El juicio por el «caso Bessonart» ya tiene fecha: martes 13 de octubre

Rodolfo Delpino al momento de ser detenido, el 30 de agosto de 2006. Estuvo preso 377 días y salió el 11 de septiembre del año siguiente. En dos semanas será juzgado en la Cámara del Crimen (foto captura de Internet)

Así lo resolvió la Cámara del Crimen de Villa María. En el banquillo de los acusados estará sentado Rodolfo “Rody” Delpino, imputado como presunto autor de “privación ilegítima de la libertad, agravada por el transcurso del tiempo”

TAPA-Delpino
Delpino fue liberado el 11 de septiembre de 2007, luego de pasar 377 días en la cárce. Aquí, saliendo de Tribunales junto a uno de sus abogados

Justo el día en que se cumplió una década de la desaparición de Mariela Alejandra Bessonart, una calificada fuente tribunalicia confirmó ayer a EL DIARIO que el próximo martes 13 de octubre (dentro de exactamente dos semanas) comenzará el juicio al exesposo de la mujer, Rodolfo Ceferino Delpino, único sospechoso que tiene la causa.

La fecha de inicio del proceso oral y público fue fijada por el presidente de la Cámara del Crimen de Villa María, René Gandarillas, quien integrará el tribunal junto a sus pares Silvia Saslavsky de Camandone y Marcelo José Salomón, con Gabriela Sanz como secretaria.

“Rody” Delpino, un productor agropecuario de 50 años (cumplirá 51 el sábado 17 de octubre), comparecerá en libertad, imputado como presunto autor de “privación ilegítima de la libertad, agravada por el transcurso del tiempo”, un delito que es reprimido con prisión de dos a seis años, a tenor de lo dispuesto por el artículo 142, inciso 5º, del Código Penal de la Nación.

Dicha norma legal establece que “se aplicará prisión o reclusión de dos a seis años, al que privare a otro de su libertad personal (…) si la privación de la libertad durare más de un mes”.

De acuerdo con lo resuelto por los miembros del tribunal y de no producirse una nueva dilación en la causa, el juicio se llevará a cabo en la sala ubicada en el quinto piso de los Tribunales locales y se fijó que la audiencia inaugural dé comienzo a las 9.

 

Todas las partes

Por la parte acusadora, el fiscal Gustavo Atienza, que instruyó toda la causa, intervendrá como fiscal de Cámara subrogante ante los sucesivos apartamientos del titular del Ministerio Público, Francisco Márquez, y del fiscal Correccional, Horacio Vázquez, ambos por estar en desacuerdo con la imputación.

A la par de Atienza y como representantes de las dos querellas particulares que se constituyeron en esta causa, actuarán los abogados villamarienses Juan Manuel Tovo, representando a Teresa Ramírez y Gladys Bessonart (madre y hermana de Mariela, respectivamente), y Marcelo Martín Silvano, quien asiste legalmente a los hijos de la mujer desaparecida el 28 de septiembre de 2005, Marcos, Franco y Gisela Delpino.

 

Posiciones opuestas

Sin embargo, los querellantes tienen posturas procesales antagónicas: para una de las partes, Delpino es culpable; para la otra, inocente.

En tanto, la Defensa de “Rody” Delpino será ejercida por los letrados cordobeses Gerard Gramática Bosch y Débora Ferrari, exintegrantes del Estudio Jurídico Vezzaro, perteneciente a quien fuera fiscal general de la provincia entre 2007 y 2012, el villamariense Eugenio Darío Vezzaro.

Cabe recordar que cuando los hijos de Mariela se constituyeron en la causa como querellantes, lo hicieron con el patrocinio de Gramática Bosch y Ferrari.

 

Los jueces René Gandarillas y Silvia Saslavsky de Camandone integrarán el tribunal de la Cámara del Crimen junto a su par Marcelo Salomón
Los jueces René Gandarillas y Silvia Saslavsky de Camandone integrarán el tribunal de la Cámara del Crimen junto a su par Marcelo Salomón

Diez largos años…

Mariela Bessonart desapareció en horas de la mañana del miércoles 28 de septiembre de 2005 (ayer se cumplieron 10 años) y desde entonces nada más se supo de ella.

