Después de las lluvias, un poco más aliviados

El clima sin lluvias que abarcó durante toda la jornada de ayer al territorio provincial trajo alivio a las localidades que el viernes sufrieron gravísimos problemas e inundaciones.

Como informó EL DIARIO en su edición de la víspera, las poblaciones más perjudicadas fueron James Craik, Silvio Pellico y Corral de Bustos, todas ellas trabajando ayer para recuperarse de los serios embates de la lluvia.

En James Craik debieron evacuar a dos familias y otras dos se desplazaron de sus viviendas por sus propios medios, retornando en la víspera a sus hogares para recomponer la situación.

En Silvio Pellico el panorama parecía querer volver ayer a la normalidad, después de una jornada en la que cayeron 65 milímetros por las lluvias, cosa que hizo que los vecinos trabajaran a destajo para que el agua no ingresara al pueblo a raíz del desborde del arroyo Algodón.

También se recomponía ayer Alto Alegre, que recibió las aguas que corrían desde Silvio Pellico y donde había llovido recibieron también unos 45 milímetros.

En Tío Pujio, a pesar de los 72 milímetros de lluvia del viernes y otros 68 milímetros del día anterior, no había casas anegadas y el agua corrió hacia Villa María, ingresando por el sector del cementerio La Piedad, situación que también ayer se normalizaba.

En Corral de Bustos cayeron 120 milímetros y fue la población de la provincia más perjudicada, quedando casi la mitad del pueblo bajo el agua. Ayer, si bien no llovió, costaba mucho esfuerzo superar el problema.

 

Print Friendly, PDF & Email