapa de EL DIARIO del 18 de mayo de 2001 reflejó el momento más intenso de la lucha que los vecinos mantuvieron en defensa de sus viviendas

Alarmados por lo sucedido, Alberto Barroso y Martín Páez, en representación de todos los demás vecinos del sector, un par de horas después acudieron a nuestra Redacción para manifestar su preocupación por lo sucedido ayer.

Notablemente compungidos por los recientes hechos, señalaron que «creíamos que todo se había terminado, porque la Justicia ya había determinado que Suárez era culpable de una estafa, que repitió en varios lugares del país, hacia más de 300 ciudadanos de Villa María entre los que estábamos los vecinos del Solares de la Villa».

«Ayer nos desayunamos con un nuevo desalojo sobre un joven matrimonio y nos autoconvocamos, como lo hicimos hace 14 años, para ver cuál era la situación, pero nos encontramos con nada porque había un oficio librado por una jueza que no sabe que Suárez, quien pidió la restitución del inmueble, es un delincuente», declararon con total seguridad y agregaron que «estamos en alerta y en un estado de nerviosismo, porque esta situación hace que se reavive todo el fantasma de los desalojos de 2001».

Por otra parte comentaron que «en el desalojo de ayer nos asombró la presencia de un joven uniformado con vestimenta de Rentas de la Provincia, quien nos manifestó que tenía una inmobiliaria y que él manejaba las casas de Suárez».

«Nos llamó la atención que un empleado de dicha dependencia, donde se maneja Catastro de la Provincia, ingresara a la casa durante el desalojo. No sabemos si es algo ético o no su intervención”.

Por el bien de todos, esperamos que la triste historia de mayo de 2001 no se vuelva a repetir.

Federico Gazzoli

Print Friendly, PDF & Email