Luego de varias semanas de infructuosa labor investigativa y de marchas callejeras realizadas por familiares y amigos de la mujer, el entonces gobernador José Manuel de la Sota (hoy nuevamente en el cargo) ofreció una recompensa de 100 mil pesos para quien proporcionara datos precisos sobre su paradero.

El estímulo económico movilizó a un par de personas, quienes aportaron algunas pruebas relacionadas con el caso, pero que jamás arrojaron resultado positivo.

El primero de los “informantes” llevó a los investigadores hasta un monte ubicado a seis kilómetros de Villa María, en la salida a Córdoba (cerca del exboliche La Legua), donde se encontró una vivienda abandonada, un pozo y un aljibe, pero no a Mariela.

El otro testigo, en tanto, aportó datos que terminaron por decidir al fiscal a ordenar la detención de Delpino e iniciar una búsqueda en las inmediaciones de la pequeña localidad de La Posta, en el norte cordobés, donde tampoco se encontró a la mujer.

 

Rodolfo Delpino al momento de ser detenido, el 30 de agosto de 2006. Estuvo preso 377 días y salió el 11 de septiembre del año siguiente. En dos semanas será juzgado en la Cámara del Crimen (foto captura de Internet)
Rodolfo Delpino al momento de ser detenido, el 30 de agosto de 2006. Estuvo preso 377 días y salió el 11 de septiembre del año siguiente. En dos semanas será juzgado en la Cámara del Crimen (foto captura de Internet)

La detención

En efecto, el 30 de agosto de 2006 Atienza detuvo a Delpino y le imputó la presunta comisión del delito de “sustracción y ocultamiento de persona con fines coactivos”.

A mediados de septiembre de ese mismo año el fiscal dictó la prisión preventiva del exesposo de Mariela, pero los sucesivos planteos de la Defensa echaron por tierra la calificación legal, hasta que la Cámara de Apelaciones de Río Tercero cambió la carátula y terminó imputándolo como supuesto autor de “privación ilegítima de la libertad, agravada por el paso del tiempo”.

Poco más de un año después, el 11 de septiembre de 2007, el Tribunal Superior de Justicia de la provincia hizo lugar a un nuevo pedido de los defensores y Delpino pudo recuperar la libertad. Había pasado exactamente 377 días entre rejas.

Posteriormente se produjeron numerosas incidencias jurídicas (la Defensa se opuso a la elevación a juicio, lo que originó que interviniera la Justicia riotercerense, que finalmente confirmó la medida), hasta que el expediente llegó a la Cámara del Crimen local, donde estuvo virtualmente paralizado por mucho tiempo.

La causa se reactivó recién a mediados de 2014 y ahora se resuelve que sea ventilada en juicio oral y público.

 

Otros detalles

En el fuero Penal, el “caso Bessonart” tiene 22 cuerpos de expediente, es decir alrededor de 4.500 fojas.

En tanto, a mediados de mayo de 2012, la Justicia Civil de Villa María dictaminó que “Mariela murió el mismo día que desapareció”.

La declaración de su “fallecimiento presunto por ausencia” quedó establecida en una sentencia del juez de Primera Instancia y Cuarta Nominación en lo Civil, Comercial y de Familia, Alberto Domenech, quien indicó que el fallo “no alcanza a la causa penal”, aunque se basó en algunos de sus elementos.

La resolución fue emitida a modo de conclusión del Expediente Nº 352.375, iniciado el 15 de octubre de 2010 por los hijos de Delpino.

Mariela Bessonart es hija de Teresa Ramírez y la menor de cuatro hermanos, detrás de Domingo, Alberto y Gladys. Nació el 14 de diciembre de 1967 y en la actualidad tendría 48 años.

Estuvo casada 19 años con Delpino, de cuya unión nacieron Marcos, Franco y Gisela.

La pareja se separó a mediados de 2004.

Print Friendly, PDF & Email