Día del Martillero Público

Como ya lo hemos dicho en otra oportunidad, el 11 de octubre se conmemora el Día del Martillero Público porque en un día como hoy, pero de 1943, se llevó a cabo en la ciudad bonaerense de Tandil, la asamblea constitutiva de pioneros y forjadores de la profesión, en la que se consolidó la idea de formar una asociación, federación o colegio de martilleros y corredores públicos.

Finalmente, el 22 de diciembre de 1945, se estableció que el 11 de octubre sería el Día del Martillero Público.

El martillero público o rematador es un profesional que realiza ventas en remates públicos de cualquier clase de bienes muebles, inmuebles, semovientes y derechos, marcas, patentes y, en general, todo bien cuya venta no esté prohibida por la ley o encomendadas a otras profesiones específicas.

Las ventas pueden ser encomendadas por un particular (remates privados), por el Estado (remates oficiales) o por la Justicia (remates judiciales) y siempre deben realizarse en forma pública y al mejor postor. El martillero público, además, puede practicar y expedirse en tasaciones de inmuebles y muebles en general.

En Argentina para ser martillero público es necesario cursar una carrera universitaria y, para ejercer la profesión, el graduado debe matricularse en el Colegio de Martilleros correspondiente a la jurisdicción en donde se desempeñará.

Los martilleros públicos pueden desempeñarse también como auxiliares de Justicia en los procesos en donde el juez necesita saber el valor de una propiedad o decide el remate de un bien mueble o inmueble de un deudor moroso.

 

El martillo

La expresión martillero viene de quien “maneja el martillo” y se asociaba a las ventas de cosas en público, donde los interesados pujaban, adjudicando el vendedor, mediante un “golpe de martillo”, el bien o compra al último oferente, tal como ocurre hasta nuestros días.

A quienes ejercían este oficio o profesión, se les llamó también “subastadores”, palabra que une sub (bajo) y asta (bandera), lo que significa “debajo de la bandera” que antiguamente se colocaba como símbolo del remate.

 

Print Friendly, PDF & Email