Trece años de prisión para el «Oso» Medina

Tras el fallo, Medina salió de la sala en silencio y con la cabeza gacha

Por mayoría de votos, la Cámara del Crimen declaró culpable al jornalero que estaba acusado de haber querido matar a su esposa a puñaladas. Por la mañana, jueces y jurados se constituyeron en Oliva para escuchar el testimonio de un médico policial

Tras el fallo, Medina salió de la sala en silencio y con la cabeza gacha
Tras el fallo, Medina salió de la sala en silencio y con la cabeza gacha

La Justicia villamariense le impuso anoche una condena de 13 años de prisión efectiva a Nolberto Enrique “Oso” Medina (55), tras declararlo autor penalmente responsable de “homicidio doblemente calificado -por el vínculo y por cuestión de género-, en grado de tentativa”, por un hecho de sangre que tuvo como víctima a su esposa, Graciela del Carmen Sánchez, quien recibió varias puñaladas en distintas partes del cuerpo.

Al cabo de una extensa jornada, que por la mañana se desarrolló en la ciudad de Oliva y concluyó pasadas las 20.30 en el quinto piso de los Tribunales locales, jueces y jurados declararon la culpabilidad de Medina, aunque en un fallo dictado por mayoría de votos.

Si bien no trascendió cuál fue el resultado final de la votación, de la misma participaron las vocales Silvia Saslavsky de Camandone y Edith Lezama de Pereyra y los jurados Ruth Becerra, Elda Rinaudo, Karina Cavallo, Gisela Sequeira, Ricardo Ledesma, Jorge Novoa, Alejandro Canutto y Pablo Sesarego.

También participó de las deliberaciones el presidente del tribunal René Gandarillas (no votó, ya que sólo debe hacerlo en caso de empate), y la secretaria Gabriela Sanz.

 

El último testigo

Por la mañana, los miembros del tribunal, la secretaria, todos los jurados populares (incluidos los suplentes Gabriela Perossi, Alejandro Córdoba y Federico Formía), el fiscal Francisco Márquez y el abogado defensor Mauro Giovanini, viajaron hasta la ciudad de Oliva para tomarle declaración testimonial al médico policial Gustavo Daniel Bono, quien no había podido comparecer el martes pasado como consecuencia de haber sufrido un accidente de tránsito en el que resultó lesionado.

En el living de su casa, Bono compareció ampliamente en relación a su intervención funcional en el hecho de sangre ocurrido poco después de las 9 de la noche del jueves 17 de octubre de 2013, cuando Medina llegó a la vivienda de Sánchez, ubicada en San Lorenzo 628 de aquella localidad.

La singular audiencia de debate concluyó sobre el filo del mediodía y en la ocasión el juez Gandarillas dispuso un cuarto intermedio hasta las 14 para escuchar los alegatos de la Fiscalía de Cámara y de la Defensa.

Poco antes de las 15, ya constituido en la sala ubicada en el quinto piso del Palacio de Justicia local, el fiscal Márquez consideró que los elementos de prueba eran suficientes como para declarar la culpabilidad de Medina, por lo que solicitó una condena de 14 años de prisión de cumplimiento efectivo.

A su turno, el abogado olivense Giovanini consideró que las heridas ocasionadas por su cliente no habían puesto en peligro la vida de Sánchez, por lo que pidió que se cambiara la calificación legal del hecho por el delito de “lesiones graves calificadas por el vínculo” (que tiene una escala penal de tres a seis años de prisión) y solicitó que el tribunal impusiera la sanción que considerara más conveniente.

A las 18.30, concluidos los alegatos, el juez Gandarillas le concedió a Medina la “última palabra”, aunque el acusado no quiso agregar nada.

Cerrado el debate, jueces y jurados pasaron a deliberar para dictar sentencia, la que se conoció dos horas más tarde.

 

Con dos cuchillos

La violenta discusión que mantuvieron Medina y Sánchez aquella noche se produjo luego que ella le respondiera que no quería reanudar la relación.

En esas circunstancias, el agresor se dirigió a la cocina, tomó una cuchilla tipo carnicero de 30 centímetros de largo y luego de amenazar a su esposa, le aplicó un golpe de puño en la oreja derecha que la hizo trastabillar y caer al suelo.

Medina tomó entonces otro cuchillo, uno dentado de 22 centímetros, se abalanzó sobre la mujer -que todavía yacía en el piso- y comenzó a aplicarle puntapiés y puntazos con las dos armas blancas que empuñaba.

En medio del feroz ataque, Medina le gritó “vas a morir como un perro, puta de mierda”, y continuó asestándole puñaladas que le ocasionaron nueve cortes en distintas partes del cuerpo y una importante pérdida de sangre.

 

La salvó una vecina

Ante los gritos de auxilio de Sánchez, una vecina, llamada Susana Figueroa, entró a la vivienda y, tras recriminarle al “Oso” lo que estaba haciendo, le aplicó un golpe en la espalda con un escobillón que había en el lugar.

Fue allí cuando medina arrojó los cuchillos y salió corriendo del lugar. Minutos después se presentó en la Comisaría de Distrito Oliva, donde se entregó diciendo que acababa de matar a su esposa.

Print Friendly, PDF & Email