«El argentino está más cerca de Malvinas que hace 30 años»

Gabriel Fioni aportó una mirada más conciliadora en términos diplomáticos: “Va a ser positivo”, remarcó

Gabriel Fioni, fundador del Museo en Oliva, es dueño de la frase titular. Ve con buenos ojos el acercamiento para “ablandar” la situación. El excombatiente y referente Elio Grandis sostuvo: “Para hablar de soberanía en una mesa internacional, Gran Bretaña lleva las de perder”

Gabriel Fioni aportó una mirada más conciliadora en términos diplomáticos: “Va a ser positivo”, remarcó
Gabriel Fioni aportó una mirada más conciliadora en términos diplomáticos: “Va a ser positivo”, remarcó

Dos miradas sobre un mismo tema. La relación entre Gran Bretaña y Argentina por las Islas Malvinas esta nutrida de “diálogo”, como se esperaba… Por lo menos así se había anunciado en campaña electoral por parte del partido triunfante. La soberanía es la cuestión. Después de años en donde el país no pudo encontrar ese “diálogo político” para intentar la recuperación tras la invasión de 1982 y de que recuperarlas se haya transformado en una causa nacional, parece que las cosas empiezan a cambiar, o no tanto…

Lo cierto es que el presidente Mauricio Macri realizó, a través de los medios más “importantes” de Argentina, fallidos anuncios o quizás incorrectamente expresados, por parte de la soberanía de las Islas. Sostuvo que hubo diálogo y después lo desmintió, minimizando las cargas sosteniendo que debe ser una discusión “amigable”, aunque la colonia europea dejó en claro que no hay deseos de entregar, sino más bien de negociar. Mientras, estamos a la espera de los detalles de un acuerdo en el que entra en juego el crecimiento económico del archipiélago, la soberanía en materia de permisos y libertades y el levantamiento de sanciones que pesan sobre empresas que trabajan en la pesca, navegación e hidrocarburos de la isla. Lejos de generar buenos sentimientos, algunos sectores del “mundo Malvinas” que vive en el país sintió el impacto. El paso del tiempo no permite aún curar, porque la huella está viva en la memoria de quienes todavía la tienen… Hay diferentes miradas, pero coinciden en que el corazón late, aunque haya que resignar.

En diálogo con EL DIARIO, el excombatiente y referente cordobés Elio Grandis y Gabriel Fioni, creador del Museo de Malvinas en Oliva, dieron su reflejo sobre la situación y fundamentalmente en cómo ven el proceso de una herida que parece abrirse cada día más…

Elio Grandis remarcó que “en una verdadera mesa de negociaciones ellos llevan las de perder. No quieren hablar de soberanía, porque ellos no están seguros de que las ganan a través de organismos de la Justicia internacional. Por eso, lo que mejor les queda es patearla para adelante”.

También agregó: “El eje del Gobierno actual es la negociación, por eso no ponen en la mesa un tema tan importante como la soberanía. El Gobierno anterior no estaba pendiente de las inversiones, por eso cuando había negociaciones ante organismos internacionales sólo se hablaba de soberanía”.

Además argumentó que “el tema soberanía no debe faltar nunca. Nosotros fuimos a una guerra improvisada, y una guerra con esas características es el medio más corto que se utiliza para lograr algo. Entonces, ¿qué queda más que buscar soluciones a través de acuerdos diplomáticos? Por eso, si nos vamos a sentar a resolver las cuestiones, debemos poner el tema soberanía en el eje principal, y hablar de soberanía ya a esta altura significa incorporar algo de ‘presión’, porque no es una causa de Argentina, sino que involucra a Sudamérica y es referencia en el continente. Es necesario reforzar el apoyo que teníamos en ese sentido. Pelear por la soberanía con respaldo será más fácil que hacerlo solo”.

Finalmente el excombatiente indicó que: “Por supuesto que siempre estamos expectantes de lo que suceda con Malvinas y tenemos vivo el deseo de recuperarlas, pero creo que ya no es problema de los excombatientes, sino que el país lo ha adoptado como propio, un sentimiento que fue ganando amplitud con el paso de los años. Será quizás que tomó mayor dimensión aquello de que tenemos 700 muertos en las islas, y que ellos son los únicos que asientan la soberanía argentina porque los familiares decidieron no traerlos al país en función de que su presencia confirma esa soberanía”.

 

Grandis (con el micrófono en mano) al ser electo como una de las autoridades de los Veteranos de Córdoba
Grandis (con el micrófono en mano) al ser electo como una de las autoridades de los Veteranos de Córdoba

Con buenos ojos, pero conociendo el “paño”

El fundador del Museo de Malvinas en Oliva e incesante trabajador histórico de la causa, Gabriel Fioni, expresó: “Va a ser positivo para el inicio de relaciones en cuanto al acercamiento de familiares y el desarrollo de actividades necesarias para la isla, sobre todo respecto a la parte monetaria. Los kelpers tomaron el acuerdo en función de que están necesitados de comerciar con el continente. Es una especie de ablandamiento para poder negociar. No va a haber negociación posible si los kelpers no tienen algún beneficio. A contramano de lo que opinan muchos, mi pensamiento es favorable desde ese punto de vista. Por otra parte, en un aspecto que nos interesa mucho a quienes trabajamos en la reconstrucción histórica, es el que el Consejo de la isla informó que la identificación de objetos de guerra y recuperación de elementos se hará sólo con la presencia de los familiares, algo que hasta ahora no había sido posible. En la isla hay mucha información en cuanto a la reconstrucción histórica y sobre todo de los caídos. En los contactos que tuve pude saber de las pretensiones de la isla en devolver todo este material de suma importancia. En líneas generales creo que la relación ha mejorado”.

Actualmente en el archipiélago hay “muchos niños, muchos ancianos, pocas mujeres y la misma población que en 1982, lo que establece un problema de asentamiento y radicación. Necesitan algún tipo de relación comercial con Argentina porque es lo más cercano que tienen. Desean el vínculo con los argentinos (la mayoría desdientes de europeos) y lo consideran fundamental. Si por algún lado no cedemos nosotros, no podemos pretender que ceda sólo la otra parte. Una negociación es ‘yo te doy una parte de mi caramelo y vos, una parte del tuyo’. Inglaterra económicamente no puede sostener la isla y ahí está la cuestión: justificar dentro de 50 años la devolución de la isla, porque claro está que no la van a devolver así porque sí. Ellos estaban convencidos de que los argentinos no éramos lo suficientemente patriotas para sostener el reclamo de Malvinas en el tiempo y que íbamos a detenernos en ese intento. Por lo contrario, creo que el argentino se siente mucho más cerca de Malvinas que hace 30 años. Los acuerdos diplomáticos son de la historia y se fundan con el paso de los años”.

 

Print Friendly, PDF & Email