“Con el Enard se mejoró, pero faltan políticas deportivas”

El villamariense cumplió su mejor actuación de la temporada (foto gentileza lacuadriculada.com)

El reconocido atleta está de visita en esta ciudad y ayer mantuvo un largo diálogo con EL DIARIO, donde opinó de varios temas, entre ellos su reciente experiencia en los Juegos Olímpicos de Río

El villamariense cumplió su mejor actuación de la temporada (foto gentileza lacuadriculada.com)
El villamariense cumplió su mejor actuación de la temporada (foto gentileza lacuadriculada.com)

Escribe Gustavo Ferradans

El atleta Germán Lauro está por estos días de paseo por la ciudad y aprovechando para alargar sus primeras vacaciones en mucho tiempo. El destacado lanzador de bala fue, hace pocas semanas, uno de los deportistas que integraron la delegación argentina en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Lauro, oriundo de Trenque Lauquen mantuvo una larga charla con EL DIARIO, y contó su experiencia en la reciente competencia, además que analizó su presente y futuro.

“Me viene bien para desenchufarme y dejar de pensar en el entrenamiento, para recargar energías y salir de la rutina diaria que venía trayendo que fue muy dura”, señaló Lauro.

“Voy a estar en la ciudad un par de días. Luego tengo que viajar a Rosario, a realizarme un estudio, junto a los médicos de la Confederación Argentina de Atletismo. Es una evaluación para el año que viene. Aprovecho la cercanía y haremos la evaluación de las lesiones que vengo trayendo y ver cómo está la máquina, para encarar la próxima temporada”, contó el atleta.

A pocas semanas de haber participado en los Juegos Olímpicos, y más allá que no pudo clasificar a la final, consideró que el balance “es positivo en el año. No fue la mejor competencia para mí, pero un torneo no opaca todo lo que venía haciendo en este ciclo olímpico, desde 2012, hasta ahora. Estuve entrando en todas las finales de todas las competencias. Este año mismo, en marzo fue el Mundial Indoor (en Portland) donde terminé sexto. Pasó algún tiempo y por ahí no todos se acuerdan que fue este mismo año y da como que fue hace más tiempo. Sucede que Río tapa todo.

Fue justo un año en que la competencia más importante no fue como hubiera querido (logró una marca de 19,89 metros, que no le alcanzaron para pasar a las finales). Pero después no fue un año malo. Me hubiera gustado competir más. Fue un año complicado por las lesiones, terminé cuarto en el Mundial pero estaba lesionado en la espalda. Después de marzo hasta Río estuve algo complicado. Siempre es lindo estar en un Juego Olímpico. Fueron mis terceros juegos. Era algo muy bueno”.

En cuando a lo vivido en Río, comparado con los Juegos de Beijing o Londres señaló “los últimos tres juegos se repitieron caras, pero se ve una renovación dentro de la delegación argentina. Se ve en el básquet, en el vóley. No es casualidad que fuera la delegación más grande. Hay deportes que como Brasil estaba clasificado directamente, les facilitó poder clasificarlo. Pero no es casualidad y que se haya conseguido el mejor resultado en medallas, hubo muchos diplomas. Se está trabajando bien, pero es cuestión de tiempo. Los deportistas no se sacan de abajo de una baldosa. Es cuestión de tiempo. Si se trabaja desde ahora, hay que pensar en 20 años, con suerte, para empezar una Argentina competitiva a nivel Mundial”.

 

En lo organizativo, opinó que “creo que se habló mucho antes. Aclaro que yo llegué la tercera semana. El tema de la Villa Olímpica estaba todo acomodado. Los primeros días siempre hay cosas para ajustar. Recuerdo que en Beijing cayó una lluvia terrible y se inundó toda la villa y acá creo que no se enteró nadie. Las calles estaban inundadas con casi 20 centímetros de agua. Son cuestiones que uno debe dimensionar que es una mini ciudad que se hace de cero. En ese momento hay 4 ó 5 mil personas viviendo. Hay detalles que fallan y uno debe ser comprensible. La Villa y la organización estuvieron en gran nivel, a la misma de Beijing y Londres. Lo malo fue el tema del traslado, la Villa estaba lejos del Parque Olímpico. Río es grande y es famosa por su tránsito complicado. El transporte para los deportistas funcionó bien pero estaba todo lejos. Teníamos 40 minutos para ir al estadio para entrenar, andando rápido. Lo hace más tedioso”.

Lauro comentó la relación con otros deportistas, al encontrarse en distintos espacios compartidos, como lo son los comedores “fue la misma que en otros juegos. Depende de cada uno. En la delegación argentina siempre hay una gran confraternidad, con todos los chicos. Como uno ha viajado a varios torneos con esos equipos siempre se hace cierta amistad. Lo lindo de los juegos es el Mundial de Mundiales. Es el mundial de todos los deportes en la misma ciudad y al mismo tiempo. Eso hace que vos vayas a comer y te cruces con figuras, tenistas o basquetbolistas famosos. Es la mejor expresión del deporte. Al que le apasiona el deporte estar en un Juego, es lo mejor que le puede pasar”.

