Cuando reinaba la paz el “León” se comió al “Lobo”

Control. Pedernera la lleva ante la llegada de la marca. Empujó hasta el final y se quedó con una victoria importantísima

Con un agónico y polémico gol de Nicolás Pedernera, Alem superó a Argentino y le quitó el invicto en la “Leonera”. Sin jugar bien, el equipo de Pablo Suárez se acomodó en la tabla de cara a la clasificación

Control. Pedernera la lleva ante la llegada de la marca. Empujó hasta el final y se quedó con una victoria importantísima
Control. Pedernera la lleva ante la llegada de la marca. Empujó hasta el final y se quedó con una victoria importantísima

Escribe Beto Arce

A veces el fútbol suele guardarse la emoción para el final, después de un juego “planchado”. Es que el líder Argentino visitaba la “Leonera”, con el invicto bajo el brazo, pero sabiendo las dificultades de esta parada. Parecía que el “0” estaba consumado y el empate le sentaba bien a ambos, aunque Alem con un triunfo se acercaba. De tanto insistir, aunque sin claridad encontró su premio.

Argentino no presentaba a Gastaldi (desgarro) y Díaz (espera su turno en el banco después de tanto rodaje) y sus ausencias se sintieron, fundamentalmente en la gestación de juego y presencia dentro del área. El partido fue muy friccionado y cortado, y Alem fue conduciendo a Argentino a esa situación que no lo favoreció en ningún pasaje.

Muchas imprecisiones a la hora de trasladar el balón y efectivizar pases, muy reñido en la mitad, demasiado centralizado y sin profundidad, prácticamente sin ideas claras. Así pintó el partido durante todo el desarrollo que se guardó la emoción para el cierre.

Al minuto de juego Albiero se iba mano a mano ante Morales tras un pase bárbaro de Bustamante, pero el juez de línea sancionó offside cuando realmente parecía habilitado. La respuesta de Argentino no tardó en llegar: a los 5’ Galíndez metió un cabezazo que se fue desviado y a los 6’ Rosales elevó un centro envenenado y Dichiara casi convierte en su propia valla tras el intento de rechazo; pero la mejor estuvo en el pie derecho de Ramiro Cortez que dispuso de todo el tiempo para abrir el marcador, luego de que Jacobi en posición de “7” lo asistiera, pero el remate del 9 se fue muy encima del travesaño.

Aburrido, chato, sin luces. No había forma de que el partido se armara o al menos ofreciera situaciones que ofrecieran un mejor espectáculo. Un frío intento de Bustamante, quien ensayó un zurdazo “karateka”, se fue lejos sobre los 13’. Pero a los 34’ llegó la mejor: el lateral Yamil Elhall sacó un misil desde afuera del área que el “1” Morales no pudo contener y dejó un rebote que luego fue.

Alem jugó con viento a favor durante el primer tiempo, pero no pudo marcar la diferencia en medio de un juego continuamente obstruido por la enjundia. Argentino soportó, aunque tuvo una clarísima. Los dos se fueron al descanso en deuda con ellos mismos, porque ninguno respondió al plan diseñado por los entrenadores.

El complemento tuvo otro clima, quizás más intenso, pero la claridad prosiguió en su ausencia, y sólo hubo piernas fuertes que como siempre favorecen al dueño de casa. Generalmente Alem te invita a su juego en su casa, y a veces los rivales “pican”: bingo para el “tricolor”, que venía de vencer a Universitario y sabía que si seguía empujando podía llegar el gol.

A los 8’ Nicolás Pedernera giró como si fuera un pivote en la puerta del área, se sacó la marca y disparó con mucha potencia, pero la pelota se estrelló en el travesaño, siendo esta la jugada más emocionante de un partido que necesitaba acción. El “Ojito” Páez pudo liquidar la historia cuando metió un tremendo derechazo que se fue apenas al lado del poste del “Lobo”.

Capítulo aparte para el rostro de Carlos Jacobi, lleno de barro y sin poder ver, luego de que en el área fuera “recibido” con “cariño” por Pedernera. El árbitro no vio la situación que hubiera merecido la expulsión

El “Lanita” Díaz ingresó un rato para intentar torcer el destino, pero la mano venía complicada, la pelota no llegaba y se perdía demasiado por el aire. De todos modos el “10” tuvo una pegándole de primera, pero su envío se fue por arriba. A los 39’ el “panzón” Márquez fusiló a Pereyra, pero el arquero respondió acertadamente en su intervención. A los 44’ otra vez Páez casi factura a través de una media vuelta que se fue muy cerca.

El gol fue la última y heroica acción del encuentro. Se jugaba el minuto 48 y Nicolás Pedernera, que siempre termina de “9” apretó en la salida de un Argentino “dormido” y con un remate cruzado puso el 1-0, ante un escenario polémico porque el asistente había levantado la bandera y rápidamente la bajó sin que el juez se lo marcara. Gol de Pedernera, aunque el árbitro se lo diera a Páez inexplicablemente. Desconcierto y euforia. Argentino no entendía nada, pero lo perdió porque el partido que parecía cerrado aun no había terminado. Alem gritó y festejó una nueva victoria, que resulta clave pensando en el futuro y la clasificación.

 

LA FIGURA: NICOLAS PEDERNERAPedernera

Nuevamente volvió a ser la bandera de Alem. Defensivamente bloqueó la mayoría de los intentos del “Lobo” y sobre el final tomó la lanza y empujó hasta la victoria. Su agónico gol fue un desahogo para Alem, que ganó un partido clave pensando en la clasificación.

 

p54-foto-arbitro

 

EL ARBITRO; ROBERTO CEJAS

Intercambio buenas y malas. Su actuación no tenía incidencia en el resultado hasta que en la última pelota del partido no advirtió que su asistente levantó la bandera marcando offside y rápidamente la bajó: de allí vino el gol. Su desempeño se opacó por esta acción, aunque en líneas generales lo traía bien.

Print Friendly, PDF & Email