Clásico bajo cero

Alem y Alumni se asociaron al frío del domingo y no pasaron del empate sin goles en Villa Nueva. El partido estuvo lejos de lo esperado y el resultado ayudó poco a ambosP49-f1

Escribe Diego Pellegrini -h-

Se sacaron un cero. El clásico entre Alem y Alumni no entregó más que un empate sin goles, que dejó con las ganas a todos.

El punto le sirve de poco al local, ya que necesitaba sumar de a tres teniendo en cuenta que la clasificación no está cerca. Por el lado del visitante, la unidad ayudó para mantener la punta de la Zona Centro, junto a Deportivo Argentino, pero continúa con la racha de empates consecutivos y con la falta de juego.

La tarde fría de Villa Nueva fue testigo de un encuentro que nunca terminó de armarse. Alem tratando de no regalar espacios, buscaba sorprender con algunos pelotazos a sus delanteros, mientras que Alumni intentaba con el manejo de balón, pero no le resultaría fácil arribar al área del “León”.

Una pelota parada de Pablo Fernández, que salió por arriba, más un cabezazo desviado de Lucas Layus, eran las primeras chances de gol que aparecían en el clásico. Una en cada arco.

Pero éste no sería el denominador común, el de la situación de gol fácil. Por el contrario, ante un partido tan cortado por las infracciones, los minutos fueron pasando y los goles nunca llegaron.

Insinuó el visitante cuando promediaba el primer tiempo, parecía que gracias al buen pie de Juan Valle y Ariel Quiroga, más los desbordes de Nicolás Del Sole, la cosa podía cambiar, pero las apariciones de Juan Fonseca con la definición no fueron acertadas. En las dos que tuvo el delantero, la pelota no tocó los piolines.

Por su parte, el equipo de Pablo Suárez, tenía poco juego, sólo con Fernández clarificaba todo, pero sorprendía con los pelotazos largos a las espaldas de los centrales de un Alumni, que intentaba adelantar sus líneas. Allí entre Maximiliano Páez y Gustavo Cerutti, se las ingeniaron para complicar, pero nunca para definir algún ataque claro de peligro.

Una del “Chucho” Cerutti, tras una linda jugada previa, terminó con la pelota en las manos de Jonathan Díaz, mientras todos la veían adentro, en el “León”.

Lo cierto es que el complemento tampoco cambiaría mucho la foto del clásico. Quizás, con algo más de espacios por el hecho de buscar la victoria, a los dos les costó y nunca terminaron de hacerlo, esto de encontrar el camino de la victoria.

Una pelota rasante de Cerutti, que nadie pudo empujar, más otra de Ricardo Juárez, quien perdió con Layus, cuando el delantero se aprestaba a definir, eran las buenas para Alem.

Mientras que en la vereda rival lo tendría Del Sole casi sin ángulo para la definición, más un disparo de Facundo Ñáñez, que salió desviado.

Así iba el partido y así fue. Con un arbitraje sólido de Walter Ramos, no había espacio tampoco para la protesta. Sólo necesitaban embocarla.

Matías Girardi e Isaías Bordini a la cancha en el local, más el ingreso de Lautaro Pauletti, en la visita, tratando de encontrar la llave del gol.

De pelota parada tampoco pudieron, a pesar de que Diego Acosta lo tuvo, apareciendo solito por el segundo palo, pero su chance se diluyó, entregándole la pelota a las manos de Díaz. En Alem no lo podían creer.

Facundo Ñáñez probó de larga distancia, pero tampoco pudo romper el cero ni la seguridad de Leandro Pereyra, el joven arquero del “Tricolor”.

Los minutos pasaron y el panorama no cambió, con el empate de Argentino en cancha de River, al fin y al cabo para Alumni no fue una mala cosecha, el hecho de continuar punteros. Pero en la vereda opuesta, la situación sigue compleja porque las fechas pasan y el “León” sigue afuera de la clasificación.

Será una recta final apasionante en las jornadas finales de la Liga Villamariense, buscando los mejores ocho. Por lo pronto, Alem y Alumni serán protagonistas, aunque ayer se sacaron un cero clásico.

 

La figura: Pablo Fernández

Domingo a domingo muestra la categoría que le permite manejar los hilos de su Alem. El volante central siempre se las ingenia para entregarla “redonda” y con criterio. Ayer tuvo que luchar con los volantes de Alumni, con Ariel Quiroga a la cabeza.

 

Arbitro: Walter Ramos

Tuvo un partido correcto desde todo punto de vista. El colegiado siempre se mostró seguro en las decisiones. Bien con las amarillas, nunca se le escapó el partido de las manos.

Print Friendly, PDF & Email