De Portugal a Villa María por un nuevo canon musical

César Silveira y Luciano Cuviello

Escribe Iván Wielikosielek ESPECIAL UNVM

César Silveira y Luciano Cuviello
César Silveira y Luciano Cuviello

El director de “Musiberia”, César Silveira, participó del Quinto Congreso Latinoamericano de Música Popular de la UNVM. Habló de los convenios que la entidad lusa concede a los graduados en la UNVM, y de los villamarienses que hicieron la experiencia en tierras europeas, como el pianista Luciano Cuviello

 

La ciudad de Serpa está a dos horas de Lisboa en dirección sur. Allí se levanta Musiberia, que al decir de su director “es un centro de creación, difusión y formación en músicas y danzas del mundo ibérico, o sea de las tradiciones que los portugueses y castellanos iniciaron por el mundo y llevaron por Africa, América, Macao y la India”. Pero Musiberia, según relata César, no está para que la gente vaya a estudiar fados o canto alentejano, sino que “nos interesa muy mucho cómo esas expresiones nuestras se han ido mezclando con cada lugar abriendo un universo nuevo que nada tiene que ver con los centros hegemónicos de Europa, como Alemania. Esta música, nacida en Iberia y de raíces tradicionales, está fuera de estos centros. Y la idea de Musiberia es hacer una mediación con América Latina, donde tenemos convenios con la Universidad de Tatuí en Brasil y con la Nacional de Villa María en Argentina”.

Y César comenta que ya viajaron tres villamarienses a Serpa para hacer su experiencia en Musiberia: Luciano Cuviello, Fabricio Amaya y Ariel Rodríguez. “Lo que hacemos son becas de residencia artística donde estos músicos pueden desarrollar sus proyectos y convertirlos en discos. Nosotros nos comprometemos a editarlo y difundirlo. No perseguimos fines de lucro, sino que llevamos el disco por universidades, medios y conservatorios. Nuestro objetivo es crecer como institución cultural y buscar un nuevo canon en la música. La idea es que cada artista pueda aportar sus composiciones y las raíces de sus tierras. Por ejemplo, Luciano grabó en Portugal una chacarera, pero desde una construcción propia y personal. Y eso nos interesa muy mucho”.

 

Chacarera andaluza y tangos como fados

Y entonces Luciano Cuviello, flamante docente de la UNVM, explica su experiencia en Portugal, la primera de un villamariense por medio de esa beca.

“Viajé en enero de 2013 y permanecí allí hasta agosto de ese año. Como había hecho mi trabajo final sobre una nueva música y eso coincidía con la propuesta de fusión de Musiberia, me fui. Allá toqué música mía y de nuestro país. La chacarera como género, por ejemplo, tiene algunos giros que son muy propios de Andalucía. Y cuando la grabé, acentué esos giros. Luego hice un disco de composiciones mías con mezclas de ritmos brasileños y argentinos, usando instrumentos de Portugal y de Argentina. Fue una nueva música y un nuevo diálogo entre culturas físicamente lejanas, pero que comparten un sedimento en común”.

Le pregunto a Luciano qué aspectos de la música argentina le interesaron a los portugueses, a lo que me contesta que “cuando les mostré la chacarera, por ejemplo, les llamó la atención la contracción y expansión del compás y que no se acentuara en el tiempo fuerte. También se fascinaron con la cantidad de ritmos que tiene el tango, algo que no hay en Portugal”.

Y César agrega que “el fado tiene un gran parentesco con el tango, pero el ritmo no es de Europa, sino de Africa y Latinoamérica. Por eso nos gusta tanto el tango y la bossanova. En el fado, la rítmica es muy pobre. La otra diferencia entre los dos géneros es que el fado se está reestructurando recién ahora; incorporando nuevos instrumentos y cantantes. Hasta no hace mucho era una música de viejos. Pero el tango ya hizo ese cambio hace mucho. Y hoy mismo vi aquí, en la Universidad de Villa María, a músicos muy jóvenes tocando tango de todas las épocas. Y eso es algo tan maravilloso como difícil de explicar en Portugal”.

Print Friendly, PDF & Email