Denunciarían a funcionarios de la UNVM ante Tribunales Federales

Sería por presuntas irregularidades en el manejo de fondos detectadas por dos directoras de áreas administrativas, que ya fueron apartadas de sus funciones

p3 f1 UNVMLa contadora María Rosa Estrada, directora general de Administración de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), y Paola Boeris, directora de Compras y Contrataciones de la misma casa de altos estudios, han sido separadas de sus funciones tras denunciar serias irregularidades en el manejo de fondos.

Ambas mujeres, que además son integrantes de la Asamblea contra la Corrupción y la Impunidad, presentaron ayer un pedido para ser reintegradas a sus tareas habituales y están trabajando para presentar una denuncia ante los Tribunales Federales.

“Yo pertenezco a la planta permanente, soy una empleada no docente junto a mi compañera (Boeris), y venimos insistiendo hace mucho tiempo en que vemos procedimientos poco claros y una serie de situaciones que le quitan transparencia al manejo de los fondos públicos”, contó Estrada en una comunicación con EL DIARIO.

“Cada una de estas situaciones la hemos informado a la superioridad en tiempo y en forma y no vimos ningún cambio. Mi situación llegó a un límite cuando me adulteraron un balance en 2011, entonces realicé todas las denuncias correspondientes en la oficina General de Contrataciones, en la Auditoría General de la Nación y en la Sindicatura General de la Nación, los organismos tomaron conocimiento de esta situación, pero desconozco cómo ha terminado”, agregó.

Fuera de juego

“Después de eso seguimos detectando con mi compañera situaciones poco felices, entonces seguimos informando hasta que el pasado viernes 13 de noviembre, antes de que me retire, me convoca el secretario económico y la secretaria general de la Universidad y me notifican el traslado, me apartan de las funciones al igual que a mi compañera”, señaló.

“Yo en este momento estoy ‘exiliada’ en una oficina nueva del séptimo piso en la que no tengo más contacto con la Universidad y me han dado una tarea que no tiene nada que ver con mi función anterior. Esta es la consecuencia, estoy ‘desterrada’, y de esta situación se han hecho eco mis compañeros de la Asamblea, por lo que tomó estado público”, indicó.

“Hoy (por ayer) presentamos en la Universidad el pedido de reconsideración porque no tiene ningún tipo de sustento el habernos separado del cargo, no tenemos ningún sumario en 20 años de trabajo y nunca nos pudieron demostrar que lo que hemos dicho era incorrecto, pueden haber dado un punto de vista distinto al que nosotras planteamos, pero nuestros fundamentos son irrefutables, por lo que no les quedó otra que apartarnos de lo que veníamos haciendo hace 20 años”, sostuvo Estrada.

“Nosotros tenemos que abogar para que nos devuelvan el puesto de trabajo, queremos volver a los lugares de trabajo a los que le hemos hecho honor”, añadió.

“Hay antecedentes de lo que digo, hice una denuncia de estas situaciones irregulares ante el Consejo Superior y me dijeron que no era un ámbito de competencia, incluso consideraron inadecuados los términos, por lo que me movió a presentarla en Tribunales Federales. Estamos trabajando para presentar una denuncia complementaria ante Tribunales Federales, que es la competencia”, afirmó Estrada.

Finalmente, aseguró que nunca habló sobre el tema con el rector de la UNVM, Luis Negretti.

Está pendiente la reunión con Negretti

Con respecto al caso, desde la Asamblea contra la Corrupción y la Impunidad enviaron un comunicado a nuestra Redacción.

“El jueves pasado tuvo lugar una importante convocatoria de la Asamblea contra la Corrupción y la Impunidad. Para la oportunidad se había convenido que estaría presente el rector de la Universidad, Luis Negretti. Motivaba su presencia un hecho preocupante que aconteció con dos integrantes de la casa de altos estudios. Una de ellas es Paola Boeris, directora de Compras y Contrataciones, y la otra es la contadora María Rosa Estrada, directora General de Administración, ambas integrantes de Asamblea contra la Corrupción, pero además fueron quienes presentaron denuncias ante autoridades del orden nacional para que investigaran el manejo de fondos en dicha institución local, denuncias ante la Justicia Federal y más recientemente general”, señaló el texto.

“Las acusaciones con documentación mediante, apuntan básicamente a la exrectora Cecilia Conci y a su esposo, el contador Mario Tamagno, claro que también por acción u omisión involucra a demás autoridades. Lo concreto es que tanto a Boeris como a Estrada, bajo el argumento de refuncionalización del nuevo rectorado, se las apartó de esos puestos, una siendo trasladada y la otra acotándosele las responsabilidades”, agregó el escrito.

“Lo cierto es que horas antes y por cuestiones de agenda, tal se nos indicó, Negretti no pudo acudir al encuentro ya que tenía una conferencia con padres de chicos con capacidades diferentes. El compromiso quedó para una nueva reunión”, explicó el parte de la Asamblea.

“Con un salón absolutamente colmado de ciudadanos que acudieron para conocer sobre lo que estaría ocurriendo y esencialmente lo que acaeció a través de varios años con los fondos que maneja la UNVM, en un debate prolongado pero con un altísimo nivel de intercambios, además de información, las dos damas movidas de sus puestos expusieron las irregularidades elevadas para el conocimiento de las autoridades”, apuntó el comunicado, que no precisó una nueva fecha de reunión con Negretti.

Print Friendly, PDF & Email