¿Comó hacer para respetar el bolsillo de los consumidores?

Las cadenas de supermercados son apuntadas como las formadoras de los aumentos de precios en la mayoría de los productos
Las cadenas de supermercados son apuntadas como las formadoras de los aumentos de precios en la mayoría de los productos
Las cadenas de supermercados son apuntadas como las formadoras de los aumentos de precios en la mayoría de los productos

El titular de la Asociación Consumidores Libres, Héctor Polino, se refirió al aumento de precios que se vienen registrando en los últimos meses, sobre todo en alimentos, y sostuvo que «las grandes cadenas de supermercados son las formadoras de precios».

Polino consideró que el nivel de remarcación de los precios por parte de los supermercadistas «es altísimo».

En ese contexto, opinó que sería bueno que se apruebe la ley que crea el Observatorio de Precios para ver en qué eslabón de la cadena se produce el aumento, para que el Estado pueda tomar medidas y actuar sobre el problema.

En tanto, el vocero de la Cámara Argentina de Supermercados, Fernando Aguirre, aseguró que «los supermercados no son responsables de la suba de precios» y que en todo caso «es el que le transmite la mala noticia al consumidor».

«No hablamos sólo del producto que la gente necesita para comer, pero todos los precios de la economía suben, y eso no es culpa de los supermercadistas», indicó. Asimismo, señaló que las IVA a los productos alimenticios.

«Algunos tienen un margen de ganancia excesivo pero eso no es un problema inflacionario. La plata del consumidor vale menos y eso no es culpa del supermercadista», agregó.

 

Mesa de tres patas

El abogado de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), Osvaldo Riopedre, consideró que en los aumentos de precios que se vienen registrando en los últimos meses “hay un aprovechamiento”.

En ese sentido, aseveró que en los incrementos jugaron varios factores, entre ellos “deja hacer”, algo que igual “no le quita responsabilidad indirecta a los consumidores”.

“Hay una mesa de tres patas. Desde noviembre el Estado dejó vía libre, los empresarios se aprovecharon de dólar blue a 15 pesos, hicieron lo que quisieron y ahí quedaron los consumidores”.

Riopedre opinó que mantener los precios bajo control empresario para que no se disparen “es una responsabilidad de funcionario público”.

“El consumidor en menor medida tiene su parte aunque es cierto que es víctima de una encerrona”, recalcó.

El abogado advirtió que, si bien “en la primera quincena de febrero se observó un acomodamiento de precios, lo grave es que fueron aumentados previamente”.

“Acá son pocas las herramientas del consumidor”, insistió.

 

“Falso y mentiroso”

El propietario del supermercado mayorista Maxiconsumo y de marcas de alimentos, Víctor Fera, aseguró que «los supermercadistas son absolutamente formadores de precios», y calificó a Alfredo Coto, dueño de la cadena de supermercados Coto, de «falso y mentiroso»

Además, sostuvo que «el precio al público de la leche es un asalto a la población», porque ese producto «llega a los supermercados en un promedio de $ 7,5 el litro y le remarcan 100%».

«Desafió públicamente a Alfredo Coto a debatir si no son formadores de precios. Son los únicos formadores de precios», puntualizó Fera.

El también propietario de las marcas de alimentos Marolio y Molto remarcó que los supermercados como Coto «tienen frigorífico, compran en pie el ganado, lo faenan y van directo al público», y subrayó que «no hay ni siquiera intermediarios».

Así señaló que «un kilo de novillo que vale $ 24 (a la salida del frigorífico) no puede valer más de $ 80 un kilo de milanesas».

En consecuencia, aseguró que «es indudable que es falso y mentiroso» Coto cuando dice que los supermercados no son formadores de precios, porque también indicó que «ellos tienen sus propias marcas de productos secos, de arroz, de fideos, tienen formación de precio».

Además, destacó que «a los productores les pagan a 90 días», y añadió que «a los que están desesperados, les compran la factura por otro lado a un valor mucho menor».

«La cadenas son netamente individualistas, hubo aumentos desmedidos en los precios. Si este Gobierno quiere que el Estado sea eficiente, la Secretaría de Comercio tiene que actuar en forma inmediata, no dentro de 90 días, si no hoy», concluyó Fera.

