Dos cachetazos y a soñar

Por momento el juego se tornó muy friccionado en Arroyo Cabral. Allí Colón venció 3-1 a San Lorenzo y sueña con llegar a la clasificación

Con un par de goles de “Cachete” Giraudo, Colón venció 3-1 a San Lorenzo y mantiene encendida su ilusión por clasificarse. Los perdiceños no pudieron asegurarse el pasaje hacia la siguiente instancia

Por momento el juego se tornó muy friccionado en Arroyo Cabral. Allí Colón venció 3-1 a San Lorenzo y sueña con llegar a la clasificación
Por momento el juego se tornó muy friccionado en Arroyo Cabral. Allí Colón venció 3-1 a San Lorenzo y sueña con llegar a la clasificación

Escribe Federico Gazzoli

Dicen que soñar no cuesta nada y así pareció entenderlo Colón de Arroyo Cabral. Es que ayer en su cancha venció 3-1 al puntero, San Lorenzo de Las Perdices, en lo que fue la primera de las cuatro finales que el elenco cabralense disputará hasta el final de la fase regular y en las que deberá lograr la mayoría de los puntos para lograr una clasificación que, hasta hace unas fechas, parecía prácticamente inalcanzable.

Y vaya si fue importante el triunfo para los dirigidos por Daniel Abatedaga, ya que en frente estuvo un conjunto perdiceño (actual subcampeón) que con los tres puntos se hubiese asegurado adelantadamente el pasaje hacia los cuartos de final.

En el inicio del encuentro fue San Lorenzo quien propuso lo más inquietante en ofensiva, aunque sin demasiada profundidad. En el primer cuarto de hora, con un Federico Pedernera adelantado, Diego Ferreyra probó desde afuera del área y su disparo pasó cerca del poste izquierdo. Poco después, a los 20’, Facundo Bolatti intentó con un derechazo desde media distancia que el uno cabralense controló sin problemas.

Fueron solos dos intentos aislados para un elenco visitante que, un minuto más tarde, sufrió demasiado en el primer avance nítido que tuvo el local. Matías Plaza recibió en soledad en el sector derecho y dentro del área tocó al segundo palo donde, frente a su hermano, Ramiro Giraudo no falló y definió con su botín derecho para establecer el 1-0.

Todo pasó en pocos minutos y, continuando con esa tendencia, a los 22’ el “Santo” tuvo la chance de llegar al empate. Bolatti quedó mano a mano con el arquero, al proponerse el cuerpo a cuerpo el habilidoso delantero se dejó caer, el árbitro compró y pitó penal para San Lorenzo. Desde los 12 pasos fue el capitán Pedro Mancilla, pero se perdió la igualdad al enviar su disparo potente y de escasa elevación a un costado del poste izquierdo.

Parecía que los de Las Perdices harían valer su condición de punteros para revertir la historia, pero esas intenciones se derrumbaron poco después, en la segunda chance clara que generó Colón. Iban 37’ cuando “Cachete” Giraudo recibió la pelota dentro del área y al encontrarse libre de marcas definió rápidamente con su pie derecho por debajo de la salida del “Mono”, decretando lo que fue el 2-0.

Los dos tantos de diferencia vislumbraban la floja tarde que terminaría redondeando San Lorenzo, que a pesar de no hacer demasiados méritos para lograrlo en tiempo cumplido pudo llegar al descuento. Lo hizo con un penal, bien cobrado por el referí tras mano de Pablo Alvarez luego de un disparo de Diego Ferreyra, que Velasco cambió por gol rematando a la derecha de un estático Pedernera.

El primer tiempo finalizó 2-1 a favor de Colón y todo hacía suponer que en el segundo tiempo definitivamente San Lorenzo sacaría a relucir su chapa de subcampeón y líder para dar vuelta la historia adversa, pero nada de eso sucedió.

Es que, al igual que en varios pasajes de la parte inicial, los dirigidos por Pereno se mostraron dormidos y lo terminaron pagando caro.

Se jugaban apenas 6’ cuando José Navarro ejecutó en forma de centro un tiro libre desde la izquierda, en el segundo palo Alvarez bajó la pelota y cerca del área chica apareció Nicolás Bertholet para empujar el esférico y señalar el 3-1 “rojinegro”.

Con la diferencia de dos goles a su favor Colón mermó su marcha y comenzó a pensar en cuidar el triunfo, algo que pudo lograr gracias al orden que empezó a demostrar en la zona defensiva y al amplio despliegue evidenciado por sus mediocampistas.

Mientras tanto San Lorenzo lejos estuvo de llegar a un nuevo descuento, algo que no pudo hacer producto de la falta de claridad a la hora de trasladar el balón y de intentar inquietar sobre el arco contrario.

Pasaron los minutos y la impotencia era cada vez más en un elenco “Santo” que, producto del nerviosismo, a los 34’ se quedó con un hombre menos. Daniel Berterame le aplicó un manotazo en el rostro a Plaza, el juez Eduardo Marzolli estaba cerca y no dudó en mostrarle la tarjeta roja.

Completando la tarde negra para San Lorenzo, a los 42’ se fue expulsado Marcos Velasco por doble amarilla, aunque dejó ciertas dudas el fallo al arbitral en cuanto a si la infracción cometida por el defensor merecía sanción con cartulina.

Así ganó Colón, merecidamente, una de los cuatro encuentros decisivos que le quedan para soñar con la clasificación, mientras que San Lorenzo estuvo desconocido y deberá seguir esperando para confirmar su avance hacia la siguiente instancia.

 

La figura: Ramiro Giraudo

En las pocas intervenciones que tuvo, fue infalible dentro del área y definió correctamente para anotarle dos goles a su propio hermano. También fueron muy buenos los desempeños de los juveniles Matías Plaza y Pablo Torelli.

 

El árbitro: Eduardo Marzolli

Mal arbitraje. A pesar de haber seguido el juego desde cerca cometió muchos errores, sobre todo al obviar algunas infracciones y a permitir en reiteradas ocasiones el juego brusco. No fue penal el primero de los dos que le cobró a San Lorenzo.

Print Friendly, PDF & Email