De cabeza a la punta

Todos abrazan a Iván Moyano, goleador y figura ayer en Silvio Pellico, que volvió a ganarle a Universitario y a captar el liderazgo de su zona

LIGA VILLAMARIENSE – Apertura – 7ma. fecha – Zona C

Con un cabezazo goleador de Iván Moyano en el primer tiempo y un certero trabajo defensivo en el complemento, Silvio Pellico ganó 1 a 0 y le arrebató la punta a Universitario

Escribe: Diego Pellegrini -h-

El Canario cantó y se subió a la punta. Con una gran victoria, Deportivo Silvio Pellico derrotó a Universitario por 1 a 0 y escaló a lo más alto de la Zona C, desbancando justamente a su rival de turno de la posición de privilegio.

Con una gran etapa inicial y un complemento a puro aguante, el visitante pisó fuerte en la Leonera (allí se localizó Universitario), para dejar atrás a un desconocido equipo villamariense que poco pudo hacer ante una respuesta futbolística floja.

La primera etapa fue casi perfecta para el visitante. El Canario sacó ventaja gracias a una pelota parada y luego se dedicó a administrar la pequeña diferencia, ante un Universitario desconocido.

Tres pelotas de gol, detenidas por Simón Mellano, fue la clara muestra que el visitante estuvo mejor en la etapa inicial. Un mano a mano con Federico Ibáñez en el comienzo (2) y otra ante Matías Sambrana (17), encendían la luz de alarma en la línea defensiva del equipo dirigido por Joselito Bernadó.

Al local le costaba con la pelota, casi no había producción alguna de mitad de  cancha hacia adelante, entonces Ezequiel Oliva, el portero del visitante no tenía trabajo alguno, salvo una linda “palomita” de Lucas Barengo que salió desviada (15). Esa fue la única incursión de Universitario en ataque, muy poco para un equipo acostumbrado a pensar los partidos mirando siempre el arco rival, más que el suyo.

Pero el momento de la etapa inicial llegaría a los 20´. Allí, una pelota parada en los pies de Alfio Demarchi encontró la cabeza de Iván Moyano, quien anticipando la mala salida de Mellano, terminó depositando la pelota en el fondo de la red, para decretar el 1 a 0 a favor de Deportivo Silvio Pellico.

La Uni lo buscó, intentó en casi veinticinco minutos de juego pero le costó. No pudo encontrar nunca el tridente Monetto, Barengo y Moyano. La lesión de Luciano Antonino mandó a la cancha a Rodrigo Aguirre, manteniendo el mismo esquema de cara a lo que quedaba de la etapa.

Cerca de los 45’, un centro de Ibáñez habilitó a Rodrigo Premet, quien con el frentazo hizo volar al uno Mellano, lo que era la clara posibilidad del segundo para el visitante.

Ya en el complemento, el ingreso de Tomás Pratti, en lugar de Brian Sanabria, oxigenó el ataque del villamariense. Y rápidamente comenzaron a llegar las situaciones claras de gol para el local.

Con otra cara en el ataque, el equipo de la casa de altos estudios le “rodeo la manzana” a su rival y en quince minutos originó más que en todo el primer tiempo.

Remate de Pratti en dos oportunidades, una salió cerca del travesaño y la otra fue desviada por las manos de Oliva. También lo tuvo Juan Acosta, primero con un desborde muy peligroso, que el Chino Moyano no alcanzó a empujar, y luego con otra aparición por la derecha, que finalizó con tibio disparo del número siete de la U.

Ese vendaval de Universitario lentamente se fue desinflando. El visitante decidido a defenderse mandó a la cancha a Andrés Lazo en lugar del delantero Rodrigo Premet, y de esa manera el partido se iba a jugar definitivamente en campo del visitante.

Pero la claridad de local, lentamente volvió a desaparecer, como en el primer tiempo. Entonces, Pratti ya no hizo tanta diferencia, Acosta no volvió a ganar por derecha y el ataque de la Uni sufrió. Por contrapartida, en la recta final de cotejo, Matías Sanabria tuvo una buena posibilidad de convertir el segundo pero demoró y la jugada se diluyó.

El equipo dirigido por Silvio Morales pudo respirar con más tranquilidad, adelantar sus líneas y ensuciar el partido para que el tiempo pase y la victoria llegue. Y fue así, los tres puntos viajaron para Silvio Pellico y la punta de la Zona C, se tiñó de color amarillo.

 

La figura

Iván Moyano

Fue clave en las dos áreas. Primero, en la rival, convirtiendo el gol de partido para el triunfo de los suyos. Luego, en la propia siendo el bastión en el aguante del Canario por mantener el cero en el arco de Oliva. Junto a Moyano, se destacó su compañero de zaga, Marcos Bernardi, también con mucha seguridad.

 

El árbitro

Rubén Etchenique

Tuvo una presentación sin inconveniente, en un partido que prácticamente no lo exigió. Cuatro amarillas y nada más, para llevar las riendas del juego tranquilamente. En el final, se dio un pequeño tumulto que solucionó con una amonestación a Pratti. Bien.

Print Friendly, PDF & Email