Condenas de tres años de prisión para jóvenes de Oliva por robos

Se trata de Walter “Lagrimita” Burdino y Cristian “Chucky” Guillén, quienes confesaron los delitos cometidos, uno de los cuales los tuvo como coautores. Un tercer implicado en los hechos hizo un pedido de “probation” y evitó el juicio oral

“Chucky” Guillen (izquierda) y “Lagrimita” Burdino, los jóvenes olivenses condenados ayer en Villa María
“Chucky” Guillén (izquierda) y “Lagrimita” Burdino, los jóvenes olivenses condenados ayer en Villa María

Dos jóvenes domiciliados en Oliva fueron condenados ayer en la Cámara del Crimen local, luego que confesaran su participación en tres hechos delictivos perpetrados en aquella ciudad en marzo de 2014.

Walter Fabián Burdino (27), apodado “Lagrimita” por un tatuaje con forma de lágrima que lleva debajo del ojo derecho, recibió una pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo tras ser declarado autor de “hurto calificado por la participación de un menor” y coautor de “robo calificado por escalamiento”.

En tanto, Cristian Adrián Guillén (20), alias “Chucky”, recibió la misma sanción penal luego de ser considerado autor de “robo calificado por escalamiento, en grado de tentativa”, y coautor de “robo calificado por escalamiento”.

La sanción impuesta a Burdino incluyó la declaración de reincidencia (no podrá acceder a la “libertad condicional”), ya que en agosto de 2010 la Justicia villamariense le aplicó una pena de tres años de prisión, también por delitos contra la propiedad.

El hecho en común que perpetraron ambos jóvenes se produjo poco antes de ser detenidos y damnificó a un abogado olivense apellidado Artese.

El juicio fue presidido por la camarista Silvia Saslavsky de Camandone y contó con la participación del fiscal Francisco Márquez y del abogado olivense Mauro Giovanini, mientras que el secretario actuante fue Guillermo Picco.

El tercer implicado en la “causa Artese” es Elías Raúl Ferreyra (25), otro joven de Oliva que compareció en libertad y momentos antes de que se iniciara la audiencia de debate, presentó un pedido de “probation”, o suspensión del juicio a prueba, con lo que evitó -en principio- tener que sentarse en el banquillo de los acusados.

La presentación la hizo el abogado Giovanini y ahora el fiscal Márquez deberá responder si hace lugar al requerimiento.

Burdino deberá cumplir casi toda la condena para poder salir de la cárcel, mientras que Guillén quedó a un paso de la “condicional” ya que se trata de un convicto primario.

Print Friendly, PDF & Email