El mejor regalo

Charlie Bear saluda a su dueña, que se emociona en plena ceremonia

Las redes sociales se conmovieron días atrás con la historia de Charlie Bear, un perro gravemente enfermo que logró asistir a la boda de su dueña.

Todo comenzó cuando este labrador de 12 años fue diagnosticado con un tumor cerebral, algo que le causaba un tremendo sufrimiento debido a las frecuentes convulsiones.

Kelly O’Connell, que rescató a Charlie de un refugio de perros abandonados cuando apenas tenía 12 semanas, decidió sacrificarlo para evitar que continuara sufriendo, no si antes conseguir que el debilitado animal asistiera a su casamiento, con el veterinario James Garvin.

Una semana antes de la ceremonia, el labrador tuvo cinco convulsiones. Sin embargo, durante los días previos a la boda el animal se recuperó, como si supiera lo importante que era para la pareja que él estuviera presente ese día, según informó el sitio BuzzFeed News.

La hermana de la novia se lleva en andas al perro enfermo
La hermana de la novia se lleva en andas al perro enfermo

Finalmente, O’Connell y Garvin se casaron el 1 de septiembre pasado. Durante la fiesta, todos se emocionaron cuando Charlie Bear sacó fuerzas para caminar hacia la pareja nupcial.

Ese trayecto fue tan duro para el animal que, al llegar, quedó sin aliento, por lo que debió ser cargado por Katie Lloyd, dama de honor y hermana de O’Connell.

“Creo que estaba muy feliz de estar allí. Quiero decir, obviamente, que no entendía lo que estaba pasando, pero esta era su familia”, contó Jennifer Dziuvenis, fotógrafa de la ceremonia. 

“Está literalmente sonriendo. El no estaba sufriendo… Su cuerpo le estaba fallando, pero estaba contento”, explicó su dueña mientras recordaba ese día. 

Charlie Bear fue sacrificado una semana después de la boda, el 9 de septiembre, delante de la chimenea de su casa y rodeado por su familia. 

Print Friendly, PDF & Email