Confusión sobre antibióticos aumenta la resistencia de bacterias

La gente toma antibióticos contra el resfrío y la gripe, pero no tienen ningún efecto sobre esas enfermedades

La encuesta de la OMS reveló la existencia de “muchos malentendidos” en los pacientes sobre el uso de antibióticos y el efecto que causan sobre su salud, lo que incrementa su uso y a su vez aumenta la resistencia de las bacterias en el combate de las infecciones, factor que constituye “una crisis de salud mundial”

La gente toma antibióticos contra el resfrío y la gripe, pero no tienen ningún efecto sobre esas enfermedades
La gente toma antibióticos contra el resfrío y la gripe, pero no tienen ningún efecto sobre esas enfermedades

El relevamiento efectuado a cerca de 10 mil personas en 12 países destaca que casi dos terceras partes, el 64%, dicen saber que la resistencia a los antibióticos es un problema que podría afectarlos, tanto a ellos como a sus familias, pero la forma en que los afecta y lo que podrían hacer para evitar el problema no es bien entendido.

En ese sentido, el 64% de los entrevistados aseguró que los antibióticos pueden usarse para tratar resfriados y gripe, pese a que no tienen ningún efecto en esos virus, y cerca de una tercera parte (32%) cree que debe dejar de tomar los antibióticos cuando se siente mejor, en lugar de terminar el tratamiento recetado.

El relevamiento fue difundido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “muestra de los malentendidos generalizados que existen entre los pacientes acerca de la resistencia a los antibióticos” y en el marco de la Primera Semana Mundial de Concientización sobre los Antibióticos lanzada por la OMS, que concluyó el domingo.

Otros resultados de la encuesta revelan que las tres cuartas partes (76%) de los entrevistados piensan que la resistencia a los antibióticos ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a ellos, cuando en rigor son las bacterias, y no los seres humanos ni los animales, los que se vuelven resistentes.

Además, dos terceras partes (66%) contestaron que las personas no están en riesgo de contraer una infección fármaco-resistente si toman sus antibióticos como se los ha recetado el médico. En tanto, casi la mitad (44%) de las personas entrevistadas piensa que la resistencia a los antibióticos es un problema solamente para quienes toman antibióticos con regularidad, pero cualquier persona, sea cual sea su edad, en cualquier país del mundo, puede contraer una infección resistente a los antibióticos.

Más de la mitad (57%) de los entrevistados piensan que no es mucho lo que pueden hacer para detener la resistencia a los antibióticos, mientras que casi dos terceras partes (64%) creen que los expertos en Medicina resolverán el problema antes de que sea demasiado grave.

Otro resultado clave de la encuesta es que casi tres cuartas partes (73%) de los entrevistados dicen que los agricultores deberían darles menos antibióticos a los animales productores de alimentos.

La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias cambian y se vuelven inmunes a ese tipo de medicamentos que es utilizado para tratar las infecciones que ellas mismas causan debido al uso excesivo e indebido de esos remedios.

“El aumento de la resistencia a los antibióticos es una crisis de salud mundial y en la actualidad los gobiernos lo reconocen como uno de los principales retos para la salud pública. En todas partes del mundo está llegando a niveles peligrosamente altos”, afirmó Margaret Chan, directora general de la OMS, al presentar los resultados de la encuesta.

Indicó, además, que “la resistencia a los antibióticos está poniendo en peligro nuestra capacidad para tratar las enfermedades infecciosas y socavando muchos adelantos de la Medicina”.

Los resultados de la encuesta coinciden con el lanzamiento de una nueva campaña de la OMS, “Antibióticos: manejalos con cuidado”, una iniciativa mundial para mejorar la comprensión del problema y cambiar la manera en que se usan.

“Los resultados de esta encuesta destacan la necesidad urgente de mejorar la comprensión del problema de la resistencia a los antibióticos”, dijo Keiji Fukuda, representante especial de la directora general para la resistencia a los antimicrobianos.

“Esta campaña es sólo una de las maneras en que estamos colaborando con los gobiernos, las autoridades de salud y otros asociados para reducir la resistencia a los antibióticos. Uno de los principales retos del Siglo XXI en materia de salud exigirá que el comportamiento de las personas y las sociedades cambie en todo el mundo”, dijo Fukuda.

La encuesta se hizo en 12 países: Barbados, China, Egipto, Federación de Rusia, India, Indonesia, México, Nigeria, Serbia, Sudáfrica, Sudán y Viet Nam.

Por su parte, la profesora de Epidemiología Clínica Tammy C. Hoffmann, del Centro para la Investigación en Práctica Basada en la Evidencia de la Universidad de Bond, en Australia, afirmó que “las pruebas muestran que se podrían prescribir menos antibióticos para infecciones respiratorias si hubiese más pacientes y médicos que tomaran decisiones conjuntamente”.

 

Print Friendly, PDF & Email