 

El monitoreo

La asociaciones de consumidores y un sector del supermercadismo chino aprobaron en general el sistema de monitoreo online de precios de las cadenas de supermercados que implementará el Gobierno y lo consideraron una “herramienta útil”, pero advirtieron que de por sí solo este método no servirá para detener a la inflación, y propusieron medidas adicionales.

La entidad Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), a cargo de Pedro Bussetti, señaló que el monitoreo es una medida útil de control de precios por parte de los consumidores, pero “no ataca ni las causas ni las consecuencias” del aumento de precios.

Tras reclamar un plan anti-inflacionario, Deuco sostuvo que el hecho de que un consumidor sepa que tal producto está más barato en tal supermercado “no justifica”, por falta de tiempo, su traslado físico hacia los distintos lugares en los que consiga mejor precio.

No obstante señaló que el monitoreo online permitirá observar la variación diaria de los precios lo que facilitará en caso de ser necesario, efectuar denuncias por aumentos abusivos, posición dominante, cartelización o faltantes en góndola. Por último se preguntó si efectivamente las cadenas supermercadistas finalmente suscribirán la propuesta.

El Director de Defensa del Consumidor de la Nación, Fernando Blanco Muiño, convocó a todas las Asociaciones de Consumidores y Usuarios para informarles cómo será el nuevo sistema de información de precios obligatorio para las Grandes Cadenas de Supermercados.

Las cadenas se encontrarán obligadas a publicar en su página web los precios de mil productos de consumo masivo (alimentos frescos y no perecederos, artículos de limpieza y perfumería, librería) e incorporar las modificaciones a medida que se vayan produciendo, de todos los locales que pertenezcan a la firma.

El sistema resguardará los datos registrados a partir de la implementación del mismo, para que los usuarios puedan requerir información de meses y días anteriores. La composición de la canasta de mil productos será confeccionada con el aporte de los sectores de la producción y comercialización y de las Asociaciones de Consumidores, que fueron invitadas a participar.

 

El precio de la carne es absolutamente dispar y desconcertante y se ha formado un boicot que invita a no consumir
El precio de la carne es absolutamente dispar y desconcertante y se ha formado un boicot que invita a no consumir

¿Y la carne?

La Asociación de Propietarios de Carnicerías de la ciudad de Buenos Aires aclaró ayer que no puede haber un solo precio para el asado, como sugirió al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, sino que precisó que el valor del producto al público depende de la calidad de la carne.

Esta apreciación tiene proyección nacional, ya que por ejemplo en la provincia de Córdoba desde el sector se manifestaron de la misma manera.

Buryaile declaró el lunes último que el asado debería costar $90 en las carnicerías, porque tiene un precio de salida del frigorífico de $65.

Al respecto, Carlos Urzi, de la Asociación, explicó en declaraciones radiales que «se puede conseguir asado por menos de $90, pero es de vaca, sale $50, y hay que hervirla porque no se puede comer ni a la parrilla ni al horno», y añadió que «después empieza a subir la calidad y depende de eso lo que vale el producto».

«Yo tengo a $110 el kilo de asado en mi carnicería, es de vaquillona liviana, de muy buena calidad», precisó Urzi, quien sostuvo que «todos los que venden novillo deberían vender el kilo de asado a $90 ó menos».

El dirigente empresario subrayó que «a medida que aumenta la calidad del asado, el precio es más alto», y consideró que «es como con la ropa y los zapatos, depende la calidad que uno compra, dura más».

 

Sigue el boicot

La fuerte suba que registró el precio de la carne vacuna en los últimos meses llevó a que entidades de consumidores continuaran con su convocatoria a boicotear el consumo de estos productos hasta que baje su valor.

Consumidores Libres exhortó a la población a no comprar carne vacuna y sustituirla por productos con equivalentes valores proteicos «hasta que el precio vuelva a niveles razonables y justos».

En un comunicado, la entidad citó un informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) que indica que el consumo de carne de vacuna por habitante cayó en enero pasado 7,2% en relación al mismo mes del año anterior.

