Desnutrición: avances en crear producto

“Se puede hacer algo por alguien”, remarcó Pavignano, quien destacó que fue idea de Guillermo Valinotto
“Se puede hacer algo por alguien”, remarcó Pavignano, quien destacó que fue idea de Guillermo Valinotto
“Se puede hacer algo por alguien”, remarcó Pavignano, quien destacó que fue idea de Guillermo Valinotto

La empresa Inproal SRL trabaja en el desarrollo de un alimento terapéutico a base de maní, en el marco de un proyecto que denominó “Argenut”, según indicó a EL DIARIO, Matías Pavignano, socio de la firma junto a Germán González, quienes están vinculados al rubro manisero desde 2007.

El producto tiene leche en polvo, aceite, azúcar y un complejo vitamínico especialmente elaborado para tratar la desnutrición. Servirá para que personas superen dicho estado.

“Hay una empresa francesa que está haciendo Nutriset. Encontraron en el maní un elemento que le gana sustancialmente a la leche en polvo, la que era utilizada con nutrientes que la fortificaban para el tratamiento de la desnutrición”, graficó.

Recalcó que “tenemos la posibilidad de contar en la zona con tres de los cuatro insumos básicos para producirlo: maní, aceite y leche en polvo, producidos en nuestra región con los estándares de calidad más exigente del mundo”. Dijo que no vienen a “inventar nada” y destacó que está convencido de que “se puede hacer algo por alguien”.

“Lo vamos a lograr. Tenemos que articular con el sector público y de eso depende el éxito. Logísticamente es más barato que traer leche en polvo, se come sin utensilios, es un saché que se consumirá tipo mielcita”, enunció.

Pavignano estimó que en febrero “tendríamos el producto, es decir, tecnología y envase” para luego empezar a hacer a baja escalas pequeñas producciones.

Ante la pregunta, evaluó que será un alimento económico. “Si lo comparo con el kilo de leche en polvo, costará casi 200% menos”, calculó.

“No es para alimentarse toda la vida, será de 250 calorías y también puede hacerse de 500 calorías, que es más medicamentoso”, apuntó.

A la idea, que comenzó a trabajarse hace tres años, se la presentó Guillermo Valinotto, ya fallecido. Desde entonces se contactaron con la Fundación Conin, con la licenciada en Nutrición Marcela Leal, directora de la carrera de Nutrición de la Universidad Maimónides (la que luego fue contratada para realizar una investigación sobre el estado de malnutrición en Argentina); con Médicos sin Fronteras, con la desarrollista de productos Marta Domínguez y con Pablo Vagliente, integrante a nivel nacional de la Fundación Avina.

El año pasado sumaron al proyecto al licenciado en Nutrición, Carlos Ruviollo, para el desarrollo del producto prototipo con su posterior aprobación por los organismos correspondientes para poder empezar a producirlo.

En todo este marco, en octubre de 2015 se firmó un convenio de cooperación y complementación con la Universidad Nacional de Villa María para realizar las investigaciones desde el Conicet, lo que por el momento se encuentra sin avances, por lo que “en forma privada avanzamos con el desarrollo del producto prototipo y la prueba de la tecnología para la producción del producto”.

En junio pasado, la firma cerró dos acuerdos de trabajo con dos empresas del sector privado para optimizar el proceso productivo y terminar de realizar el proyecto y diseño final de la planta industrial.

 

Print Friendly, PDF & Email