Contradictorias declaraciones de seis testigos, allegados a Pereyra

El abogado Juan Rusconi conversa con sus tres defendidos, poco antes de comenzar la audiencia. En el banquillo, de izquierda a derecha, Héctor Panguiez, Jorge Pereyra y Hugo Gianinetto

Familiares y amigos de uno de los imputados comparecieron en la segunda audiencia. Algunos dijeron que el día del hecho “El Rubio” durmió en su casa hasta entrada la tarde y otro que estuvo con él sacando arena del río desde las 7 de la mañana

El abogado Juan Rusconi conversa con sus tres defendidos, poco antes de comenzar la audiencia. En el banquillo, de izquierda a derecha, Héctor Panguiez, Jorge Pereyra y Hugo Gianinetto
El abogado Juan Rusconi conversa con sus tres defendidos, poco antes de comenzar la audiencia. En el banquillo, de izquierda a derecha, Héctor Panguiez, Jorge Pereyra y Hugo Gianinetto

Seis testigos declararon ayer en la Cámara del Crimen de Villa María, en la segunda audiencia del juicio que se les sigue a tres hombres acusados de haber perpetrado un feroz asalto en un campo de la zona del paraje Santa Rosa.

Se trata de familiares y amigos del coimputado Jorge Luis Pereyra (48), alias “El Rubio”, quienes incurrieron en algunas contradicciones, sobre todo con respecto a la coartada del sospechoso para quedar desvinculado del hecho.

La mayoría de ellos, cada uno a su turno, sostuvo que la noche anterior al día el hecho, Pereyra durmió en su casa y permaneció allí hasta cerca de las 5 de la tarde, mientras que otro de los deponentes aseguró que estuvo con él desde las 7 de la mañana y hasta las 17 sacando arena del río Ctalamochita, en un sector ubicado a unos 1.500 metros del puente Andino, hacia Villa Fiusa.

Todos los testigos dijeron que recordaban lo sucedido aquel día “porque era Viernes Santo” y que, por eso, tenían presente dónde se encontraba el 18 de abril de 2014.

Cabe recordar que el atraco que tuvo como víctimas a José Artemio Córdoba (57) y su esposa Nancy Noemí Giovaninni (52), se produjo entre el mediodía y las 14.30 de aquel viernes, en la finca rural del matrimonio, ubicada a unos 25 kilómetros al norte de esta ciudad, en jurisdicción de Tío Pujio.

Pereyra está acusado de haber integrado una banda delictiva junto a Hugo Alejandro Gianinetto (41), alias “Colorado” o “Diente de Lata”, y Héctor Eduardo Pagniez (35) y los tres se encuentran detenidos desde pocas horas después del hecho.

Están imputados como presuntos coautores de “robo calificado por uso de arma” y “privación ilegítima de la libertad calificada”.

Hoy no habrá audiencia, por lo que el juicio continuará mañana, a partir de las 9, con el comparendo de seis efectivos policiales que intervinieron en la investigación y posterior detención de los sospechosos.

De no producirse algún cambio de último momento, se estima que el viernes habrá alegatos y es probable que también se dicte la sentencia correspondiente.

 

La acusación

De acuerdo con la requisitoria fiscal de elevación a juicio, Pereyra, Gianinetto y Pagniez irrumpieron encapuchados y fuertemente armados en la vivienda rural del matrimonio, luego de circular en un utilitario Fiat Strada. Bajo amenazas de muerte, los malvivientes le exigieron al dueño de casa el dinero de la venta de un campo, pese a que Córdoba no había realizado ninguna transacción comercial de esa naturaleza.

Como los asaltantes no le creyeron, se valieron de distintas acciones de violencia (física y psicológica) para que el productor agropecuario les dijera dónde estaba la plata.

Primero golpearon a la pareja con las armas que portaban y les efectuaron algunos cortes con un cuchillo. Luego, uno de los sujetos le pegó a Nancy con un cable como si se tratara de un cinto y después de empujarla y tirarla al suelo, le caminó sobre su espalda.

En otro momento del cruento asalto, los delincuentes cortaron el cable de un velador y literalmente picanearon a Córdoba, sometiéndolo a reiteradas descargas eléctricas de 220 voltios. Y no conformes con eso, lo sacaron fuera de la casa y simularon un fusilamiento.

Los ladrones permanecieron en la finca rural alrededor de dos horas y media y se apoderaron de una importante suma de dinero (8 mil dólares y 5 mil pesos en efectivo), unas cuantas alhajas de oro, un puñal de oro y plata, herramientas de mano, dos motosierras, dos amoladoras, un taladro y cuatro armas de fuego: una escopeta calibre 12.70, una carabina calibre 22, un revólver calibre 32 y un viejo fusil Mauser.

 

Jueza y partes

El debate es presidido por la camarista Silvia Saslavsky de Camandone y cuenta con la participación del fiscal Francisco Márquez, del abogado Juan Antonio Rusconi (defiende a los tres acusados) y de la secretaria Gabriela Sanz.

Print Friendly, PDF & Email