Disquerías: la batalla de un clásico en contra de Internet y la piratería

FM Musical abrió sus puertas en la ciudad en 1971; para Lucas, su dueño, a veces Internet puede ser un aliado

La música en este formato todavía se vende, pero no es sencillo mantenerlo vigente ante el avance de la tecnología. Así lo indicaron desde FM Musical, con más de cuatro décadas en el rubro, y desde Ecomúsica, con 30 años de vigencia

FM Musical abrió sus puertas en la ciudad en 1971; para Lucas, su dueño, a veces Internet puede ser un aliado
FM Musical abrió sus puertas en la ciudad en 1971; para Lucas, su dueño, a veces Internet puede ser un aliado
Ecomúsica lleva más de tres décadas en la ciudad y desde allí  destacan que “no es fácil” competir contra Internet y las copias
Ecomúsica lleva más de tres décadas en la ciudad y desde allí destacan que “no es fácil” competir contra Internet y las copias

Escribe: Damián Stupenengo

Internet y las nuevas tecnologías han obligado a muchos comercios a tener que evolucionar para mantenerse vigentes en el rubro, como, por ejemplo, los comercios de revelado de fotografía. Pero hay excepciones. Existen algunos que sólo sobreviven por el placer de sus clientes, por la nostalgia de los grandes o por quienes simplemente disfrutan más de algo original y material que de la intangible web.

En este último grupo entran las disquerías. El CD ha librado hace ya unos 15 años una batalla desigual contra la piratería, la descarga gratuita de Internet o el mismísimo YouTube, y, pese a semejantes contrincantes, se las ha arreglado para seguir sobreviviendo, desde algunos rincones céntricos y clásicos de la ciudad.

A FM Musical lo instaló el padre de Lucas Vizueta en 1971, sobre General Paz 71, y hoy es el joven el encargado de mantener vigente este comercio de frente algo gastado y que siempre cuela música desde su interior hacia la vereda.

“Me acuerdo que a principios del año 2000, cuando salió el ‘boom’ del mp3 y los CD ‘truchos’ eran una gran novedad, fue un gran golpe para nosotros”, recordó rápidamente.

Más allá de eso, reconoció que “después, con el tiempo, Internet se volvió una especie de aliado”, y explicó: “Porque mucha gente escucha el disco previamente y si le gusta, viene a comprarlo, cosa que antes no se podía hacer y generaba más dudas si convenía gastar esa plata”.

Por otra parte, “mucha gente opta por gastar unos pesos más, pero saber que el CD le va a andar y funcionar por un buen tiempo porque a muchos les pasa que compran un CD ‘trucho’ y a la larga gastan más porque en dos semanas ya no les sirve”.

Los padres de Liliana Pablos también fueron quienes instalaron Ecomúsica hace más de 30 años, sobre San Martín 133. Desde la disquería, la mujer opinó que “obviamente que las ventas bajaron un montón, la mayoría de las personas hoy compra una copia o baja todo de Internet, no es fácil competir con eso”.

“Todavía hay gente que se inclina por tener un CD original, le interesa tener una colección, tener el CD con la carátula y la letra de los temas, gente a la que no le interesa una copia o descargar de Internet porque es fanática de un grupo y le gusta tenerlo un poco por colección”, detalló Liliana sobre los clientes que mantienen vivo el formato.

Palabras similares fueron las de Lucas, al indicar que “particularmente la gente que viene a comprar CD es la que tiene más alma de coleccionista porque le gusta una banda y le gusta guardar los discos”, pero indicó que el CD tuvo que buscar reinventarse también para renovar el afán por su compra: “En algunos casos, ahora se puso de moda trabajar mucho más el arte de tapa, buscarle la vuelta por otro lado para que sea más atractivo o saben venir los combos de CD más DVD, o traen algo extra, que sea atractivo”.

Otras de las cosas que han hecho que la gente vuelva a pisar las disquerías es que se han reeditado clásicos en vinilo. “Está funcionando muy bien, creo que nadie se esperaba el ‘boom’ que ha tenido el formato, de hecho, sacaron toda la discografía de Gustavo Ceratti, que nunca había salido en vinilo”, contó Lucas.

Liliana consideró que la caída de las ventas se puede deber también a que “el poder adquisitivo de la gente ya no es el mismo, entonces hay gente que desearía tener un CD original, pero no puede, más allá de que no son precios elevados porque, si te ponés a ver, hay CD desde 80 hasta 200 pesos; por supuesto que hay más caros, pero la gente por ahí tiene que destinar el dinero a otro lado”. “Esto es más un gusto que una necesidad, como comprar un libro”, resumió Liliana.

Más allá de eso, para Lucas “siempre hay clásicos que nunca pasan de moda, que tarde o temprano se terminan vendiendo”. “Por ejemplo, Los Redondos van a vender toda la vida, Los Ramones, Los Guns, The Beatles, Rolling, Queens… son bandas que van a vender siempre. Y también está la gente grande que viene a buscar todo lo que es tango o folclore. Y el cuarteto siempre se mueve bien”, describió. Y cerró: “Gracias a Dios, todavía hay un público para el CD”.

 

En el año 2015 – Los que más se vendió

“Lo que más se vendió en 2015 -según Lucas, de FM Musical- fue Abel Pintos, que vendió muy bien todo el año. Ahora, para Navidad, salió el disco nuevo de Don Osvaldo, que también anda muy bien. Del mismo modo, el Indio Solari y La Beriso también fueron un ‘boom’ este año”.

Print Friendly, PDF & Email