“Demostramos que los chicos del pueblo podemos jugar muy bien”

“Tenemos un grupo bárbaro y por eso, además de jugar bien a la pelota, se logró el bicampeonato”, puntualizó el atacante de Yrigoyen

Alvaro Nieva, una de las principales figuras del plantel tiopujiense, expresó que “hicimos las cosas bien y, principalmente, tratamos bien a la pelota para jugar otra final y dar la vuelta olímpica”

“Tenemos un grupo bárbaro y por eso, además de jugar bien a la pelota, se logró el bicampeonato”, puntualizó el atacante de Yrigoyen
“Tenemos un grupo bárbaro y por eso, además de jugar bien a la pelota, se logró el bicampeonato”, puntualizó el atacante de Yrigoyen

“Todo esto significa una cosa: alegría”. Así describió su felicidad el domingo por la noche el enganche de Yrigoyen, Alvaro Nieva, quien con su hablar pausado y muy claro en sus conceptos, dejó a las claras su simpleza en el campo de juego.

El año de Yrigoyen, sin dudas, también fue el año de “Alvarito”, quien de una vez por todas mostró su clase, se asentó en la máxima división y con creces, siendo una de las principales figuras del bicampeón. Por lo que, con su hija en brazos, remarcó tras el doble título: “Es algo inexplicable, ya nos pasó y es muy lindo que se repita. Hicimos las cosas bien y, principalmente, tratamos bien a la pelota para jugar otra final y dar la vuelta olímpica”.

“Es algo soñado. A principio de año uno se propone metas y era llegar a la final. Logramos jugar las dos y ganarlas; se sufrió mucho, pero logramos la victoria, que es lo más importante”, dijo.

Por su parte, Nieva habló del partido y señaló: “Era una final y sé que hay muchas revoluciones, pero Unión a veces se excedió en la fricción, no pensando que mañana uno tiene que trabajar o tiene todavía un recorrido en el fútbol. Entiendo que es duro perder porque me pasó, siempre reconocí que Unión es un gran equipo, batallador y que por algo estuvo hoy acá, pero a veces abusó de la pierna fuerte”.

A continuación habló de los méritos de Yrigoyen: “Tenemos un grupo bárbaro; nunca hubo empujones, insultos de mala leche y, cuando uno traía un problema, se trataba de solucionar. A mitad de año el grupo creció con algunos chicos nuevos que también ayudaron mucho porque son grandes tipos. Y por eso, aparte de jugar bien a la pelota, se logró este bicampeonato”.

“Jugué todos los partidos. Soy de esos jugadores que nunca se quieren quedar afuera. Esta vez no me quejé cuando me sacó Germán (Vicario) porque, la verdad, no podía mover más las piernas. Me dolía todo. Por eso, salí contento porque sé que dejé todo”, manifestó.

En tanto, por su notable año, indicó que “yo no sería, por decirlo, una figura si no tuviese a mi lado a un gran tipo y jugador como (Juan) Bianchi. O a Manzanares, quien tiene un recorrido terrible por el costado y sólo tenés que darle la pelota de primera; del propio Andrés Ferrero, que es otro tipo imparable y que no se cansa nunca; de Walde (Carranza), del Lolo Demichelis… Somos un equipo con mucha dinámica y con mucho juego en el medicampo. Creo que me caracterizo como un jugador que entra a la cancha y deja todo”.

Y, por último, destacó a toda la gente que colmó la tribuna techada: “Nos hicimos querer mucho por la gente porque les dimos muchas alegrías. Había tipos que no iban a la cancha porque supuestamente no había jugadores del club y este año somos un montón de chicos nacidos en el club. Creo que le demostramos a la gente y al propio Yrigoyen que los chicos del pueblo podemos jugar y, además, hacerlo muy bien”.

“Un año único”

Otro de los jugadores de la “cantera”, Andrés Ferrero, dijo que “es una alegría inmensa. Es un año único para el club. Se dieron muchas cosas, muchas pérdidas y cuando hay tristezas en un grupo, después las alegrías se disfrutan mucho más”.

“Salvo el segundo partido, siempre jugamos a lo que nosotros sabemos, lo que es muy importante y dio sus frutos porque es lo que se trabajó durante todo el año”, remarcó.

Otro de los que brindó sus sensaciones fue el volante Waldemar Carranza, quien destacó: “Finalizar un año así después de tanto trabajo y sacrificio es placentero. Hicimos las cosas bien y tenemos bien merecido el campeonato”.

“Es un gran orgullo pertenecer a este equipo y a este grupo conformado por grandes personas; es muy lindo y es mucho más fácil todo y fue un año extraordinario para Tío Pujio”, añadió.

Y, por último, dejó sus palabras el defensor Matías Piovano, quien junto a Vicario logró el título con Ticino y este “bicampeonato” con Yrigoyen. “Es algo soñado, en lo personal es una satisfacción enorme haber quedado en la historia del club”.

“Dejamos a las claras que somos superiores y que ganamos muy bien este título”, explicó, y destacó que “munca me pasó algo así, hay un grupo humano muy grande, dejamos todo para esto y lo logramos. Por eso es un sueño, se lo merece esa gente que nos apoyó siempre (señalando a la tribuna). Este año fue histórico”.

Print Friendly, PDF & Email