El municipio debió triplicar la compra de medicamentos

La sala de espera en la recepción de la Asistencia Pública

El director de Salud indicó que se redujeron las partidas que llegan de Nación y Provincia, pero también confirmó que hay mayor demanda de la sociedad

La sala de espera en la recepción de la Asistencia Pública
La sala de espera en la recepción de la Asistencia Pública

El Gobierno villamariense afirmó que tuvo que triplicar la compra de medicamentos destinados a atender a la población.

El secretario de Salud, Humberto Jure, lo vinculó a cambios en las modalidades de administración tanto de Nación como de la Provincia y también lo ató a la cuestión social: hay más familias que, por su situación socioeconómica, necesitan que el Estado les suministre los remedios porque de otra manera no pueden acceder a ellos.

“Estamos recibiendo un 30% menos de cada uno de los medicamentos. El municipio tuvo que triplicar la compra”, dijo Jure, quien explicó a los medios que Nación desarmó lo que se venía haciendo, como sucedió con el Remediar, “un programa muy importante para nuestros servicios”.

Además, también hay menos partidas en el Hospital Regional Pasteur, que depende de la provincia.

Es porque “se está atravesando un proceso diferente” tanto en Nación como en provincia. “Lo que ocurre en los dos estamentos tiene una respuesta que tiene que ver con los cambios de gestión” que se dieron en diciembre pasado.

Detalló que se efectuó una reorganización de programas en Nación y en sus nuevos procesos licitatorios, “donde participan laboratorios internacionales que antes no participaban”. Mientras, en la Provincia “se readecuó el proceso de compra” y recalcó que “los procesos de licitación llevan su tiempo”.

Ante la pregunta, confirmó que también ha crecido la demanda de ayuda social. “A medida que crece la pobreza y la desocupación se dan estas cuestiones. No quiero hacer una cuestión política de esto pero es impactante”, expresó el médico.

 

Porcentajes

Además, apuntó que el 70% de la población en Villa María tiene cobertura de obra social, pero el 60% de los niños y niñas se atienden en Caps, los centros de atención primaria de la salud que tiene el Estado local. “Los padres están invirtiendo mensualmente en una obra social, prepaga o mutual pero se atienden en el sector público y nosotros estamos subsidiando en muchos casos al sector privado”, graficó.

Reivindicó esto, porque sostuvo que para la gestión municipal la salud es un derecho.

“Con la lógica del nuevo modelo que se lanzó con este acuerdo con gremios por una cobertura universal, se señala que todo servicio tiene que cobrar por su prestación. Esa es una lógica; nosotros creemos que la salud es un derecho y que todas las personas tienen que tener garantizado el acceso a las prestaciones básicas”, subrayó. Y afirmó que “esto es lo que hacemos desde el municipio, incluso si la persona tiene obra social”.

“Si alguien necesita un medicamento hacemos lo imposible para que lo tenga. Esa es la lógica del intendente Martín Gill y es el modelo local, que va a contrapelo de Nación y provincia”, concluyó en funcionario.

Print Friendly, PDF & Email