Corazón de León

Diego Pedernera celebra con euforia su tanto, que significó el empate parcial

Alem perdía 2-0 en cancha de River y tenía un hombre menos por la expulsión de Pedernera, pero en el segundo tiempo reaccionó, dio vuelta el marcador y consiguió un 3-2 con el que se acerca a la clasificación

Diego Pedernera celebra con euforia su tanto, que significó el empate parcial
Diego Pedernera celebra con euforia su tanto, que significó el empate parcial

 

Escribe Federico Gazzoli

Parecía que Alem de Villa Nueva tenía una tarde difícil y que se complicaban sus chances de cara a la pelea por la clasificación. Es que al cabo de los primeros 45’ perdía 2-0 frente a River como visitante y encima había sufrido la expulsión de Nicolás Pedernera, pero en la parte complementaria el León sacó a relucir sus garras y dio vuelta un partido muy complicado, para dar un paso muy importante pensando en los cuartos de final.

El inicio del encuentro fue parejo, muy disputado en la mitad de la cancha y colmado de imprecisiones que trajeron como consecuencia una marcada escasez de juego cerca de las áreas.

Desde el primer cuarto de hora fue el dueño de casa quien comenzó a ganar el duelo en el sector medio de la cancha. En ese momento de la tarde, la dupla compuesta por Cristian García y Julián López comenzó a doblegar a Pablo Fernández y Nicolás Pedernera y así se fue ganando terreno hacia el arco rival.

Fue así que los 25’ llegó la primera alegría de la tarde y vino desde el lado millonario. Diego Pedernera quiso despejar en el borde del área, la pelota dio en la mano de Iván Sánchez, todo Alem protestó, pero el árbitro dejó seguir e ingresando por ese costado el volante riverplatense metió un zurdazo cruzado que superó a Luciano Pereyra y se convirtió en el 1-0 local.

Un cachetazo muy fuerte para las pretensiones de los dirigidos por Pablo Suárez que, lejos de reaccionar, ingresaron en una nebulosa que los llevó a cometer algunos errores que terminarían pagando caro.

Es que, cuando se jugaban 36’, Julián Cerutti envió un centro bombeado desde la derecha para que en el corazón del área Dino Gagliese, ganando entre los dos centrales, se elevara y conectara de cabeza una pelota que ingresó pegada al poste derecho de Pereyra para transformarse en el 2-0.

A esa altura de la tarde, por la eficacia ofensiva demostrada, el triunfo de River era más que merecido y la diferencia de dos tantos casi se amplía aun más, pero un disparo rasante de Jonás Chiotti pasó muy cerca del palo derecho.

Alem no daba respuesta y para colmo de males a los 40’ Nicolás Pedernera insultó al primer asistente (Darío Colazo), por cobrarle una posición adelantada, y el referí Walter Ramos le mostró la tarjeta roja.

Cuando se iba a las duchas el mediocampista tricolor protagonizó algunos disturbios que generaron la intervención policial. Antes de meterse en el vestuario y tras patear con toda la furia un balón, con su antebrazo impactó en el rostro de una oficial de Policía y tuvo que ser frenado por sus compañeros para que el hecho no pasara a mayores.

 

La remontada

La derrota parcial por dos tantos y la inferioridad numérica hacían suponer que Alem sufriría en la parte complementaria, pero en ese momento del partido sacó las fuerzas necesarias para dar vueltas la historia, ayudado también por la inexperiencia de un juvenil River que no supo cómo aguantar el triunfo.

Apenas comenzado el complemento los dirigidos por Pablo Suárez fueron a buscar el descuento, que a los 2’ se le negó cuando un cabezazo de Albiero, después de un tiro libre de Matías Bustamante, reventó el travesaño.

A los 5’ se produjo una jugada que podría haber terminado rápidamente la historia, pero, a instancias del primer asistente, Ramos le anuló a Gagliese un gol por una posición adelantada que no existió.

Era el 3-0 de River, pero no fue y luego la historia cambió rotundamente.

Un par de minutos después, el combinado villanovense jugó rápidamente un tiro libre en el borde del área, el dueño de casa estaba distraído y Maximiliano Páez definió por debajo de Enzo Costamagna para anotar el 2-1.

Fue la inyección anímica que Alem necesitó para soñar al menos con el empate y a ese objetivo llegó con una nueva jugada a balón detenido. Desde cerca del círculo central, Pablo Fernández mandó la bocha al corazón del área y allí apareció Diego Pedernera para estampar un frentazo que se metió pegado al parante izquierdo y significó el 2-2 (por festejo desmedido se fue expulsado el arquero suplente de Alem, Maximiliano Goell).

El trámite estaba nuevamente en pardas y, tras hacer todo para que le empataran el partido, el dueño de casa se vio tocado en su orgullo y volvió a adelantarse en su afán de volver a ponerse en ventaja, pero nunca supo cómo definir las pocas jugadas que generó en ofensiva y, con el correr de los minutos, todo hacía suponer que la cosa finalizaría igualada.

Casanova cabecea defectuosamente y convierte el gol en contra que le dio el triunfo a Alem
Casanova cabecea defectuosamente y convierte el gol en contra que le dio el triunfo a Alem

Pero Alem tiene ese plus por el que nunca hay que darlo por muerto y, aunque con algo de ayuda ajena, así lo demostró faltando dos minutos para cumplirse el tiempo reglamentario. Desde la derecha Albiero envió un centro que parecía intrascendente, pero en su afán de enviar la pelota al córner, en su propia área chica, Marcos Casanova cabeceó defectuosamente y clavó la pelota en el ángulo superior derecho, permitiéndoles a los de Villa Nueva pasar a ganar el encuentro.

En tiempo adicional la impotencia se adueñó definitivamente de River y así se fueron expulsados Eduardo Moreno (fuerte infracción sobre Fernández que le valió la roja directa) y Julián López (por doble amarilla).

Alem tiene corazón de León y ayer lo demostró una vez más. La tenía muy difícil en el Pozo de barrio Almirante Brown, pero reaccionó a tiempo y se llevó para Villa Nueva tres puntos fundamentales en su anhelo de clasificación.

 

La figura

Pablo Fernández. En el primer tiempo perdió el duelo con la dupla de volantes centrales de River (García y López), pero en la parte complementario sacó a relucir todo su oficio y experiencia para ser clave en la remontada de Alem. Tras la expulsión de Nicolás Pedernera, tomó la posta y desde el mediocampo fue el motor de su equipo. En River el mejor fue Dino Gagliese.

 

El árbitro

Walter Ramos. Floja actuación del referí villamariense. Ignoró una clara mano de Sánchez en la apertura del marcador y le anuló mal a Gagliese, por posición adelantada, lo que hubiese sido el 3-0 de River. Además ignoró una gran cantidad de infracciones. Solamente acertó en la expulsión a Nicolás Pedernera por insultar a uno de los asistentes.

 

Print Friendly, PDF & Email