Héctor Polino, fundador y represente legal de la entidad señaló que “el problema de los aumentos injustificados de precios no se resuelve con la sola publicación en Internet por parte de las grandes cadenas de supermercados, sino con la intervención del Estado por un lado, y una actitud pacífica pero activa de los consumidores no convalidando esos aumentos”.

Para Polino, «las carnicerías no son formadoras de precios, sino los frigoríficos, los matarifes y las cadenas supermercadistas son los que aumentan el precio a través de altos niveles de remarcación».

El boicot al consumo de productos para obligar a los comerciantes a bajar su precio es muy común en Europa donde recientemente se atacó el precio desmedido del café en cafeterías, obligando a esos comercios a bajar los precios.

En la Argentina se convocó a boicot en los últimos años ante el aumento de precio del tomate, la calabaza, la carne y la cebolla. También ese tipo de boicot fue lanzado contra la telefonía móvil para obligar a su regulación, hecho que aún no se logró, recordó Polino.

 

El dinero extra tiene tres prioridades: ahorro, vacaciones y pago de deudas

Los argentinos prefieren destinar su dinero extra en ahorros (39%), en vacaciones (28%), pago de deudas (26%) o en la compra de indumentaria o artículos de decoración para el hogar (25%), según un relevamiento de la consultora Nielsen, especializada en consumo.

Dentro de un estudio global de Confianza del Consumidor de Nielsen, al cierre de 2015, se estableció que sin duda los latinos tienen presente que las deudas y el ahorro son los primeros rubros en los que deben destinar su dinero extra; sin embargo hay cambios entre los mismos países que conforman la región.

Los resultados generales del Estudio Global de Confianza del Consumidor de Nielsen al cierre de 2015, muestran que los latinos incluyen gastos en entretenimiento fuera de casa (30%), nueva ropa (25%) y vacaciones (24%) además de los dos primeros puntos; pero para los argentinos los gustos o necesidades se mueven un poco poniendo en lugares más importantes el pago de las deudas (26%) por debajo sólo del ahorro (39%) y de las vacaciones (28%).

Rubros de preferencias que escasean en las listas de los argentinos son el dinero destinado a fondos de retiro (3%) -que incluso aumentó desde el primer trimestre del año- acciones o fondos de inversión (5%) y la adquisición de nuevos productos tecnológicos (15%) y sólo un 3% aún no se decide en qué invertir.

Un punto importante a resaltar es que del primer trimestre de 2015, en el que el 26% de los argentinos declararon no tener dinero extra para gastar, el cierre del año mostró una opinión descendente en este rubro ya solo mostrando un 21% a favor de esta respuesta, que encontró su punto más bajo en el tercer trimestre del año con 19% de los argentinos encuestados pensando de esta manera.

Los fabricantes de artículos para el hogar encontraron una gran oportunidad para interactuar con los argentinos a finales de 2015, pues el rubro de mejoras o decoración del hogar subió a lo largo del año; comenzando con un 18% de los argentinos decididos a invertir en su hogar a finales de marzo, para diciembre el 25% se inclinó por esta opción.

 

Teléfonos

La producción de teléfonos móviles en Tierra del Fuego cerró el año 2015 con un incremento del 4% respecto al año 2014, después de superar en el último tramo del año las caídas verificadas entre enero y julio.

Mientras que la previsión para este año es un primer semestre «lento, aún cuando los terminales no subieron en pesos a pesar de la devaluación», consideró el analista del mercado de tecnología Enrique Carrier.

«La inflación, suba de tarifas y paritarias aún no resueltas son ingredientes de un cóctel que permite augurar un primer semestre lento, aun cuando los precios de los terminales no subieron en pesos a pesar de la devaluación», afirmó.

Además, remarcó el cambio de situación que se generó el año pasado, ducal «todo parecía indicar que 2015 iba a ser un año que mostrase una nueva caída en la producción de celulares».

En su informe «Mercado de terminales móviles», concluyó que «con una producción de 4,3 millones de unidades en el período octubre-diciembre, el 4° trimestre del 2015 se convirtió en el trimestre récord, medido en unidades, desde que comenzó la política de producción en Tierra del Fuego».

 

Print Friendly, PDF & Email