“El alemán te da acceso a fuentes y autores que marcaron la cultura de Occidente”

Escribe: Iván Wielikosielek
ESPECIAL PARA EL DIARIO

Traductora y profesora de alemán en el Programa Universitario de Idiomas Clásicos y Modernos (Puicym) de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) habló de los convenios entre universidades argentinas y germanas, la necesidad de nuevos traductores en el país y la importancia de aprender la lengua de Göethe en el Siglo XXI.

En Villa María, ciudad donde no vive ningún profesor de alemán, las puertas del Hotel Colón se han convertido en algo parecido a las Puertas de Brandeburgo. O al menos es lo que pasa los lunes y martes, cuando la “profe Laura” llega de Córdoba para dar sus clases en la UNVM. Entonces, los estudiantes o particulares que necesitan un curso de apoyo, atraviesan las altas hojas de hierro del hotel como si ingresaran a Berlín. Es, precisamente, en el bar del Colón donde tiene lugar esta entrevista, que hace sentir a este comunicador como en un hotel de “Colonia”.

-¿Cuándo empieza tu romance con la lengua alemana?

-Hace 20 años que el alemán me atraviesa. Tuve mi primera experiencia mediante un intercambio estudiantil cuando iba al secundario; y nunca sabré por qué elegí Alemania. Lo hice de modo aleatorio, como una intuición. Creo que en realidad el alemán me eligió a mí.

-¿Cómo fue tu experiencia lingüística en el país?

-Tuve que estudiar mucho porque necesitaba comunicarme urgente, pero no me fue nada fácil. Aprendí en un contexto de inmersión durante un año entero, en la ciudad de Hannover donde pasé por cuatro familias diferentes y la misma escuela, siempre monitoreada por el Rotary. Recién a los seis meses me pude desenvolver. Cuando volví a Córdoba, lo primero que hice fue anotarme en la carrera de alemán en la Facultad de Lenguas, donde me recibí de profesora y traductora.

-¿Siempre trabajaste como docente?

-Sí, ya sea como privada o como profesora del Göethe. Pero ahora quiero retomar la traducción porque hace mucha falta. Hay muchos vínculos entre Alemania y Argentina a través de distintas instituciones privadas y muchos convenios entre universidades. Y cuando tenés que traducir la documentación específica no son muchos los especialistas en actas de nacimientos, certificado analítico o programas.

-¿Qué me podés decir del Göethe?

-Que no hay otro instituto en el país que tenga la cantidad de departamentos, empleados, docentes y oferta académica del Göethe. Yo di clases, hice cursos de nivelación y tomé exámenes internacionales. Cuando era fecha de exámenes venían estudiantes de todas las provincias. En todos los países del mundo hay, por lo menos, un Göethe. En nuestro país tenemos la suerte de que haya dos.

 

El idioma de las potencias

-¿Por qué razón eligen tus alumnos estudiar alemán?

-Las motivaciones son muchas, pero sobre todo académicas y laborales. Muchos tienen en vista un intercambio o alguna pasantías de investigación o posgrado. Eso tiene que ver con que Alemania da muchas posibilidades de becas y muy buenas experiencias de trabajo. Desde los años 60 que tienen un montón de programas y políticas de brazos abiertos para con científicos e investigadores de todo el mundo.

-¿Y razones culturales?

-También las hay, por supuesto. Eso es porque el alemán te da acceso a un universo de fuentes y autores que marcaron la cultura de Occidente. También hay quienes vienen porque tuvieron algún pariente y muchos vienen por la música. Los más jóvenes porque son fanáticos de alguna banda de rock. Pero también hay muchos cantantes líricos o de otro género que necesitaban la fonética.

-¿Por qué motivos recomendarías vos aprender alemán?

-Primero porque a nivel cognitivo toda lengua extranjera te permite una apertura fabulosa. Luego, porque el alemán es una lengua estratégica que te permite comunicarte con los hablantes no sólo de Alemania sino de Austria, Luxemburgo y buena parte de Suiza y Bélgica. También con los holandeses, por similitud lingüística. Si te fijás, todos los idiomas donde se habla alemán son potencias mundiales.

-¿Algo que te haya quedado del pueblo alemán en todos estos años?

-Su cohesión como nación más allá de las diferencias culturales y lingüísticas de las regiones. Y también su modo de aceptar al otro y tender puentes con países extranjeros. La tolerancia es una característica muy marcada de los alemanes a pesar del nazismo, que para ellos es una vergüenza nacional. Una vez, un amigo nativo me dijo “si vos querés hacer sentir mal a un alemán, decile que te está discriminando y vas a ver cómo modifica su conducta”. ¡Y era cierto!

Print Friendly, PDF & Email