Construirán una cárcel federal

Tamis admitió que la instalación de una cárcel “puede tener contras”

La noticia disparó opiniones dispares en la comunidad y el intendente Tamis salió a dar explicaciones: “El desafío es prepararse, desde el Estado y como comunidad”

Tamis admitió que la instalación de una cárcel “puede tener contras”
Tamis admitió que la instalación de una cárcel “puede tener contras”

El Gobierno nacional anunció en su proyecto de Presupuesto 2017 la construcción de un complejo penitenciario federal en la ciudad de Oliva, ya que la provincia no cuenta con cárceles federales en su territorio.

El lugar elegido es en las tierras del Hospital Dr. Emilio Vidal Abal, que cuenta con 600 hectáreas, y se ubicaría en el extremo diagonalmente opuesto al portal de ingreso (sobre ruta nacional 9), a unos 500 metros de la autopista Córdoba-Rosario, en el sector sur.

Según lo estimado, la obra demandaría una inversión trianual de 290 millones de pesos para 2017, 295 para 2018 y una tercera partida presupuestaria para 2019 de 518 millones de pesos, haciendo a la suma final de 1.103 millones en moneda nacional.

Esta cárcel federal, destinada a alojar en total 500 internos por los delitos de lesa humanidad, narcotráfico, defraudación y otros contemplados en el ámbito, generaría además, adelantaron, unos 600 puestos de trabajo.

 

Debate público

“No me quejo porque en una ciudad como Oliva no se produjo nunca una inversión pública de esta magnitud. Aquí las inversiones llegan con cuentagotas”, dijo el intendente Oscar Tamis, quien ayer brindó una conferencia de prensa para aportar a un debate que se ha encendido con marcado escepticismo en la sociedad olivense.

En ese aspecto, sostuvo que “Oliva tiene de distinto que ha convivido más de 100 años con el Hospital Vidal Abal y en los últimos 30 con los mal llamados procesados que no son enviados a cárceles por sus cuadros psiquiátricos, por ejemplo. Que no es lo más grato quizás, pero distinguen a nuestra ciudad. La historia de Oliva está formada en gran parte por el Vidal Abal”.

De todas maneras, el mandatario municipal cronicó cómo se dieron las cosas: “Por marzo-abril, tras acuerdo entre los gobiernos provincial y nacional, se presentó interés por esas tierras que son de la provincia, pero todo quedó allí hasta hace una semana, cuando me comunicaron que el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, estaría en la ciudad de Córdoba y tomaría una determinación, pero en realidad lanzó que Oliva era el lugar más apto”. Ese anuncio disparó las opiniones diversas, “mucho a la defensiva por lo que creen puede significar tener una cárcel en la ciudad”, consideró Tamis.

El intendente explicó que equipos técnicos del Ministerio de Justicia estuvieron recorriendo la zona por caminos aledaños, evaluando la ubicación, pero sin acceder a esos terrenos, que, insistió, son de la provincia.

“Me hubiese gustado, políticamente, que vinieran a ver el lugar, que la provincia diga y que junto a Nación se anunciara, mejor desde Oliva”, indicó el jefe de Gobierno olivense.

El debate público está instalado, mientras las autoridades quedan a la espera y hasta estarán atentos de poder sumar mano de obra local a la ejecución, pero todavía no tienen precisiones, deslizó el intendente.

 

Aspectos

“Avalo la posibilidad de que la ciudad tiene de contar con esta inversión. Tendrá sus contras, pero el desafío es prepararse, como Estado y como comunidad”, dijo Tamis.

Admitió que “puede tener contras” la radicación de una cárcel federal, pero recordó que, “además del dinero que los puestos de trabajo puedan inyectar al circuito comercial local”, también puede aportar mucho a la ciudad: cuando Gendarmería llegó a Jesús María fue luego acompañada por barrios de viviendas, y similar sucedió con la instalación de la Fábrica Militar en Río Tercero (1935), que por entonces tenía poco más de 3.000 habitantes, contra los 9.000 de Oliva…”.

 

Print Friendly, PDF & Email