Ediles electos pintan el Concejo Deliberante que se viene

Sólo dos fuerzas estarán representadas en el próximo Concejo Deliberante

Cinco de los doce concejales que ocuparán una banca en el recinto hablaron con EL DIARIO sobre propuestas y proyectos, y de cómo esperan que sea la realación entre pares

A partir del 10 de diciembre, el Concejo Deliberante cambiará su composición a partir de la asunción de los ediles electos el pasado 2 de agosto.

Algunos de los concejales que estarán ocupando una bancada de las únicas dos fuerzas que estarán representadas se refirieron a los proyectos e ideas a desarrollar, y a cómo imaginan que será el trabajo en el lugar en donde se cocinan las nuevas ordenanzas que ordenan la convivencia en la ciudad.

 

Oficialismo: ambiente, educación y vivienda

De los doce concejales, siete serán del oficialismo, representando a Villa María para la Victoria que encabezó Martín Gill.

Mónica Lazos, quien ocupó el sexto lugar en la lista, consideró que “será un Concejo de mucha experiencia de gestión”, y adelantó que “trabajaremos desde las ideas que plantea Martín Gill, teniendo a la educación como un eje transversal, y buscando ser la ciudad del aprendizaje, del emprendedurismo, del conocimiento” y opinó que “los temas ambientales” ocuparán un lugar importante en la agenda”.

En ese sentido, expresó que “la legislación es poder conseguir que un programa se transforme en una política de Estado”.

“El Concejo que viene creo que en principio va a tener un perfil muy técnico”, afirmó Rosana Suescum, cuarta en la lista de ediles electos y actual titular del Instituto Municipal de Inversiones.

La profesional expresó que su idea es poder plantear proyectos y propuestas en el Concejo “tratando de priorizar todo lo que sea habitacional y cultural, así como convocar y estimular un poco más lo que es la responsabilidad social en pos de generar también espacios que hablen del cuidado del medio ambiente”.

Con respecto a la relación que imagina con el bloque opositor, enfatizó que “cada cual va a defender sus posturas, proyectos e ideas; si bien hay diferencias, creo que la idea de todos es generar lo mejor para Villa María”.

Por su parte, Carlos De Falco, actual secretario de Prevención Comunitaria y que ya ocupó un lugar en el Concejo, sostuvo que los proyectos a presentar partirán de “saber leer a la gente y el crecimiento de la ciudad”, aunque aclaró que “sinceramente todavía no he pensado en proyectos para cuando asuma como concejal, porque estoy ejerciendo actualmente una función importante dentro del Gobierno municipal y lo tengo que hacer con responsabilidad hasta el último día”.

Si bien ninguno de los consultados se expresó al respecto, se puede pensar en la posibilidad de que algunos de los siete electos como ediles no asuma en esa función, sino que pase a ser parte del Ejecutivo del nuevo intendente, dándole lugar a los que siguen en la lista.

Al ser consultado sobre tal posibilidad, De Falco fue contundente: “Los concejales hemos sido electos para ser concejales”.

De cualquier manera, en el caso de Marcos Bovo, actual presidente del Ente Deporte y Turismo SEM y principal encargado la organización del Festival Internacional de Peñas desde que el municipio asumió el control, no resultaría extraño que realice la jura el 10 de diciembre, para luego retrasar su asunción y continuar con aquella tarea para la edición 2016 del Festival. Bovo fue en el quinto lugar en la lista de ediles. En el octavo lugar (y como primera suplente, se encuentra Verónica Vivó).

 

Oposición: auditoría y reforma de la COM

Los cinco concejales electos que formarán parte de la minoría que representarán a la alianza Juntos por Villa María provienen de distintas fuerzas.

Con raíz en el PRO, la abogada Karina Bruno, que ocupó el tercer lugar en la lista de Juan Zazzetti, planteó concretamente dos ideas puntuales que pretende desarrollar de inmediato apenas asuma como concejal.

“En primer lugar analizamos arrancar la tarea legislativa planteando la necesidad de realizar una auditoría municipal”, adelantó, y detalló: “Tiene que ver con determinar cómo está parado el municipio en lo que hace a la realidad económica, sus deudas, esclarecer la situación de cómo es el estado de los juicios, ver también cómo y por dónde ingresaron los fondos de muchas obras que no entraban de forma directa en el presupuesto sino a través de organismos intermedios como el Eninder”.

La segunda idea, narró Bruno, pasa por “la necesidad de reforma de la Carta Orgánica Municipal porque hay un desfasaje entre la realidad de la ciudad que tenemos hoy y creemos que hace falta una adecuación y redefinición de roles de algunas figuras como la del Auditor General o replantearnos la funcionalidad de algunos entes”.

Por su parte, Gustavo Bustamante, figura de la UCR y electo en el cuarto lugar de la lista, consideró que “lo primero que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo en una agenda, si bien tenemos en carpeta distintos proyectos como realizar una planificación estratégica para los próximos cien años de la ciudad, educación o vías de acceso, todo depende de las circunstancias”.

En ese sentido, apuntó que “si nosotros tenemos una inundación como en los últimos años será el tema más urgente a tratar, a partir de ahí con todo lo que tiene que ver con la salud, educación, hay que establecer prioridades”.

Finalmente, pensando en la relación con los ediles del oficialismo, concluyo: “Espero que se pongan los intereses de Villa María por encima de los intereses particulares, entonces a partir de ahí podremos tener discusiones sanas”.

 

Print Friendly, PDF & Email