 

El ENARD y su importancia

Sobre el impacto que ha generado el Enard, a más de seis años de su creación, Lauro resaltó que: “Creo que nada más que un ente administrativo, nada más. Lo único que hace es administrar un dinero que viene de un impuesto que ayudó muchísimo al deporte. Apuntaló la primera línea del deporte argentino. Mejoró económicamente las becas, las giras en el exterior, posibilidad de entrenar con entrenadores de gran jerarquía, la posibilidad de realizar concentraciones. Mejoró mucho. Ha sido un cambio radical dentro del deporte y le dio un impulso. Se vio en Londres y se vio también en Río. Son cosas que suman mucho. Realmente mejoró el bienestar diario del deportista.

 

Faltan políticas deportivas

Más allá de esto, el lanzador de bala reclamó “creo que faltan aún políticas bien de fondo del deporte. Generar una cultura deportiva. Para que la gente practique más deporte. Es una opinión muy personal. Todavía no tenemos una política deportiva seria, bajar los lineamientos para decir: Argentina va a tratar de desarrollar de esta forma para agrandar la base de la pirámide, como se dice siempre. Si se amplia la base, arriba llegará más gente al alto rendimiento. Si la base es angosta, arriba llegará menos gente”.

“Los resultados de los últimos años, algo que me llama la atención, generaron mayor difusión. Es una forma de mejorar. Cuando yo arranqué, hace 19 años, que se viera por televisión un torneo de atletismo sólo era en los Juegos Panamericanos y en los Juegos Olímpicos, en algunas pruebas. Hoy hay un canal deportivo que transmite en vivo el Mundial de atletismo, envía gente; transmite Liga de Diamante, Gran Prix, Indoor. En un año transmiten no menos de 20 torneos. Es una difusión terriblemente grande, para que mucha gente conozca el atletismo. Hay mucha gente que sigue el atletismo. La persona que le gusta el deporte se engancha con cualquier competencia. El atletismo tiene de lindo que es muy variado. Podés ver saltos, carreras o lanzamientos”, opinó el atleta.

Además destacó que “Siempre es buena la difusión cualquiera sea el resultado del deportista. El crecimiento de cada actividad tiene que venir de abajo, de cada ciudad. No esperar que le manden un plan de arriba. Yo en Trenque Lauquen siempre insisto que se generen escuelas. En atletismo falta conocimiento técnico. Es un deporte poco conocido y los profesores se reciben con conocimientos básicos. El entrenador se encuentra con el atleta, por lo general se encuentra con un talento, un escolar. Esos talentos tienen el techo bajo ante la falta de capacidad de esos profes. Por eso yo insisto mucho que se generen concentraciones, capacitaciones, que se generen herramientas para crecer, y no estar limitado a los conocimientos. Eso hace que se nivele para abajo y no se puede crecer. Hay que generar generadores. Ampliar la cantidad de gente de cada deporte, y no sólo competitivo”.

 

Recuperar el rol de los clubes

También reclamó recuperar el papel de los clubes en la formación deportiva. “Los clubes van cayendo. La gente no va como antes, se lo comieron los gimnasios o los personal trainer. Creo que deben comenzar a resurgir, para la contención. Creo que es el paso intermedio. Todo debe arrancar en la escuela y el pibe, una vez que aprenda en la escuela y nutrirse de conocimiento, el perfeccionamiento debe realizarlo en el club, que debe captar el pibe con capacidades, al pibe que le gusta hacer deporte. Después el pibe debe elegir, pero hay que darle posibilidades. Acá se perdió la cultura del club”.

“Villa María puede ser un polo deportivo importante, por todos los pueblos que hay alrededor. Yo noto que comercialmente es enorme. Santa Rosa de La Pampa, capital de una provincia, no tiene el movimiento que tiene esta ciudad. Creo que en lo deportivo podría crecer muchísimo”.

 

Lo que viene y su futuro

Finalmente, y ya hablando en el plano personal, contó que “ahora en octubre, empezaré la pretemporada para el año que viene. No haré la temporada Indoor y todo quedará de mayo para adelante. El año que viene, en agosto, está el Mundial de Londres, que es mi objetivo principal; luego está el Sudamericano, y después trataré de hacer unas competencias en Europa. La idea es empezar a entrenar pensando el año que viene”.

“Luego del Mundial del año que viene me voy a replantear muchas cosas, para ver como sigo. No tengo nada definido. Me preguntan si llego a Tokio y digo no sé. Faltan cuatro años y en lo físico siento que estoy desgastado, también en lo anímico. Son muchos años en esto. No tengo grandes lesiones. Por ahí empiezo a tirar 21 metros y me cambia todo. Me encantaría una vez que deje, poder transmitir la experiencia. Sería egoísta no transmitir todo lo que viví a otros atletas”.

Print Friendly, PDF & Email