Condenado a prisión por violencia contra la exmujer y el exsuegro

El sentenciado, quien lleva ocho meses detenido, está en condiciones de solicitar la libertad condicional

Un individuo de Villa María fue condenado ayer a dos años de prisión efectiva por la autoría de distintos delitos en los que resultaron víctimas su expareja y el padre de la mujer.

Se trata de Franco Alfredo Cohen, de 43 años, quien fue sentenciado a dos años de prisión efectiva por coacción, amenazas, violación de domicilio, desobediencia y resistencia a la autoridad.

Los hechos tuvieron como víctimas a la exmujer, María Laura Pautasso, y al exsuegro, Older Pautasso.

Franco Alfredo Cohen (a la izquierda) no ejerció violencia física, sino verbal. Abajo, los dos cordobeses que, en otro juicio, recuperaron la libertad

Durante la audiencia, que se realizó en la víspera en la sala de audiencias de la Cámara del Crimen de los Tribunales de Villa María, el fiscal Francisco Márquez, al igual que el abogado defensor, Luis Caronni, destacaron que en ninguno de los hechos hubo violencia física hacia las víctimas.

Se precisó que, en todos los casos, se trató fundamentalmente de insultos y de incumplimiento de la orden de restricción hacia la mujer que no respetó Cohen.

Tras la aplicación de la pena, se informó que Cohen se encuentra en condiciones de solicitar la libertad condicional, toda vez que ya lleva ocho meses de detención.

 

Libres

Por otro lado, en un segundo juicio que se ventiló ayer en los Tribunales locales, dos jóvenes cordobeses recuperaron la libertad.

Los sentados en el banquillo, ambos con domicilio en la ciudad de Córdoba, estaban acusados de violación de domicilio, ilícito que no pudo ser probado en el caso de uno de los comparecientes.

El hecho ocurrió en mayo de este año cuando Sergio David Sosa, alias el “Flaco”, ingresó sin la autorización de sus moradores a una vivienda situada en calle Mariano Moreno al 300, en Villa María.

Como “campanas” o “partícipes necesarios” estuvieron -según la acusación- Rolando Alberto Ventura Alfaro, Matías Eduardo Suárez y una tercera persona que no fue identificada.

A Suárez lo absolvieron porque no había pruebas contundentes de su participación en el hecho, mientras que Sosa fue condenado a seis meses de prisión por violación de domicilio, delito que confesó y recuperó la libertad por el tiempo transcurrido en la cárcel.

El acusador fue el fiscal correccional Horacio Vázquez y la defensora, Silvina Muñoz, mientras que, al igual que en el juicio anterior, el juez fue René Gandarillas.

Print Friendly, PDF & Email